Arte

El VII Festival Internacional de Teatro de Caracas 2018. Por Alexis Delgado

27 de abril 2018.

La cultura en todas y cada una de sus manifestaciones son reflejos inequívocos del comportamiento y escala de valores de una sociedad. Infortunadamente, la minusvalía cultural, si se me permite el término, evidentemente, también desnuda la posición de la política o gestión cultural de una nación. El presente artículo está destinado, así como lo refiere el título del mismo, el cual hace clara alusión a los símbolos por excelencia del teatro (la máscara de la tragedia y de la comedia), a reflejar lo que se esconde detrás de los telones del Festival Internacional del Teatro de Caracas.

Por séptima oportunidad, la Alcaldía Libertador de Caracas organiza el, ya tradicional encuentro anual de las tablas que, en esta oportunidad tiene el nombre, Festival Internacional de Teatro de Caracas 2018, Escenario de Encuentro. El mismo dará inicio a partir del 27 de abril y tendrá como figuras homenajeadas al desaparecido hombre de teatro Humberto Orsini y al Movimiento Infantil y Juvenil César Rengifo, creado por el presidente de la República, Nicolás Maduro Moros en 2013.

El Festival Internacional de Teatro de Caracas es un punto anual de encuentro de diversas compañías teatrales que, a lo largo de diversos escenarios, tanto convencionales como no convencionales, deleitan a los asistentes con sus propuestas sobre las tablas. A priori, en esencia el festival es una extraordinaria iniciativa que, no solo le ofrece manifestaciones culturales al pueblo por precios simbólicos, sino que además le permite a los profesionales de las tablas una vitrina nacional e internacional para mostrar y proyectar su talento. Empero, tras esta máscara de la Comedia se mantiene silente otra realidad que,  desgraciadamente existe una cruel máscara de la Tragedia.

En primer término, resulta irritante cuando menos el profundo carácter político oficialista que año tras año se le otorga al festival que, termina resultando una propaganda de gobierno a partir del trabajo de los profesionales de las tablas. Esto se hace más evidente cuando, los que tenemos cierta edad, recordamos que hace muchos años atrás, este mismo festival era organizado por el Ateneo de Caracas y no se le daba este cariz tendencioso.

Si seguimos profundizando un poco, podemos darnos cuenta que, resulta doloroso para los que, de una manera u otra estamos ligados al medio nacional del teatro, darnos cuenta que, como hemos comentado líneas atrás, uno de los homenajeados sea el recién creado Movimiento Infantil y Juvenil César Rengifo, con el cual no tenemos ninguna postura adversa, muy por el contrario, pero, duele que se les homenajee con tan solo 5 años de trayectoria, cuando la Escuela Nacional de Artes Escénicas César Rengifo (ENAECER), de tan dilatada trayectoria esté cayéndose a pedazos y eso que está adscrita al Ministerio de Cultura.

Ahora, esto es únicamente la punta del iceberg de la Máscara de la Tragedia; existe un tema de más crítica y delicada realidad y es la perenne situación de vulnerabilidad a la que se encuentra sujeto el gremio de los actores, los cuales, después de entregarse en cuerpo y mente a su público y al país, al momento de una enfermedad, se encuentran en un total desamparo por parte de las diversas instituciones públicas que deberían velar por que esto no ocurra. Un ejemplo actual de esta dramática circunstancia la encontramos en el fallecimiento  del profesor, director, actor, productor y dramaturgo venezolano Levy Rossell, el cual sufrió un A C V tiempo atrás y convaleciente por las complicaciones derivadas de esta delicada afección y no contó, ni con los recursos, ni las medicinas ni mucho menos con el apoyo de ninguna institución pública ni privada  que le socorra en su recuperación.

Recordemos un poco ¿quién es Levy Rossell?

Llenó en 7 oportunidades el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela con su obra VIMAZOLULEKA. Además se ha presentado en otros países con una crítica favorable que ha dejado bien en alto el nombre de Venezuela y del mismo Rossell. En las tablas nacionales ha tenido un éxito inobjetable y llenos de gran significado; una vez con Experimento Boom de Ludovico Silva, tres veces con Amoroso de Isaac Chocrón y una vez  con Ciudad del Guiso de María Gabriela Betancourt, por tan solo mencionar algunas piezas representativas.

Desde 1964 hasta la fecha, Rossell llevó a las tablas  como director más de 3000 montajes tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, teniendo a autores nacionales y populares entre sus predilectos.

En los actuales momentos donde se le da valor a la propuesta de micro teatro, es importante resaltar que Levy Rossell fue fundador y director de 14 festivales de teatro breve.

En su haber, Rossell formó a más de 3000 talentos en todos los quehaceres y disciplinas artísticas, teatro, radio, cine y televisión, lo que hace de Rossell más que una escuela, una cátedra.

Lo triste del asunto es que, nos enteramos del delicado estado de salud de Rossell debido a una iniciativa llevada a cabo por las redes sociales por, Lucy Karina Henriques, una actriz y colaboradora de Rossell. La situación de esta institución del teatro nacional (Levy Rossell), ha sido reiterada en muchos casos en la persona de tantos queridos artistas,  sin que el Estado manifieste la voluntad de brindarle la mano a los artistas venezolanos.

Para concluir, nos permitiremos citar unas elocuentes palabras que vimos en la campaña emprendida por la antes mencionada Henriques y que, consideramos que ilustra, no solo la situación de Rossell sino también de tantos otros hombres y mujeres de las artes venezolanas:

A propósito del VII Festival Internacional de Teatro de Caracas:

En la entrada del Théâtre de la Comédie Française hay un busto de Molière (ignorado y vilipendiado en su época) que reza: “No le faltó gloria … No las faltó a nosotros.”
FRANCIA.

Que no nos pasé lo mismo a nosotros los Venezolanos con Levy Rossell. (Así como al resto del gremio artístico nacional)

Alexis Delgado Alfonzo

Historiador

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: