Mundo

Nicaragua continúa bajo tensión tras violentas protestas por polémica reforma del sistema de pensiones

23 de abril 2018.

Entre 24 y 30 personas fallecidas reportadas por las agencias internacionales, varios heridos y cuantiosas perdidas materiales producto de los saqueos, ha sido el fatídico saldo que han dejado las violentas protestas desarrolladas en Nicaragua tras el anuncio de una reforma de la seguridad social por parte de la Administración Ortega.

La reforma del sistema de pensiones que impulsaba Daniel Ortega detonó una ola de violentas protestas, saqueos y choques con la policía que han dejado al menos 25 muertos en el país. Pese a retractarse en la política impulsada, el mandatario nicaragüense continúa con la presión por parte del movimiento estudiantil que insiste en no cesar con las manifestaciones en contra del gobierno.

El origen de la protesta es una reforma del INSS aprobada el pasado 16 de abril por la cual la aportación salarial de los trabajadores a la seguridad social pasará del actual 6,25 a un 7 por ciento; la de los empresarios mediante sus beneficios, de un 19 a un 22,5 por ciento; y los jubilados tendrán que empezar a contribuir con una retención en sus pensiones del 5 por ciento.

Además de los estudiantes, el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), que ha sido aliado de Ortega en sus 11 años en el poder, mantuvo la convocatoria a una marcha contra el gobierno para este lunes. La reforma había sido una recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI) para rescatar la estabilidad del quebrado sistema de pensiones de Nicaragua.

Un profesor lanza un neumático ardiendo contra uno de los árboles artificiales colocados por el Gobierno sandinista en Managua.

Un profesor lanza un neumático ardiendo contra uno de los árboles artificiales colocados por el Gobierno sandinista en Managua. Carlos Herrera GTRES

El domingo, Ortega buscó aplacar la furia de las calles revocando los aumentos en las contribuciones obreras y patronales al fondo de pensiones que administra el Instituto Nicaragüense del Seguro Social (INSS). Esos incrementos fueron la chispa que encendió las protestas iniciadas el pasado miércoles por un grupo de estudiantes, que rápidamente se extendió a otros sectores de la sociedad.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha anunciado la retirada de la reforma de la Seguridad Social que ha provocado las protestas que desde el martes17 de abril se han cobrado al menos la vida de siete personas. Otras fuentes elevan a más de 20 los fallecidos.

Resultado de imagen para daniel ortega

“Con el fin de facilitar el diálogo (…) esta resolución revoca la resolución anterior, del 17 de abril, que fue la resolución que sirvió como detonante para que se iniciara toda esta situación de protesta”, ha explicado Ortega citando una resolución del Consejo Directivo del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) durante un discurso retransmitido por los medios públicos nicaragüenses.  Ortega ha anunciado la anulación de la resolución 1317 del INSS y ha invitado al cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, y a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua a participar en las negociaciones.

“Queremos restablecer el orden, no podemos permitir que aquí se imponga el caos y saqueos”, ha explicado Ortega, que ha hecho un llamamiento a la paz y ha destacado que “la mesa queda limpia para sentarse a tratar el tema con los empleadores y trabajadores”.

El mandatario nicaragüense ha advertido de que no habrá condiciones previas para el diálogo. “Un diálogo no se puede condicionar (…) No se me ocurre precondicionar el diálogo. Si nosotros condicionamos el diálogo a que se acuerde lo que ya se había acordado no vamos a ningún lado”, ha subrayado en referencia a las tres premisas planteadas por el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), la principal organización patronal nicaragüense: fin de la represión, excarcelación de los detenidos y libertad de prensa.

Ortega ha argumentado además que “no está justificada” la violencia “de todas las partes, de donde sea que venga” y ha condenado “todos los actos vandálicos”. Además, ha expresado su solidaridad con las familias de las víctimas mortales de la violencia.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) indicó a la AFP que confirmó con las familias de las víctimas la muerte de 24 personas involucradas en las protestas que estallaron el miércoles contra una reforma al sistema de pensiones. “La situación es verdaderamente grave”, había dicho antes la presidenta del Cenidh, Vilma Núñez. Las víctimas incluyen estudiantes que iniciaron el movimiento, agentes de policía y jóvenes simpatizantes del gobernante Frente Sandinista, acusados de atacar a los manifestantes.  AFP consultó con la policía y el gobierno para corroborar el balance de muertos pero no obtuvo respuesta.

El gobierno había informado el viernes de 10 fallecidos, cifra que aumentó el sábado con la muerte de un disparo del periodista Miguel Ángel Gahona en la ciudad de Bluefields mientras transmitía por Facebook un enfrentamiento entre manifestantes y fuerzas del orden.

El Pais reseñó que hasta el momento los disturbios se han cobrado al menos 30 muertos, incluyendo un periodista (Miguel Ángel Gahona) alcanzado de un disparo en la cabeza.

En medio del clima crispado, pobladores abarrotaron supermercados y tiendas en busca de víveres, y el domingo se reportaron saqueos en varios establecimientos comerciales.

“Con esto de la huelga capaz que nos quedamos sin nada qué comer”, advirtió Inés Espinoza, cargando botellas de agua mientras sus dos hijos la seguían con bolsas de galletas y alimentos enlatados, en una tienda en el norte de Managua.

Las gasolineras de la ciudad presentaban largas filas de automóviles y motocicletas en busca de combustible, en medio de temores de desabastecimiento.

Entre tanto, los bloqueos y saqueos se reanudaban el domingo en distintos puntos del país. En la capital, las calles lucían llenas de escombros puestos por manifestantes, mientras varias marchas iban hacia la Universidad Politécnica, epicentro de las protestas y donde hay estudiantes atrincherados en la institución.

En las ciudades de León y Masaya hubo “quema de vehículos particulares, saqueo y destrucción de edificios públicos” así como robos en centros comerciales, informó el gobierno.

El papa Francisco expresó su consternación por el clima de tensión en Nicaragua.

“Estoy muy preocupado por todo lo que está pasando estos días en Nicaragua. Expreso mi cercanía con la oración por este amado país y me uno a los obispos para pedir que cese toda violencia”, dijo Francisco tras la oración Regina Coeli, en la plaza de San Pedro del Vaticano el domingo.

Jóvenes manifestantes increparon este domingo al presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), José Aguirre, cuando llegó a una tienda, y le urgieron convocar a un paro nacional.

“Están matando estudiantes y usted no ha hecho nada, solo veo indiferencia”, le gritó una manifestante.

Líderes políticos advierten que el descontento de la población va más allá de la reforma al sistema de pensiones, y apuntan a la necesidad de un cambio en la dirigencia del país.  “Aquí no hay más salida que hacer elecciones libres, transparentes (…) para evitar que haya un mayor costo a la población”, dijo a la AFP la presidenta del opositor Frente Amplio por la Democracia (FAD) Violeta Granera, cuyo movimiento fue excluido de las elecciones de 2016, cuando Ortega fue reelecto.

La periodista Cristiana Chamorro, exdirectora del diario La Prensa, consideró que el presidente solo tiene dos opciones: salir por la vía electoral como en 1990, o “ensangrentado” como el exdictador Anastasio Somoza, depuesto en 1990 por la Revolución Sandinista.

Estados Unidos ordena a familiares de sus funcionarios salir de Nicaragua

El gobierno de Estados Unidos ordenó el lunes la partida de Nicaragua de los familiares del personal de su embajada en Managua y autorizó la salida voluntaria de sus funcionarios en ese país, tras una ola de violentas protestas que dejan al menos 25 muertos.

“Los mítines políticos y las manifestaciones ocurren a diario, a menudo con poco aviso o previsibilidad”, dijo el Departamento de Estado, al actualizar su advertencia de viaje a Nicaragua”debido a crímenes y disturbios civiles”.

Andrés Pérez.

Con información de AFP/ El Espectador/Público/El Pais/ El Nuevo Diario/ EFE/ Telersur

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: