Mundo

Donald Trump acusa a los Demócratas de “socialistas” y llama a votar por los Republicanos en las legislativas: No permitiré que EEUU se convierta en la próxima Venezuela

22 de septiembre 2018.

El Presidente de EEUU, Donald Trump, acuso a los líderes del Partido Demócrata de pretender instaurar “políticas socialistas” en Estados Unidos y aseguró que no permitiría que su nación se convirtiera en “la próxima Venezuela”.

Trump acudió a Las Vegas, Nevada en apoyo de los candidatos republicanos en las próximas legislativas, y en especial del senador Dean Heller, uno de legisladores republicanos de línea dura y con opciones mas adversas de repetir el escaño en los comicios del próximo 6 de noviembre. Heller es el único senador republicano que se juega la reelección en un Estado ganado por Hillary Clinton en 2016. El Partido Republicano tiene una mayoría mínima en el Senado, que cambiaría de manos si los demócratas ganan dos escaños y mantienen los mismos legisladores obtenidos en la pasada elección.

El mandatario norteamericano llamó a los republicanos a acudir masívamente a las urnas a respaldar a sus candidatos, “Si tenemos más republicanos (en el Congreso) conseguiremos todo lo que queramos”, “Hay que votar en las legislativas. No sean complacientes”.

El magnate que preside los Estados Unidos radicalizó su discurso contra los Demócratas centrando sus esfuerzos en impedir que sus rivales políticos logren la mayoría mínima en el Senado, Trump afianzó sus postulados derechistas alertando a los votantes; “Los demócratas quieren dar servicios sociales y sanidad a los extranjeros ilegales, pagado por los americanos”, “van a quebrar la red de seguridad social de los americanos por la inmigración sin control”.

“Los demócratas quieren socialismo radical y fronteras abiertas”. “Los demócratas son rehenes de los fanáticos”, “su política es loca y peligrosa”. “No permitiré que EEUU se convierta en la próxima Venezuela”, enfatizó Trump ante los aplausos de sus simpatizantes desde el Centro de Convenciones de Las Vegas.

Trump enfiló sus baterías contra lo que denominó como” la corriente izquierdista en el Partido Demócrata” la cual alertó estaba conformada por “socialistas radicales” y “fanáticos”. El Presidente estadounidense se refirió a la oponente de su candidato Dean Heller, Jacky Rosen, de manera despectiva como Wacky Jacky (Jacky la loca).

Donald Trump, con el senador Dean Heller el jueves en Las Vegas.

Donald Trump, con el senador Dean Heller

En su discurso, el primer mandatario norteamericano presumió de su victoria en la pasada elección presidencial “recuerda las lágrimas de los medios de noticias falsos cuando era obvio que íbamos a ganar. Y sabes qué: todavía están llorando. Míralos, todavía están llorando. Todavía están llorando. Y déjalos llorar. No saben qué diablos pasó.”

Trump acusó a los demócratas de obstruir la construcción de su prometido muro con México, para el cual el presidente ha solicitado al Congreso que presupueste 25.000 millones de dólares. “Saben que queremos el muro”, “Quieren oponerse. Ellos quieren obstruirlo. Ellos quieren resistirse. Ustedes conocen su campaña. Se quieren resistir”, “Para continuar “haciendo Estados Unidos grande de nuevo”, los republicanos necesitan mantener la mayoría de la que gozan en el Congreso”.

Los recientes estudios de opinión difundidos recientemente son adversos a los candidatos de Donald Trump. De acuerdo a una encuesta realizada por los medios The Washington Post y ABC un 52% de los ciudadanos prefieren a los candidatos demócratas. Mientras que un 38% respalda a los candidatos republicanos.

El afán de Donald Trump para que los Republicanos mantengan la mayoría en el Senado tiene que ver directamente con la postulación del juez Brett Kavanaugh, propuesto por Trump, y a quien recientemente lo acusaron de abuso sexual. Si la elección del juez se aplaza para después de las elecciones legislativas y el partido de Trump no tiene la mayoría necesaria, será casi imposible que Kavanaugh pueda formar parte del Tribunal Supremo.

El presidente Trump elogió al juez Kavanaugh y le ratificó su respaldo “Es uno de los seres humanos más capaces, posee un gran intelecto, es un gran caballero, posee una reputación impecable, fue un estudiante de primera en la escuela de Derecho de Yale”.“El juez Brett Kavanaugh es un buen hombre, con una reputación increíble, que está bajo asalto por políticos de la izquierda radical que no quieren saber las respuestas, solo destruir y retrasar”.

Las acusación de abuso sexual en  grado de frustración contra Brett Kavanaugh, el candidato de Donald Trump a la Corte Suprema de Justicia

La profesora de la Universidad de Palo Alto (California), Christine Blasey Ford, de 51 años, acusó al Juez Brett Kavanaugh de haberla atacado en un intento de violación cuando ambos estaban en el instituto de educación secundaria en la década de 1980 en Maryland.

Según relató, Christine Blasey Ford, Kavanaugh candidato de Donald Trump a la Corte Suprema y un amigo, identificado como Mark Judge, la acorralaron en un dormitorio de una casa en el condado de Montgomery, donde se celebraba una fiesta. Kavanaugh la inmovilizó en la cama de espaldas, y se tiró encima de ella. Mientras tanto, su amigo observaba y reía. La dama relató en una entrevista al diario The Washington Post, “intentó, torpemente, quitarme la ropa. Cuando traté de gritar, él me tapó la boca”. “Pensé que me iba a matar, estaba tratando de agredirme y quitarme la ropa”, “en un momento, Mark Judge saltó encima de los dos y los tres caímos al piso. En ese momento aproveché y salí corriendo de la habitación. Tras permanecer entre cinco y diez minutos encerrada en el baño, huí de la casa. A partir de entonces, nunca más tuvé contacto con Kavanaugh”….”Tras el suceso

Ford sostuvo que tras ese episodio, quedó “aterrorizada”. A tal punto que recién en 2002 compartió con alguien lo que había vivido. afirmó que el ataque le produjo un fuerte trauma que padeció durante los siguientes años, “Mi mayor temor era, ¿alguien acaba de atacarme?”, recordó, y ese mismo día se prometió: “No le contaré esto a nadie nunca”.

Blasey Ford justificó su silencia al trauma psicológico y a los problemas que le generaría si contaba a sus padres que había estado en una fiesta con jóvenes más grandes que bebían alcohol. La dama relata que se sometió a una psicoterapia. “Creo que me descarriló sustancialmente durante cuatro o cinco años”, señaló. Ese trauma le provocó problemas académicos y sociales. Incluso también se vio afectada a la hora de tener relaciones con otros hombres.

Kavanaugh rechazó las acusaciones en su contra. “Niego categórica e inequívocamente esta acusación. No lo hice durante el instituto ni en ningún momento”, aseguró, por medio de un comunicado de la Casa Blanca.

Por su parte el presidente Donald Trump cuestionó la veracidad de las acusaciones de Christine Blasey Ford, contra el juez Kavanaugh, “No tengo dudas de que si el ataque a la doctora Ford fue tan malo como ella dice, se habrían presentado cargos de inmediato con las autoridades locales por ella misma o sus cariñosos padres”, “Pido que presenten esas acusaciones de modo que sepamos fecha, hora y lugar”, “El juez Brett Kavanaugh es un buen hombre, con una reputación increíble, que está bajo asalto por políticos de la izquierda radical que no quieren saber las respuestas, solo destruir y retrasar”, afirmó Trump en su cuenta de Twitter.

Kavanaugh fue nominado por Trump el pasado 9 de julio para sustituir una vacante en la Corte Suprema. El Senado estadounidense decidirá la idoneidad de la candidatura del postulado por el Presidente de EEUU.

Andrés Pérez.

Con información de CNN/ FOX/ El País/ Infobae/ The Washington Post

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: