Mundo

Vladimir Putin reelecto presidente de Rusia con más del 76% de los votos

18 de marzo 2018.

Vladimir Putin logró este domingo un aplastante triunfo en las elecciones rusas con el 76,41% de los votos.

Los datos preliminares de la Comisión Electoral de Rusia muestran que, con el 90 % de las actas escrutadas, el actual mandatario Vladímir Putin ha obtenido el 76,41 % de los votos y lidera en las elecciones presidenciales, seguido del candidato del Partido Comunista, Pável Grudinin, quien ha obtenido el 12,05 % de los votos.

Con el 5,85 % de los votos en tercer lugar se ubica el líder del Partido Liberal Demócrata, Vladímir Zhirinovski. La presentadora de televisión y periodista Ksenia Sobchak (Iniciativa Ciudadana) ha logrado el 1,59 % de los votos.

El resto de los aspirantes a la presidencia de Rusia han obtenido menos del 1 % de votos. El fundador del partido Yábloko, Grigori Yavlinski, ha sido votado por el 0,98 % de los electores, mientras que Serguéi Baburin, de la Unión Panpopular Rusa, el Partido del Crecimiento de Borís Titov y el partido Comunistas de Rusia, representado por Maxim Suraikin, han logrado cerca del 0,7 % cada uno.

El mandatario de 65 años, que logró así un cuarto mandato y podrá permanecer en el poder hasta 2024. Nacido el 7 de octubre de 1952, en el seno de una familia obrera en Leningrado (hoy San Petersburgo), Graduado en Derecho, trabajó en el KGB como agente de inteligencia exterior. Tras el desmembramiento de la URSS, se reinventó como asesor para relaciones exteriores del nuevo alcalde liberal de San Petersburgo y luego comenzó un ascenso fulgurante. En 1996, fue requerido para trabajar en el Kremlin. En 1998 fue elegido director del FSB–que sustituyó al KGB– y un año después fue nombrado primer ministro por el presidente Boris Yeltsin. Algunos miembros del círculo de Yeltsin creían que podrían manipularlo fácilmente, pero se equivocaron, Putin ya estaba metido de lleno en restablecer la autoridad del Estado.

El principal opositor, Alexei Navalni, apartado de las elecciones por una condena judicial, acusó al Kremlin de aumentar artificialmente la movilización rellenando las urnas u organizando el transporte masivo de electores hacia los colegios electorales.  “Necesitan participación. El resultado es que la victoria de Putin con más del 70% [de los votos] se ha decidido de antemano”, dijo Navalni a la prensa, asegurando que la participación real era inferior a la de 2012.

Según datos de la Comisión Electoral Central de Rusia, la participación en los comicios ha alcanzado el 60 %.

La participación en unas elecciones presidenciales en Rusia nunca ha llegado al 70%. En los comicios de 1996, que tuvieron lugar en dos rondas, la participación en la primera ronda fue del 69,8% y en la segunda del 69,4%. En 2008, la cifra también superó el 69%. En la última cita electoral, la participación fue del 65,3%.

Vladímir Putin, presidente de Rusia

“Muchas gracias a ustedes por el apoyo. Quiero dirigirme a todos los que se han reunido hoy aquí y a nuestros partidarios en todo el inmenso país, muchas gracias por el resultado”, “Vamos a pensar en el futuro de nuestra gran patria, en el futuro de nuestros hijos, y al actuar de esta manera estaremos destinados al éxito. Emprenderemos juntos un trabajo a gran escala en nombre de Rusia”, “Rusia está condenada al éxito. Debemos mantener la unidad”, aseveró Putin desde la plaza Manézhnaya, en el centro de Moscú.

El Presidente Reelecto destacó que ve el resultado conseguido “como un reconocimiento de lo que se ha hecho en los últimos años en unas condiciones muy difíciles”. “Veo en ello confianza y esperanza, una esperanza de que trabajemos con la misma intensidad, la misma responsabilidad y con resultados aún mejores”. “Es muy importante preservar esta unidad, atraer a nuestro lado a los que votaron por otros candidatos, necesitamos esta unidad para poder avanzar, y para poder avanzar, tenemos que hacerlo codo a codo con todos los ciudadanos del país”.

Cuando Putin, de 65 años, llegó al poder en el año 2000, su país era inestable, con una economía fallida. Ahora, numerosos de sus conciudadanos lo alaban, asociándolo con la estabilidad y una nueva prosperidad favorecida por la actividad petrolera. A nivel internacional intenta restaurar la influencia de Rusia en el mundo, deteriorada tras la caída de la Unión Soviética y los años caóticos bajo el mandato de Boris Yeltsin.

Putin ha logrado un nivel de influencia en Latinoamérica, inédita en la historia de la gran nación Euroasiática, teniendo como principal aliado a las naciones de gobiernos socialistas como Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua, pero tambien manteniendo cordiales relaciones con naciones como Brasil y Argentina, gobernados por regímenes de derecha.

La guerra de Chechenia, lanzada en octubre de 1999, supuso el fundamento de su popularidad en Rusia. Cuando Yeltsin dimitió ese año Putin ya se había impuesto como el nuevo hombre fuerte del país.

Tras ser elegido en el 2000, Putin aceleró su influencia apoyándose en los servicios secretos, policía, ejército y en su gran popularidad que lo eleva a categoría casi de mítico heroe, acaparando la atención de los medios, ya sea con demostraciones de judo, cabalgando en caballo o apagando un incendio al mando de un avión Bombardier.

Durante su gobierno expulsó del poder a los “oligarcas” y a las peligrosas mafias rusas, también encarceló a los rebeldes, como el director del grupo petrolero Yukos, Mijail Jodorkovski, liberado en el 2013.

En el 2008, al verse limitado a dos mandatos consecutivos por la Constitución, le confió el Kremlin por cuatro años a su primer ministro, Dmitri Medvedev, y se puso al frente del gobierno. Cuando en el 2011 anunció su intención de volver a la presidencia para un nuevo mandato, provocó una oleada inédita de protestas. La movilización se fue apagando tras su reelección en el 2012, marcada por la adopción de leyes que la oposición tildó de liberticidas y la creciente represión de toda forma de protesta.

Padre de dos hijas y divorciado desde el 2013, al Presidente Ruso le gusta dar la imagen de un hombre de gustos simples. El actual presidente indicó que los posibles cambios en la estructura de los organismos estatales tendrán lugar después de que asuma la Presidencia, y también aseguró que Rusia está interesada en el desarrollo positivo de las relaciones con otros países. En lo que concierne a las relaciones entre EE.UU. y América Latina, Putin las calificó de “complicadas” y basadas en gran parte “en cierta presión de carácter político y económico”.

“La reelección (del mandatario) se explica por factores geoestratégicos, más que por asuntos de coyuntura puramente domésticos, una circunstancia que podría permitirle consolidar sus relaciones con otras regiones del mundo, como América Latina, en su calidad de dirigente de una potencia renovada”, indicó el profesor de posgrado en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Américo Saldívar, autor de ‘El ocaso del socialismo’, escrito tras la caída del bloque soviéto.

K.Camacho.

Con Información de RT/ Reuters/AFP/ EFE/ Sputnik News/ AP/ Telesur

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: