Camino al Mundial Rusia 2018

Inmortales del Futbol: “La Araña Negra” Lev Yashin, el único portero que ha ganado un Balón de Oro (2da parte)

15 de mayo 2018.

En la anterior entrega publicamos un amplio reportaje sobre la leyenda, Lev Ivánovich Yashin, denominado “La Araña Negra” y considerado por muchos como el mejor arquero de futbol de la historia.

Puedes ver la primera parte de nuestro reportaje dandole click a la imagen

A continuación la segunda parte de Inmortales del Futbol: “La Araña Negra” Lev Yashin, el único portero que ha ganado un Balón de Oro.

Resultado de imagen para Lev Yashin balon de oro

15 años sin parar jugaría Lev Yashin con la camiseta de la Unión Soviética, a la cual sería convocado a finales de 1954. Esta época sería de ensueño para el futbol de su patria, obteniendo la medalla de oro en los juegos Olímpicos de Melbourne, Australia, en 1956.

Luego del mundial de Suecia en 1958. Lev Yashin y su equipo brillarían en la primera Copa Europea de Naciones, cuya fase final se jugó en Francia, consagrando a los soviéticos campeones al triunfar contra Yugoslavia 2-1, siendo uno de sus principales exponentes Valentín Kozmich Ivanov, con cuatro goles en la competición.

Resultado de imagen para Lev Yashin joven

Al tiempo que brillaba con su equipo Dinamo de Moscú, donde al final de su carrera ostentaría 326 partidos jugados, de los cuales 270 terminaron con su portería en blanco, atajando 150 penales.

La “Araña Negra” llegó al mundial de Chile con las expectativas renovadas, como aquellas previas a Suecia 1958 con su equipo ganando la medalla de oro en el futbol olímpico, esta vez la Eurocopa 1960 daría nuevas razones para pensar en un posible campeonato del mundo.

La dura prueba de Chile 1962

El Mundial de Futbol de Chile 1962 no estaría exento de las complejidades propias de la carrera del portero soviético. La URSS surcó el grupo 1 de la Copa con victorias ante Yugoslavia (2-0) y Uruguay (2-1) y un empate a 4 goles con Colombia, después de ir ganando 3-1 en el primer tiempo.

Sin embargo el juego en Arica el 10 de junio de 1962 resultará amargo para el trayecto personal de Yashin, hasta el punto de considerar un retiro definitivo de los campos de juego contando el cancerbero apenas con 33 años de edad.

Resultado de imagen para Lev Yashin

La derrota ante Chile en los cuartos de final, 2-1, significó un fracaso monumental para la aspiración soviética de ganar la Copa del Mundo; el uso irresponsable de los medios de comunicación, de la mano en este caso del periodismo de su patria, jugó mal momento para el portero al ser señalado como el culpable de la derrota, a pesar que los juegos no fueron transmitidos y que su desarrollo no mostraba tales elementos.

En su autobiografía, Yashin describe este horror vivido en carne propia: “Una de las más duras pruebas por las que tuve que pasar fue a raíz del campeonato del mundo en Chile, en 1962. Después de que, contrariamente a lo que se esperaba, fracasáramos en nuestro grupo y regresáramos antes de lo previsto a casa, apareció un artículo en el que se me culpaba a mí de la derrota. ¡Cruel reproche!

Después de eso, cuando salía a la meta del Dinamo y hacía la más leve falta, el más insignificante error, las tribunas respondían con silbidos de descontento. Comencé a ponerme nervioso, lo que naturalmente se traducía en más errores. Al fin y al cabo, decidí dejar el fútbol; ya tenía 33 años y era considerado un veterano.” 

Regreso a las canchas y a Inglaterra 1966

A pesar de este amargo dolor, Lev Yashin rápidamente abandono su casa de campo para regresar a las canchas, con el Dinamo y con la URSS. Sus destacadas actuaciones le valieron, en 1963, una invitación a un partido especial en honor al centenario del futbol inglés, donde participó al lado de las figuras más brillantes de su época futbolística, entre otros Ferenc Puskás, Di Stéfano, Raymond Kopa y Eusébio.

Tal distinción sería doble, ese año, al recibir producto de su destacada actuación bajo los tres palos, el premio al Balón de Oro 1963 (hay que destacar que en aquel momento este premio estaba reservado a los futbolistas que jugaban en clubes europeos), erigiéndose hasta ahora en el único portero galardonado con esta distinción en la historia del futbol mundial.

Resultado de imagen para Lev Yashin balon de oro

Resultado de imagen para Lev Yashin balon de oro

Resultado de imagen para Lev Yashin balon de oro

Yashin consiguió un reconocimiento que, aunque podía esperarse dadas sus cualidades, tuvo mucho que ver con este renacimiento juvenil de regresar al campo de juego casi al mismo tiempo de su anunciado retiro. Él mismo lo describe así:

“… mientras más descansaba del fútbol, mayores eran mis deseos de volver al campo de juego. Como en mis años juveniles, de nuevo comencé a jugar por el segundo equipo. Me entrenaba frenéticamente, y con la ayuda de los técnicos poco a poco fui recuperando la seguridad en mí mismo, indispensable a cualquier guardameta. Y la suerte me sonrió de nuevo. El Dinamo ganó el campeonato nacional; en 1963 fui reconocido el mejor jugador de Europa y me invitaron a la selección del mundo, que jugó contra los ingleses un partido dedicado al centenario del balompié.”

Y es que si algo distinguió el momento de la “Araña Negra” fue su estilo de juego, descrito por Valeri Maslov (compañero del Dinamo):  “Hay muchos porteros que saltan muy bien, con buena técnica y una increíble reacción. Todo esto también lo tiene él, por lo menos cuando está libre de lesiones (…) Pero además de eso, sabía cómo anticipar una situación de juego. Nunca jugó para el público. Prefería ocupar un buena posición bajo los tres palos y gracias a eso atrapaba balones que a simple vista parecían difíciles (…) Podía avisar a tiempo a los defensores hacia dónde correr, a quién cubrir y a quién dar el pase. No lo pensábamos ni un segundo, hacíamos todo lo que él nos decía. En el campo era como un entrenador que juega”.

Con este renovado espíritu, Lev Yashin llegó como una estrella fulgurante al Campeonato Mundial de Futbol Inglaterra 1966, sin antes pasar por el subcampeonato en la Copa Europea de Naciones de 1964, cayendo en la final ante España.

Resultado de imagen para Lev Yashin balon de oro

De la mano del portero soviético, y los goleadores Valeri Porkuian y Eduard Maloféyev, la URSS logró sortear el grupo 4 sin mayores sobresaltos, luego de ganar a Corea del Norte 3-0; a Italia 1-0 y empatar con Chile 1-1. Los cuartos de final significaron un triunfo para los soviéticos 2-1 contra Hungría, quedando instalados en la semifinal ante la República Federal Alemana (hoy Alemania).

El resultado fue derrota 2-1 ante los alemanes, lo cual provocó una reacción en la “Araña Negra”, expresada en los siguientes términos:

Resultado de imagen para Lev Yashin balon de oro

“En el campeonato del mundo de 1966, en Inglaterra, nuestra selección estaba a un paso de la final. Y si no hubiera sido por el indiscutible error que cometió el árbitro al expulsar a uno de nuestros jugadores en el partido contra la RFA, quizás hubiéramos competido por el primer lugar. A pesar de todo, considero que este fue el más alto logro de la selección soviética en los campeonatos mundiales, y hasta el día de hoy no lo han podido superar nuestros futbolistas.”

Finalmente y luego de caer ante Portugal, los soviéticos regresarían a casa con la mejor actuación de los mundiales de futbol, obteniendo el cuarto puesto de la competición.

Hacia el final de su carrera

Resultado de imagen para Lev Yashin balon de oro

“Después del campeonato mundial de 1966 jugué cuatro años más, pero cada partido que pasaba se me iba haciendo más difícil: me sentía cansado y empecé a sufrir más traumas que antes.” Así Lev Yashin retrataba su momento deportivo luego del mundial inglés. Sin dudar el tiempo futbolístico ya afectaba su carrera, sumada a los hábitos que le acompañaban que fueron disminuyendo capacidades, siendo especial en esto la ingesta de cigarrillo.

De hecho no fueron pocos los episodios complicados de salud que sufrió, si nos deprendemos de su propio perfil autobiográfico: “Seis veces tuve conmoción cerebral con pérdida del conocimiento; en cuanto a los golpes, moretones y quebraduras sería imposible contarlos. En una ocasión me desgarré el músculo de la pierna, pero no podían reemplazarme porque ya habían hecho todos los cambios que permiten las reglas; así es que tuve que seguir en la meta hasta el pitido final sintiendo un dolor insoportable. En otra ocasión se me reventó la piel en un dedo; el guante estaba empapado en sangre, pero no abandoné el campo. En los largos años de futbolista aprendí a soportar el dolor sin mostrar mis sufrimientos. Por eso me siento incómodo cuando un joven, después de chocar con el adversario, se revuelca por el césped como si se estuviera muriendo de dolor y dos minutos después ya lo vemos sonriendo. El fútbol es juego de hombres y hay que aprender a soportar y no andar rogándole al juez tiros libres.”

Resultado de imagen para Lev Yashin balon de oro

Es celebre, como lo describe el periodista e historiador Bill Reno, una expresión del mismo Yashin al ser consultado sobre su gran capacidad como portero, sus enormes estiradas y su habilidad especial para parar penales, aduciendo las mismas a: “fumar un cigarrillo para calmar los nervios y después tomar un buen trago de un licor para tonificar los músculos”.

Sin lugar a dudas ningún aspecto fuera de la cancha mella la grandeza de este portero, que en el año 2000 fue reconocido por la FIFA como el Mejor Portero del Siglo XX y cuyo nombre galardona al mejor portero de cada Mundial de Futbol, desde 1994. Sin embargo su constante adicción al cigarrillo le atribuye grandes problemas durante su carrera y al final de la misma: “No puedo callar sobre una desgracia que me ha ocurrido. Y lo peor es que la culpa ha sido mía. Empecé a fumar a los trece años, y nadie me pudo quitar esta mala costumbre. Mis jefes deportivos volvían la cabeza, incómodos, cuando me veían con un cigarrillo en los labios. Una sola vez hubo alguien que actuó resueltamente contra mi violación del régimen deportivo”.

 Yashin fue convocado al último Mundial de Futbol en el cual participó, México 1970, sin jugar como guardavallas. Ya su posta había pasado de mano y el portero del Spartak de Moscú Anzor Kavazashvili, quien ya había sido titular bajo los tres palos del equipo soviético en dos juegos del mundial de 1966, sería el encargado de sustituir definitivamente a la “Araña Negra”. En ese mundial la URSS quedó eliminada en cuartos de final de la mano de Uruguay, en tiempo extra, con resultado de 1-0.

Imagen relacionada

Con la salida de Lev Yashin también culminó una época dorada del futbol soviético, hoy recordado en la previa del Mundial de Futbol Rusia 2018. Apenas el subcampeonato de la URSS en la Eurocopa de 1988, donde quedó campeona de la naranja mecánica holandesa de Marco Van Basten, Ruud Gullit, Frank Rijkaard y Ronald Koeman; fue la última destacada actuación de este equipo, cuya portería defendió Rinat Dasáiev y tuvo un buen delantero llamado Oleg Protásov.

De hecho en su autobiografía Yashin elogió a ambos jugadores, viendo con optimismo el futuro del balompié soviético: “Dos jugadores nuestros, el delantero Oleg Protásov y, cosa que me llena de alegría, el guardameta Rinat Dasáiev, estuvieron entre los diez mejores futbolistas europeos de 1985. Y la actuación internacional de nuestros jóvenes no es mala. Todo ello nos permite confiar en que mi deporte preferido seguirá progresando y obtendrá nuevas victorias en los torneos internacionales.”

La “Araña Negra” tuvo su partido de despedida el 27 de mayo de 1971, entre el Dinamo y el Resto del Mundo, con Eusébio, Bobby Charlton y Gerhard Müller, como máximas figuras presentes. Al finalizar el juego Lev Yashin entregó sus guantes a quien llamó su sucesor bajo los tres palos, el arquero de la Selección Uruguaya y del Peñarol de Montevideo Ladislao Mazurkiewicz.

El estadio Luzhnikí, fue el lugar de ese homenaje donde Yashin colgaba los guantes de la portería que con gran capacidad supo defender. En honor a ello se encuentra un monumento dedicado a la “Araña Negra”.

Resultado de imagen para Lev Yashin balon de oro

Luego de su retiro fue parte del Comité de Deportes de la URSS, trabajando en la formación de niños para el futuro del futbol. Su visión del futbol moderno la dejó plasmada de su puño y letra: “Es indudable que el balompié moderno se ha complicado muchísimo: la velocidad ha aumentado bruscamente, la táctica es más compleja los jugadores son más universales. Al mismo tiempo, el fútbol, como espectáculo, al convertirse en racional ha perdido mucho. A menudo en el campo no hay juego como tal, sino un duro y agotador trabajo. Y este fútbol no es muy atractivo, cuesta ganarse nuevos hinchas.” 

El portero más grande de la historia del futbol mundial, falleció el 20 de marzo de 1990, luego de padecer de un cáncer de estómago del cual era operado. Sin duda su figura llena de hazañas y su portería imbatida en más de 200 juegos de futbol, será del recuerdo de quienes veamos las emociones de un nuevo evento mundialista en la Federación de Rusia.

Tanto es así, que el gran Edson Arantes Do Nascimento, Pelé, al ser galardonado como el “Campeón del Siglo”, no dudó un instante en calificar a “la Araña Negra” Lev Ivánovich Yashin como el mejor futbolista al cual enfrentó en su carrera.

Posiblemente esta sea una de las tantas razones por las cuales hoy este portero legendario adorna el poster oficial del Mundial de Futbol Rusia 2018, momento para recordar a este emblema deportivo mundial que comparaba el atajar un penal a la: “La sensación de ver a Yuri Gagarin volar en el espacio”.

Imagen relacionada

 Walter Ortiz

Referencias documentales.

  1. Revista Sputnik, Selecciones de La Prensa Soviética, Número 07. Julio de 1986.
  2. Fragmentos del Libro autobiográfico de Lev Yashin “Tengo Fe en el Futbol”.
  3. http://rusopedia.rt.com/personalidades/deportistas/issue_80.html
  4. elespectador.com/deportes/futbol-internacional/lev-yashin-el-portero-que-admiraba-un-cosmonauta-articulo-725602
COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: