Mundo

Caravana de migrantes hondureños continúa su marcha hacia EEUU, Mike Pence acusa a Venezuela de financiarlos

24 de octubre 2018.

Miles de migrantes hondureños que cruzan México en caravana, decididos a llegar a Estados Unidos, reanudaron su marcha este miércoles en un trayecto que se estima de 12 horas, la mayoría de ellos a pie.

En un número que se calcula entre 7.000 y 14 mil migrantes, los centroamericanos con sus escasas pertenencias a cuestas y numerosa presencia de mujeres -algunas de ellas adolescentes- llevando a sus hijos cargados o de la mano, partieron antes del amanecer desde la comunidad de Huixtla, en el estado de Chiapas, donde acamparon el martes para recuperarse.

Foto:AFP.

Entre tanto las muestras de desprecio y amenazas por parte de la Administración Trump prosiguen, el Gobierno de Estados Unidos ha sido claro y determinante, bajo ningún concepto les será permitido el acceso a suelo norteamericano.

Incluso el Vicepresidente, Mike Pence, le ha añadido características conspiranoicas a la situación, acusando a la República Bolivariana de Venezuela de financiar la caravana de migrantes hondureños.

El Vicepresidente de EEUU, subrayó que la Administración Trump, hará todo lo que esté en su poder para evitar que esta caravana llegue a territorio estadounidense y “viole” la frontera sur del país.

“En Honduras no hay trabajo para personas discapacitadas”, dice Neptalí Barahona, uno de miles migrantes centroamericanos que se encuentra en México, esperando cruzar hasta Estados Unidos. Esa es una de las razones por las que Barahona -que perdió su pie derecho y necesita muletas– decidió emprender el periplo con su familia en busca de mejores oportunidades. Como el resto de migrantes, está esperanzado y decidido a lograr su cometido, aunque con su condición física la tarea le quede más difícil.

“Estamos exhaustos, ha sido un camino terriblemente difícil. Pero también tenemos esperanzas: estamos en México, lo que significa mucho para nosotros”, así le cuenta a BBC Mundo, José Luis, uno de los migrantes de la caravana que intenta llegar a Estados Unidos.

“Pedimos a los mexicanos que nos ayuden, que no nos regresen. Lo único queremos es que nos dejen pasar.No queremos molestar, sólo queremos llegar a Estados Unidos para poder trabajar“, dice María, que camina con su marido y 2 hijos pequeños.

“Nos salimos de Honduras porque es difícil conseguir un trabajo digno para poder comer y mantener a nuestras familias y porque las maras nos tienen fritos: yo les debía que pagar una extorsión para que me dejaran trabajar en mi pequeño taller mecánico, pero no se la pude pagar y tuve que cerrar “, dice Pedro, otro de los migrantes.

Jessica, de 15 años, viaja sola. Ahora está con los que caminan por México. Quiere llegar a Nueva York porque ahí tiene unos familiares. “Me salí porque unos mareros me dijeron que me iban a matar”, dice. Le pidió a unos desconocidos el teléfono para llamar a su madre. “Entre llanto me dijo que me cuidara mucho y que, si me voy ahogar, que suelte la mochila”, dice.

A su paso, muchos mexicanos salieron de su casa a alentarlos: “Bienvenidos, ánimo. Sabemos que tienen derecho a buscar una mejor vida”, les decía Jesús Cancino, a la entrada de su casa. Otros les daban agua o comida.

“Algunos mexicanos piensan que los centroamericanos son malos o criminales. Pero yo creo que es porque no han tenido oportunidad de convivir con ellos. Yo solo he conocido gente buena y trabajadora”, asegura Joel Moreno Reyes, quien ayudaba a transportar a la punta de la caravana a la gente más cansada.

Una niña sostiene a un bebé en la caravana.

Activistas sostienen que los niños de la caravana son los más vulnerables a las condiciones climáticas y a la falta de recursos. Foto:Reuters.

“Ayer descansamos un poco, nos bañamos en el río, así que salimos con un poco más de fuerza, pero ya a esta hora el sol nos tumba por momentos”, dijo a la AFP Ulises Fernández, agricultor de 22 años, al pasar por el poblado de Acacoyagua montado en un mototaxi.

Los migrantes se declaran decididos a alcanzar la frontera pese a las advertencias del presidente estadounidense Donald Trump de que serán rechazados, argumentando que entre ellos van confundidos potenciales “criminales” y “desconocidos” procedentes de Oriente Medio. El mandatario reconoce no tener pruebas de tal afirmación.

La ONU estima que unas 7.000 personas viajan en la caravana. Los migrantes, que huyen de la pobreza y la violencia en Honduras, han vivido jornadas agotadoras en su camino hasta México.

“¡Ánimo, hermanos!”, les gritaban sobre la carretera pobladores de Acacoyagua, que se erige al lado de la Sierra Madre Occidental. “¡México, México!” gritan en respuesta los migrantes en agradecimiento por el agua y los alimentos que los pobladores les entregan.

Según la organización no gubernamental Save The Children, los hondureños, salvadoreños y guatemaltecos eludieron los alojamientos porque temen ser detenidos y porque además están totalmente saturados. La ONG señaló que 1 de cada 4 integrantes de la caravana son niñas, niños y adolescentes. | Foto: AFP

El sol inclemente de la mañana los baña en sudor, algunos cojean por las heridas sufridas de tanto andar; otros empujan destartaladas carriolas en las que viajan los más pequeños y no faltan algunos en silla de ruedas.

Acacoyagua está a unos 100 km de Ciudad Hidalgo, fronteriza con Guatemala, por donde el viernes ingresaron a México en una auténtica estampida. Para alcanzar la frontera con Estados Unidos les restan unos 3.000 km, según la ruta que decidan tomar.

Trump dijo que cancelará la ayuda al desarrollo en Centroamérica si continúan las caravanas y exigió a México detener su paso. México había advertido que sólo ingresarían desde Guatemala quienes contaran con documentos legales, pero la mayoría entró cruzando clandestinamente el río Suchiate, línea divisoria entre los dos países.

La policía mexicana por momentos recorre la carretera con los migrantes, pero sin impedir su paso. Hasta el lunes, se contabilizaban 1.699 solicitudes de refugio en México, particularmente menores de edad con sus madres y mujeres, según el gobierno mexicano.

Estos migrantes permanecen en un recinto ferial de Tapachula, Chiapas, donde son atendidos por las autoridades. Organizaciones que los defienden acusan al gobierno mexicano de violar sus derechos humanos al tenerlos prácticamente detenidos.

Foto:AFP

Foto:AFP.

El Gobierno de Honduras informó este lunes que tiene reportes de dos personas muertas, 30 desaparecidas y 3.500 que retornaron voluntariamente, después de partir de ese país centroamericano en la caravana de migrantes. Lo informó la vicecanciller de Honduras, Nelly Jeréz, quien agregó que uno de los fallecidos ya fue repatriado y el otro que se encuentra en México mientras se realizan los trámites para la repatriación. La funcionaria indicó que su Gobierno recibió denuncias de más de 30 personas desaparecidas, por lo que giraron instrucciones para comenzar la búsqueda en albergues de migrantes en Guatemala y México. Sobre los retornados dijo que se contabilizan 3.500 personas, de las cuales 300 llegaron este lunes procedentes directamente de México. Se estima que la cifra de “arrepentidos” crecerá en las próximas horas.

MIKE PENCE Y JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ ACUSAN A VENEZUELA DE FINANCIAR CARAVANA DE MIGRANTES

Resultado de imagen de mike pence y juan orlando hernandez

“La caravana ha sido organizada por izquierdistas, financiada por Venezuela y enviada al norte para retar la soberanía de Estados Unidos y su frontera”, afirmó Mike Pence, el Vicepresidente de Estados Unidos aseguró que tal información le fue suministrada por el propio presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

“Lo que el presidente de Honduras me dijo es que fue organizada por grupos izquierdistas de Honduras financiados por Venezuela y enviados al Norte para desafiar nuestra soberanía y nuestra frontera”, dijo Pence en un evento organizado por el diario The Washington Post.

La alusión a Venezuela no parece casualidad. Estados Unidos es el país que ejerce más presión sobre el Gobierno de Maduro al que califica como una dictadura, impone sanciones financieras e incluso amenaza con una intervención militar.

Por su parte la embajadora de Estados Unidos en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, denunció este martes que los gobiernos de Venezuela y Cuba están alentando la caravana de migrantes centroamericanos que busca ingresar a territorio de Estados Unidos.

“Es necesario de mirar los motivos políticos detrás de la caravana. Los políticos hondureños aliados con los dictadores socialistas venezolanos y cubanos están alentando a la caravana a socavar el gobierno del presidente Hernández”, afirmó Haley.

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, tildó como “cinismo” las declaraciones del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, quien aseguró que, según le comunicó el presidente de Honduras, la caravana de migrantes era financiada por Venezuela. “Como una profecía autocumplida, resulta ahora que nuestro país es quien financia la ‘caravana’ centroamericana que va rumbo a EEUU, el cinismo imperial no tiene límites y sus lacayos repiten como loros. Nos culpan de todo porque no nos rendimos. Nosotros Venceremos”, aseveró Cabello.

El presidente estadounidense Donald Trump ha enfilado sus baterias a potenciar el miedo a la inmigración en la sociedad estadounidense, el magnate norteamericano ha afirmado sin ofrecer pruebas que “desconocidos de Oriente Medio se han mezclado” entre los migrantes centroamericanos que se desplazan en la caravana hacia la frontera sur de EE. UU. “Toma tu cámara, ve al medio y busca. Encontrarás a miembros del MS-13, encontrarás gente de Oriente Medio, encontrarás de todo. Y sabeis qué? No vamos a permitir que entren en nuestro país, queremos seguridad”, dijo a los periodistas el lunes.

Su tuit del lunes asegurando sin pruebas que entre los migrantes hay “criminales y desconocidos de Medio Oriente”, una forma de sugerir vínculos con el terrorismo islámico, generó controversia en Estados Unidos.

Hoy terminó admitiendo que no tiene evidencias de ello, tras haber instado la víspera a un periodista que le insistió a tomar su cámara e ir en busca de ellos a las entrañas de la caravana. “No hay prueba de nada pero bien podría ser”, dijo Trump hoy en el Despacho Oval ante las preguntas de la prensa.

En otra declaración, esta vez a través de Twitter, el mandatario aseveró: “Lamentablemente, parece que la Policía y el Ejército de México no pueden detener a la Caravana que se dirige a la frontera sur de los Estados Unidos. Delincuentes y desconocidos de Oriente Medio se han mezclado en ella. He alertado a la Patrulla Fronteriza y al Ejército de que es una Emergencia Nacional ¡Deben cambiar las leyes!”.

Andrés Pérez.

Con información de AFP/ La Vanguardia/ Reuters/ BBC MUNDO/ RT/ Telesur/ The Washington Post..

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: