Historia

¿Se celebró siempre la memoria del Libertador el 24 de julio?

24 de julio 2018.

Es ya una costumbre extendida en nuestro país la celebración de un conjunto de efemérides que resultan icónicas para la nación y para el sentido patriótico, eje fundamental del sentido de pertenencia y arraigo del venezolano. No obstante, las fechas patrióticas, por otorgarles una nomenclatura, no siempre han sido las mismas… Existen algunas que han caído en el ostracismo del tiempo y la inevitable desmemoria, como por ejemplo el 27 de abril, jornada en la cual, el general Antonio Guzmán Blanco retoma el poder de la Federación que había sido usurpado por los liberales azules. Con la salida del “Ilustre Americano” del poder, dicha jornada, que fue festiva desde 1871, se borró del calendario de efemérides patrióticas.

Una jornada que sufrió el  mismo destino fue el 28 de octubre, la simbología de esta fecha está relacionada estrechamente con el objeto de estudio de este artículo, ¿Se celebró siempre la memoria del Libertador el 24 de julio?.

El 24 de julio de 1783 fue la jornada en la cual nació en Caracas Simón Bolívar, el Libertador y uno de los hombres más notables nacidos en este suelo suramericano en el siglo XIX.

En agradecimiento a su sacrificio y genio militar y político, en Venezuela, su suelo patrio se celebró un día al año para conmemorar su memoria, empero, contrario a lo que se piensa hoy en día, no era el 24 de julio la jornada elegida para ofrecerle tributo al padre de la patria, era el 28 de octubre.

Los motivos que, para el venezolano de nuestros tiempos le son esquivos del ¿por qué de esta fecha? No eran tal para el siglo XIX. En el santoral, en esta jornada (28 de octubre) se conmemora la celebración del día de San Simón. La población venezolana de aquel momento y contexto histórico estaba todavía muy influenciada por el marcado dominio eclesiástico que, por tan solo mencionar un ejemplo, no se estilaba celebrar el día de nacimiento como cumpleaños como lo hacemos en nuestros días. Era común colocarle a los recién nacidos el nombre en función del santoral y, en tal sentido, aunque Simón Bolívar no nació el día de San Simón, la celebración de lo que hoy sería su cumpleaños, se hacía el día de su santo. Esta costumbre está casi extinta pero todavía hay regiones que celebran el día de su santo.

Antonio Guzmán Blanco, fundamental pieza para inocular el culto a Bolívar en el país como elemento unificador y de sentido de pertenencia entre los venezolanos, escogió el día de San Simón como una de las principales jornadas simbólicas para inaugurar obras públicas, principalmente en Caracas como, el Panteón Nacional y la erección de la estatua ecuestre del Libertador de la Plaza Bolívar (aunque por un accidente se tuvo que posponer esta última para el 7 de noviembre), por tan solo mencionar un par de ejemplos entre la gran gama existente en el período del Guzmanato (1870 – 1887).

¿En qué momento se cambia la dinámica de celebrar el día de San Simón y se sustituye por el 24 de julio?

Lo que el ego superlativo de Antonio Guzmán Blanco no logró, si lo pudo el comportamiento megalómano de otro presidente venezolano posterior a este. El general, Juan Vicente Gómez o también conocido en la historiografía nacional como el “Benemérito” fue otro gran adorador de la imagen de Simón Bolívar  y, como la casualidad quiso que naciera, al igual que el Libertador, el 24 de julio, trasladó las festividades en “honor al Padre de la patria” para dicha fecha. Los motivos, conociendo el comportamiento psicológico de Gómez, poco y nada tenían que ver con la conmemoración a Bolívar. Lo ocurrido realmente era que, en su insaciable ansia de adulación, el “Benemérito” hizo como se dice en el argot venezolano, “mató dos pájaros de un solo tiro”. El 24 de julio, no se celebraba únicamente la memoria del Libertador, sino que, en todos los actos conmemorativos de dicha jornada, también se insertaban actos laudatorios a la figura presidencial de Gómez.

Juan Vicente Gómez heredó la conducta de Antonio Guzmán Blanco de inaugurar obras públicas en una fecha destinada a la memoria del Libertador y, de la misma manera que el “Ilustre Americano”, también sucumbió a la provocación de hacer que laudaran su propia imagen a costa del Padre de la patria.

Desde aquellos27  largos años, hasta nuestros días es que la dinámica social, así como la manera de interpretar la celebración de una jornada histórica tan importante para el venezolano cambió radicalmente y se dejó atrás aquella conducta colonial de la celebración del día de santo, para modificarlo por el 24 de julio.

La Historia, como ciencia ocupada de estudiar los acontecimientos ocurridos a lo largo del tiempo está forzosamente obligada a ser elástica para adaptarse a este tipo de cambio; lo lamentable en todo caso son los motivos mezquinos y personalistas que, frecuentemente modifican las dinámicas establecidas para glorificación personal y no por un real acto de justicia histórica hacia algún personaje o acontecimiento.

 

Alexis Delgado Alfonzo

Historiador

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: