Historia

HISTORIA DEL NAZARENO DE SAN PABLO

28 de marzo 2017.

Las tradiciones son manifestaciones culturales que nos da pie para comprender en buena medida el espíritu de las naciones. Entre las tradiciones más populares en estas épocas de la Semana Santa, podemos encontrar a la del Nazareno de San Pablo. Esta procesión, como veremos a lo largo de este artículo, al igual que otras tradiciones religiosas, parte su origen de, no solo la devoción de los fieles, sino de un acontecimiento histórico real aunado a la devoción colectiva, fuerza que, por demás es muy poderosa e imposible de explicar.

La imagen del Nazareno de San Pablo, es la de devoción de todo hijo de Caracas. Es una talla en madera de pino policromado de flandes de Sevilla, España, posiblemente de Felipe de Ribas en el siglo XVII. Dice la tradición que el escultor, después de terminar de tallar la imagen, el Nazareno se le aparece y le dice: “Donde me has visto que tan perfecto me has hecho”.

Resultado de imagen para EL NAZARENO DE SAN PABLO

Fue llevada a Caracas, recibiendo veneración primeramente en la iglesia de san Pablo ermitaño, y de ahí viene su nombre de Nazareno de San Pablo. Cuenta la leyenda que, en el año 1597, azotó la ciudad una epidemia de peste del vómito negro o escorbuto que acabó con gran parte de la población de la ciudad de Santiago de León de Caracas, y por la devoción popular hacia la imagen, fue sacada en rogativa. Durante la procesión pasó por un huerto cercano a su templo, sembrado de limoneros, y un racimo de limones quedó enredado entre la corona de espinas del nazareno, cayendo algunos al suelo. Los devotos los recogieron, dándolos como medicina a los enfermos, quienes sanaron prontamente. De este acto de fe se deriva el origen de la famosa frase “Sí del Cielo te Caen Limones, Aprende a hacer Limonada”.

La imagen fue consagrada el 4 de julio de 1674 por fray González de Acuña, y recibió culto en la capilla de san Pablo hasta que en 1880 el presidente anticlerical Guzmán Blanco ordenó su derribo, levantando el mismo lugar el teatro municipal. El mismo presidente mandó erigir en honor a su esposa la Basílica de Santa Teresa, siendo trasladada la imagen a este nuevo templo, donde es venerada en la actualidad.

Resultado de imagen para EL NAZARENO DE SAN PABLO

Origen del lugar de devoción actual del Nazareno de San Pablo:

Imagen relacionada

En 1880, el primer mandatario, Guzmán Blanco mandó destruir el templo de San Pablo ermitaño. Esto fue porque tenía problemas con los sectores católicos del país y con el clero de la Iglesia. Y en ese mismo sitio se levantó el Teatro Municipal que fue inaugurado en 1881 con el nombre de Teatro Guzmán Blanco atendiendo al auto egolatría del presidente reformador de la nación. Muchas veces se ha dicho de manera equivocada que el manifiesto ateísmo de Guzmán le llevó a derrumbar este templo y que deseaba eliminar la religión católica del país; esto es falso por completo. Guzmán lo único que hizo fue desacralizar la política nacional y quitarle poder político a la iglesia que era muy sólido desde la conquista. De hecho, Guzmán, no solo levantó la basílica de Santa Teresa, sino que también hizo lo propio con la de Santa Capilla y con la de San Francisco.

En lo concerniente a la devoción del Nazareno de San Pablo, o también conocido como el “Limonero del Señor”, podemos decir que se saca a la divina figura de la basílica de Santa Teresa en una procesión adornada por más de 5000 orquídeas. Esta procesión dura entre 3 y 4 horas en recorrido. Los fieles del Nazareno van vestidos de color morado en reconocimiento del pago de promesas al Nazareno. Los testimonios de sanación atribuidos a la divina figura del Nazareno de San Pablo son muy numerosos, lo que hace que, a diferencia de otras tradiciones de la Semana Mayor, la procesión y pago de promesas al Nazareno, lejos de caer en desuso, cada vez sean más multitudinarias las aclamaciones a dicha advocación. Los fieles, en un genuino acto de fe  resisten humildemente el imponente calor típico de esta época del año que, se acresenta notablemente debido al traje de Nazareno.

En síntesis, la divina figura de 1.74 metros de altura, tallado en madera policromada, es mucho más que una imagen objeto de idolatría; lo que importa en este caso en realidad es la infinita fe que los devotos le imprimen a lo que esa imagen representa. Es como dice el refranero popular, “La fe mueve montañas”

En momentos tan complicados como los que atraviesa nuestra amada Venezuela, es de vital importancia que, todos como Pueblo encontremos motivos de unión y paz y, que ocasión más apropiada para amarnos y perdonarnos  como Hermanos que somos, que en medio de la Semana Santa. Como dijo el Señor en sus palabras a los apóstoles en la Última Cena  “Amaos los unos a los otros como yo los he amado”

 

Alexis Delgado Alfonzo

Historiador

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: