Camino al Mundial Rusia 2018

Inmortales del Futbol: “La Araña Negra” Lev Yashin, el único portero que ha ganado un Balón de Oro

03 de mayo 2018.

De una fábrica, a la portería en hielo y en césped

Lev Ivánovich Yashin podría ser un nombre de paso desapercibido para cualquiera, perteneciente a un trabajador mecánico de una fábrica de aviones que con su juventud y conocimiento contribuían a la maquinaria de defensa de la Unión Soviética contra el arrasador avance Nazi que concluirá con sus derrota en la “Gran Guerra Patria”, que año a año es celebrada por el pueblo Ruso.

Este joven nacido en Moscú el 22 de octubre de 1929 en el seno de una familia obrera, comenzó su paso deportivo no en un campo de futbol precisamente, sino en una de las pasiones de los soviéticos (hoy Rusos) el Hockey sobre Hielo, justo en la fábrica donde trabajaba. Probablemente lo hizo inspirado en aquella obra del escritor Lev Kassil “El Portero de la República” la cual era reproducida fervientemente para los jóvenes de la época.

Allí se muestra el futbol como algo más que un deporte, sino como una pasión dotada de hermandad, orgullo, heroísmo y romanticismo que invitaba a desarrollar una vida asociada a su práctica. Yashin posiblemente a su pequeña edad pudo apreciar este libro y la película “El Portero” basada en dicha obra, lo cual abrió las compuertas de un mundo tal vez desconocido hasta ese momento para él.

Su vida tendrá notorio cambio apenas a sus 17 años, remplazando a un portero y luego cuando pasó a formar parte, en 1949, del equipo de sus amores, el Dinamo de Moscú, lugar donde labrará su historia épica en 22 años de brillante carrera.

Y como toda obra humana, siempre llena de sin sabores, los comienzos de Yashin no fueron excepción. Ya jugando como portero del Dinamo, en un encuentro amistoso contra el Tráktor de Stalingrado (hoy Volgogrado) Lev se dispuso a tomar un balón despejado por el portero contrario que por su fuerza llegó a su área, pero al intentarlo chocó con un defensor mientras el balón les pasaba sin enemigos con rumbo a las redes. Este episodio vergonzoso aunque no amilanó el espíritu de Yashin, si generó risas y burlas de sus compañeros de equipo.

Lev Yashin.jpg

El propio Yashin, en su libro autobiográfico retrató esta escena: “Recuerdo muy bien el primer partido que jugué por el segundo equipo del Dinamo de Moscú, club al que toda mi carrera deportiva está indisolublemente ligada. Ahora me acuerdo de este episodio como el de una comedia cinematográfica, pero cuando sucedió lloré como un niño en el vestuario. El portero adversario sacó la pelota de la meta, el viento la impulsó, yo hice unos movimientos torpes y choqué con mi propio defensa: la pelota tranquilamente entró en la portería, y en las tribunas incluso los jugadores de nuestro equipo principal se morían de la risa. ¡Ni siquiera ellos habían visto jamás cosa semejante!” .

En otra ocasión, tal vez producto del nerviosismo propio de los inicios, Yashin se enfrentó a un problema similar pero esta vez sustituyendo al portero titular del Dinamo, ni más ni menos que en juego contra su principal rival el Spartak. Lev en una jugada de ataque en su contra, volvió a chocar con un defensa y uno de los atacantes, facilitando el empate del Spartak.

Tal evento originó controversias, investigaciones y todo tipo de ataques contra Yashin, dada la rivalidad histórica entre Dinamo y Spartak. Esto llevó un largo período de banquillo para el joven portero, hasta que 1953 tuvo una oportunidad en el marco de un juego que su equipo ganaba cómodamente 4-1. Sin embargo al ingresar nuevamente se juntaron las sombras de episodios anteriores que culminaron en un empate amargo a 4 goles, solo sofocado con un gol agónico del Dinamo.

Tal suceso golpeó muy duro a Lev Yashin, que decepcionado regreso a la portería sobre hielo, llegando hasta el pedestal breve del éxito con la conquista del Dinamo de la Copa de la URSS de Hockey sobre Hielo. Posiblemente esto último reavivó la moral de Ivánovich para probar nueva suerte en el campo de futbol.

Resultado de imagen para Lev Yashin joven

Del trabajo duro a la gloria

Nada viene de la nada, dicen por allí. Esto no parece ser la excepción en la carrera de Lev Yashin que pegaría un salto de calidad a mediados de los años 50. Su regreso vino de la mano de rigurosos y duros ejercicios de su entrenador Alexéi, “El Tigre”, Jómich. Lev siempre afirmó que hacía lo mismo que los demás y esto generó unas cualidades especiales para un portero común.

Él mismo, en su autobiografía expresó: “…me entrenaba muchísimo; hacía todo lo que hacían los demás jugadores: corría interminables vueltas alrededor del estadio, a campo traviesa y con obstáculos; como los delanteros, chutaba contra la portería, ensayaba golpes de cabeza, pases, etc. Y, aparte de eso, cumplía todo un programa específico de entrenamiento para el guardameta.”

Sin duda tal rigurosidad dio frutos, logrando incorporar la capacidad intuitiva de Yashin de abandonar la portería para cortar algún ataque del equipo contrario, cosa poco común en los porteros de la época pero hoy casi de regular vista en los campos del futbol mundial; sumado a esto adquirió con gran fortaleza el atajar con calidad y estilo, cosa no vista en los porteros de su tiempo.

Lev Yashin con el Dinamo Moscú

Con estas habilidades, producto del exigente y sobre todo constante entrenamiento, Lev Yashin también obtuvo el apodo que lo caracterizaría por siempre, “La Araña Negra”, dado que en los partidos usaba siempre una camiseta manga larga de este color, sumado a sus largos brazos capaces de multiplicarse en la portería para evitar su caída de los ataques contrarios.

Con 25 años de edad y luego de duras pruebas de vida, de un esfuerzo enorme y su empecinado amor al futbol, del cual fue portero casi por casualidad siendo su principal rol previo el de delantero, la “Araña Negra” pasaría a la selección de futbol de la Unión Soviética, donde obtendrá grandes triunfos en la época dorada para su país en este deporte.

Su historia con la camiseta de la URSS

Resultado de imagen para Lev Ivánovich Yashin

15 años sin parar jugaría Lev Yashin con la camiseta de la Unión Soviética, a la cual sería convocado a finales de 1954. Esta época sería de ensueño para el futbol de su patria, obteniendo la medalla de oro en los juegos Olímpicos de Melbourne, Australia, en 1956, dos años previo al mundial de Suecia en 1958.

La esperanza del pueblo soviético llegaría al cenit con este triunfo, ante la posibilidad de ganar el campeonato mundial. Con Yashin en rol protagónico, junto a Nikita Pávlovich Simonián, máximo goleador histórico de la URSS, esta selección abordó con sueños de gloria este camino.

En aquel 1958, con Brasil, Suecia y Francia con un camino triunfal, la Unión Soviética logra pasar a la segunda ronda luego de llegar segundos en el grupo cuatro, solo detrás de los verdeamarelos de Pelé, Didi, Vava y Garrincha.

El empate ante Inglaterra y la victoria ante Austria, obligó a un desempate con los británicos a los cuales el equipo soviético derrotaría 1-0; con ello ganaron el boleto a la siguiente ronda donde eventualmente sucumben ante la poderosa y anfitriona selección de Suecia 2-0.

Sin embargo para Lev Yashin no hay momento que recuerde más de toda su carrera deportiva, incluyendo los demás torneos y mundiales con los cuales participó para su país, que el juego contra la Selección Brasileña en aquel mundial.

Tal cosa lo confirma su propia descripción a través de su autobiografía: “…Hoy, cuando me preguntan qué es lo que más recuerdo de aquellos numerosos torneos, generalmente respondo: el juego de la selección brasileña en el campeonato mundial de 1958 en Suecia. Creo que ha sido el equipo más fuerte que ha ganado en los campeonatos del mundo. Los brasileños hacían con el balón todo cuanto querían. Era un auténtico espectáculo, que tenía por protagonistas a los jugadores y a la pelota. Pero incluso en esta magnífica escuadra destacaban Garrincha y Vavá. Y Pelé, la estrella del fútbol comenzó a brillar en este campeonato…” 

Luego del mundial Lev Yashin y su equipo brillarían en la primera Copa Europea de Naciones, cuya fase final se jugó en Francia, consagrando a los soviéticos campeones al triunfar contra Yugoslavia 2-1, siendo uno de sus principales exponentes Valentín Kozmich Ivanov, con cuatro goles en la competición.

Resultado de imagen para Lev Yashin joven

Al tiempo que brillaba con su equipo Dinamo de Moscú, donde al final de su carrera ostentaría 326 partidos jugados, de los cuales 270 terminaron con su portería en blanco, atajando 150 penales.

La “Araña Negra” llegó al mundial de Chile con las expectativas renovadas, como aquellas previas a Suecia 1958 con su equipo ganando la medalla de oro en el futbol olímpico, esta vez la Eurocopa 1960 daría nuevas razones para pensar en un posible campeonato del mundo.

En una próxima edición la segunda parte de Inmortales del Futbol: “La Araña Negra” Lev Yashin, el único portero que ha ganado un Balón de Oro

Walter Ortiz

Referencias documentales.

  1. Revista Sputnik, Selecciones de La Prensa Soviética, Número 07. Julio de 1986.
  2. Fragmentos del Libro autobiográfico de Lev Yashin “Tengo Fe en el Futbol”.
  3. http://rusopedia.rt.com/personalidades/deportistas/issue_80.html
  4. elespectador.com/deportes/futbol-internacional/lev-yashin-el-portero-que-admiraba-un-cosmonauta-articulo-725602
COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: