Mundo

Detenido Nicolás Sarkozy, acusado de recibir financiamiento de Muamar Al Gadafi por el orden de los €.50 millones

20 de marzo 2018.

El expresidente francés Nicolas Sarkozy fue detenido este martes para ser interrogado sobre las sospechas de haber recibido cuantiosos financiamientos en su victoriosa campaña electoral de 2007, de parte del asesinado presidente libio, Muamar Gadafi.

El exmandatario francés (2007-2012) fue detenido el martes por la mañana y estaba siendo interrogado por agentes de la Oficina Central de Lucha contra la Corrupción y las Infracciones Financieras y Fiscales (OCLCIFF) en el suburbio parisino de Nanterre.

Según asegura el diario Le Monde, el expresidente ha sido puesto bajo custodia en las instalaciones de la policial judicial en el distrito de Nanterre, a las afueras de París. Sarkozy fue citado en las instalaciones de la policía judicial para explicar los supuestos fondos que habría recibido del Gobierno libio -dirigido entonces por Muamar el Gadafi- para su campaña electoral del año 2007.

Sarkozy, de 63 años, puede permanecer en detención provisional hasta 48 horas. Dependiendo del interrogatorio, puede ser puesto en libertad, convocado en una fecha posterior o presentado ante un juez en vistas de una inculpación formal.

Brice Hortefeux, un político muy cercano a Nicolas Sarkozy y quien se desempeñó como ministro del Interior durante su mandato, estaba también siendo interrogado este martes en el marco de la misma investigación, pero sin estar detenido, indicó a la AFP la misma fuente.

Este caso salió a luz en 2012, cuando Mediapart publicó un documento que llevaba la firma de Musa Musa, el exjefe de los servicios de inteligencia libios, donde se afirmaba que el régimen de Muamar Gadafi había aceptado financiar con “50 millones de euros” la campaña presidencial de 2007 de Nicolas Sarkozy(unos 62 millones de dólares). Magistrados encargados de asuntos financieros investigan desde abril 2013 el explosivo caso, una de las muchas investigaciones legales que ha arrastrado el expresidente desde que dejó el Elíseo.

Sietev baños despues del derrocamiento y asesinato de Gadafi, con la intervención de la coalición de Francia, EEUU, Italia y  Gran Bretaña, se sospecha que parte del plan de silenciar al mandatario libio, era borrar huellas de su ayuda a Sarkozy, que afrontaba la reelección –fallida- en el 2012.

El derrocamiento de Gadafi produjo un vacío que se llenó con el caos, la fragmentación tribal y la infiltración de milicias yihadistas en Libia. El precio se está pagando todavía. Y hubo otra consecuencia que impacta sobre Europa: la ola migratoria masiva desde las costas libias, que se convirtieron en un Eldorado para los traficantes de personas.

El caso Sarzoky daña la reputación de la derecha francesa, de un partido, Los Republicanos, que estaba ya en horas bajas desde que Emmanuel Macron ocupó un ancho espacio central en la política francesa.

No es el primer escándalo de magnitud que afecta a un presidente o un expresidente en Francia. Valéry Giscard d’Estaign tuvo el caso de los diamantes que le regaló el dictador centroafricano Bokassa. François Mitterrand pasó apuros cuando los servicios secretos sabotearon –y hubo un muerto- el barco ecologista ‘Rainbow Warrior’ en el Pacífico. Pero los tiempos han cambiado y el nivel de tolerancia no es el mismo. La ‘grandeur’ francesa, la solemnidad republicana de sus jefes de Estado ya no es suficiente escudo protector. Su vulnerabilidad ha aumentado. No pueden sentirse inmunes. Cuando la justicia investiga y hay indicios, incluso los más poderosos tienen un problema.

Resultado de imagen para GADAFI Y SARKOZY

Las acusaciones de Gadafi

En marzo del 2011, Saif al Islam, hijo del líder libio Muamar al Gadafi, aseguró este miércoles que su padre financió la campaña electoral del presidente francés, Nicolás Sarkozy, y le exigió al entonces mandatario francés que devuelva ese dinero porque “ha decepcionado” a la población libia.

“Lo primero que le pido a ese payaso es que devuelva el dinero a los libios. Le dimos esa ayuda para que actuara a favor del pueblo libio, pero nos ha decepcionado“, indicó en una entrevista concedida en exclusiva al canal Euronews.  Al Islam, recalcó que tienen “todas las cuentas bancarias, los documentos y los movimientos de las transferencias”, y advirtió que lo contarán “todo muy pronto”.  “Fuimos nosotros los que financiamos su campaña, tenemos todos los detalles y estamos listos para revelarlos”, indicó instando al presidente francés a “devolver a Libia el dinero que tomó para financiar su campaña electoral”.

En julio del 2011, el líder libio Muamar al Gadafi señaló, “Este Sarkozy es un criminal de guerra que manchó la historia de la nación francesa y destruyó las relaciones de su país con Libia y los países musulmanes. Sufre de problemas mentales”, “Al liderar una cruzada contra el pueblo libio, (Sarkozy) arrastró a su pueblo a una guerra perdida. No es francés, es necesario que el pueblo destierre a este criminal, que no es francés”.
Gadafi fue derrocado en el 2011 y asesinado por facciones del Consejo Nacional de Transición respaldados por la coalición de la OTAN, el 20 de octubre de 2011 durante el final de la batalla de Sirte.
Resultado de imagen para GADAFI Y SARKOZY

Maletas con 5 millones de euros

En 2016, Ziad Takieddine, un empresario franco-libanés, afirmó en una entrevista con Mediapart que entregó cinco millones de euros en efectivo provenientes de Libia a Sarkozy. El dinero habría sido transportado en maletas durante tres viajes entre noviembre 2006 y inicios de 2007.

En los dos primeros viajes, las maletas, que según Takieddine contenían cada una entre 1,5 millones y dos millones de euros en fajos de billetes de 200 y 500 euros, fueron entregadas en la oficina de Claude Guéant, quien era la mano derecha de Sarkozy y su ministro del Interior entre 2011 y 2012.

En el tercer viaje, el empresario afirmó que entregó las maletas en el ministerio, en una habitación en donde se encontraba Sarkozy.

Ziad Takieddine alegó que recibió este dinero en Trípoli de manos del jefe de los servicios secretos libios, bajo el régimen de Muamar Gadafi.

El exjefe de Estado francés siempre ha negado estas acusaciones, pero los jueces franceses disponen de varios testimonios de ex altos responsables del régimen libio que confirman la hipótesis de la financiación ilegal.

En este caso tentacular ya fue imputado Guéant, también ex secretario general del Elíseo, por falsificación documental y blanqueo de fraude fiscal en banda organizada.

Los magistrados investigan una transferencia de 500.000 euros recibida por Guéant en marzo de 2008, procedente de la empresa de un abogado malasio. Este siempre afirmó que se trataba del fruto de la venta de dos cuadros.

El abogado de Guéant, Philippe Bouchez El Ghozi, estimó el martes que Sarkozy podría haber sido interrogado sin ser detenido. “Ningún elemento de la investigación justifica esta medida espectacular de detención. Después de cinco años de investigación, no se ha logrado demostrar que un solo céntimo de dinero libio haya sido entregado a Nicolas Sarkozy”, señaló.

Otro intermediario, el hombre de negocios Alexandre Djouhri, presentado como un personaje clave de la investigación, fue detenido en enero en Londres. Se encuentra actualmente en prisión preventiva, a la espera de una vista sobre su eventual extradición a Francia, prevista en julio.

No es la primera vez que Sarkozy es detenido para ser interrogado. En 2014 fue detenido para interrogatorio en un caso de presunto tráfico de influencias, por el que fue imputado.

Pese a sus problemas con la justicia, Nicolas Sarkozy intentó postularse nuevamente a la presidencia de Francia en las elecciones del año pasado pero fracasó, en parte debido a las investigaciones judiciales que tiene pendientes. Desde entonces se ha distanciado de la política de primera línea, aunque sigue siendo una figura influyente dentro de su partido Los Republicanos (derecha).

Rortz.

Con Información de EFE/ Reuters/ Le Monde/ AFP

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: