Mundo

Trump despide al exsubdirector del FBI Andrew McCabe. El funcionario denuncia guerra contra el FBI

18 de marzo 2018.

El presidente de los Estados Unidos de América, el magnate Donald Trump despidió al exsubdirector del FBI Andrew McCabe, quien había renunciado a sus funciones en enero pero seguía siendo empleado de la policía federal de Estados Unidos.

McCabe, renuncióa su cargo en el FBI el 29 de enero, pero debía permanecer en plantilla hasta este fin de semana para poder jubilarse con todos los beneficios después de trabajar para la agencia más de 20 años. Su despido podría poner en riesgo su pensión.

El fiscal general Jeff Sessions, del que depende el FBI, anunció el cese de McCabe. Sessions aseguró que una investigación interna ha concluido que McCabe hizo una revelación “no autorizada” a medios de comunicación sobre la investigación del FBI a la Fundación Clinton. La agencia no halló nada delicitivo en ese caso ni en el del correo privado que usó Clinton como secretaria de Estado. Según Sessions, McCabe tampoco fue sincero con los investigadores que analizaron después la filtración periodística.

“El FBI espera que todo empleado se adhiera a los más altos estándares de honestidad, integridad”, dijo Sessions en el comunicado, asegurando que la decisión se tomó tras una “extensa y justa investigación”.

El presidente Trump enunció energicamente a través de su cuenta twitter, “Andrew McCabe DESPEDIDO, un gran día para los hombres y mujeres trabajadores del FBI – Un gran día para la democracia”. “Él sabía todo sobre las mentiras y la corrupción en los más altos niveles del FBI”.

Trump cuestionaba a McCabe, acusándole de favorecer a los demócratas, y presionaba a Session para que tomara alguna acción en su contra. Bajo presión, McCabe anunció a finales de enero que se retiraría en marzo. Mientras tanto estaba de licencia. Su despido, a dos días de su cumpleaños, le va a generar pérdidas económicas. Pues si dejaba el FBI después del 18 de marzo, cuando cumple 50 años, sus beneficios de retiro habrían sido mucho mejores. Pero ahora incluso el Departamento de Justicia podría negarle su pensión.

Trump ha acusado repetidamente a McCabe y al exjefe del FBI James Comey de haber protegido a Clinton de un enjuiciamiento por el mal uso de un servidor privado de correo electrónico cuando ella era secretaria de Estado. El presidente también dejó ver su enojo por la defensa que hizo McCabe de Comey, a quien Trump despidió en mayo de 2017 frustrado ante la investigación del FBI en marcha sobre la presunta colusión entre su campaña electoral y Moscú.

Trump y su entorno además de señalar a Mc Cabe por las filtraciones en el caso Clinton, habían alertado sobre la notoria parcialidad de McCabe hacia el partido de la excandidata presidencial por estar casado con Jill quien fue la postulada por el partido Demócratas para una banca en el Senado del estado de Virginia en 2015, recibiendo apoyo financiero de ese partido.

Mc Cabe además es acusado de de intentar contratar a Christopher Steel, autor del denominado informe Steele, un espía británico que elaboró un dossier con acusaciones explosivas, entre ellas que el presidente Trump podía ser objeto de chantaje de Rusia.

 

Resultado de imagen para Andrew McCabe

Andrew McCabe negó los señalamientos en su contra, como el de haber hecho filtraciones a la prensa sobre la investigación a Clinton, “Es parte de la actual guerra del gobierno con el FBI y los esfuerzos del fiscal especial”, el exsubdirector del FBI, considera que la decisión de Trump de destituirlo responde a esfuerzos para desacreditarlo como testigo en la investigación por la presunta injerencia rusa en las pasadas elecciones estadounidenses. Por el momento se desconoce si los memorandos de McCabe han sido solicitados por el fiscal especial Robert Mueller, que investiga los temas relacionados con la supuesta ‘pista rusa’, negada rotundamente en numerosas ocasiones tanto por Moscú como por el actual mandatario estadounidense.

“Esta es la realidad: estoy siendo aislado y tratado de esta manera por el papel que he jugado, las decisiones que tomé y los hechos que presencié tras el despido de James Comey”, afirmó McCabe en un comunicado.

McCabe dijo que la investigación en su contra “hace parte de un esfuerzo sin precedentes de la administración, dirigido por el propio Presidente, para removerme de mi puesto, destruir mi reputación y posiblemente despojarme de una pensión por la que trabajé 21 años”.

El despido se produce en momentos en que la Casa Blanca muestra creciente molestia por la investigación sobre la presunta colusión entre la campaña de Trump y Rusia, que es liderada por el fiscal especial Robert Mueller, también exdirector del FBI. Mueller está investigando igualmente si Trump obstruyó la investigación al despedir a Comey, un episodio del que McCabe podría ser testigo clave.

McCabe dirigió interinamente el FBI de mayo a agosto de 2017, luego de que Trump echara a Comey y antes del nombramiento del actual director Christopher Wray.

La Agencia de noticias, AP citando como fuente anónima a una persona “con conocimiento directo” señaló que Andrew McCabe, posee notas personales escritas por el, con detalles de sus interacciones con el presidente Donald Trump, Esas notas podrían contener información comprometedora para Trump ya que, según la fuente, son similares a los memorandos que guardó el exjefe de McCabe, James Comey, que fue director del FBI antes de que Trump lo despidiera en mayo.

Andrés Pérez.

RT/ AFP/ AP/NY Times/

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: