Política

Enfrentamiento entre Ejército venezolano y mafias mineras dejó 18 muertos en mina Cicapra del estado Bolívar

12 de febrero 2018.

Un fuerte enfrentamiento se generó entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y un grupo de mineros integrantes de mafias delictuales dedicadas a la explotación ilegal de oro en el estado Bolívar.

El operativo militar tuvo lugar en la mina Cicapra, ubicada en Guasipati, municipio Roscio del estado Bolívar, los efectivos de la 51 Brigada de Infantería de Selva del Ejercito venezolano, comandados por el teniente coronel Romero Vergara, fueron enfrentada a fuego cruzado por parte del grupo delictual que ejercía el dominio en la zona. El enfrentamiento dejó al menos dieciocho muertos.

La agencia de noticias AFP reporta que tuvo acceso a un reporte militar extraoficial  donde se señala: “Se registró un intercambio de disparos con varios sujetos aun por identificar logrando dar de baja a 18 de ellos, entre ellos una mujer”, según un reporte militar extraoficial al que tuvo acceso la AFP.

Cinco fusiles militares tipo FAL, un R-15, dos granadas, siete pistolas, tres revólveres y una escopeta habrían sido incautadas durante la operación de la FANB.

Trascendió que los 18 cuerpos de los abatidos fueron trasladados al fuerte militar de Guasipati. La operación estuvo a cargo del teniente coronel Romero Vergara.

Informaciones preliminares sostienen que los sucesos habrían acontecido el pasado sábado cuando la 51 Brigada de Infantería de Selva del Ejercito venezolano fue enfrentada por la agrupación criminal conocida como la banda de El Hussni, la cual opera en Guasipati y controlan las minas de Cicapra, Campanero y Florinda (Hussni Nabilsi Rodríguez Cuevas, alias ‘El Menor’ murió en el 2015 pero sus familiares heredaron la jefatura de su banda criminal).

Se pudo conocer que la mujer abatida fue identificada como, Angeli Rodríguez, apodada ‘La Patrona’, quien es hermanas de Anderson Rodríguez Cuevas, quien asumió el control de la mina Cicapra después que el Rodríguez Cuevas fuera asesinado junto a otras dos personas en el año 2017 cuando salían de la Discoteca Sky Bar, ubicada en el edificio 303 en Alta Vista, Puerto Ordaz. El asesinato de Anderson Rodríguez Cuevas fue atribuido a sicarios pertenecientes a un grupo de mafias mineras rival al comandado por Rodríguez Cuevas.

Anderson Rodríguez Cuevas quedó con el control de esa zona minera después del secuestro y asesinato -el 2 de enero de 2015- de su hermano Hussni Nabilsi Rodríguez Cuevas, conocido como ‘El Menor’ y quien dirigió la mafia que controlaba las minas de Cicapra, Campanero, El Caolín y Florinda durante 14 años, Hussni Rodríguez cuevas fue asesinado por una banda rival.

Hasta los momentos se han identificado 12 de los 18 abatidos en el enfrentamiento entre los integrantes de la banda de El Hussni, los fallecidos son: Angeli Rodríguez, Deimos David Arteaga, Diker Madrid, Juan José Salazar, Hiulys Maiker Uromiare, Yoel Contrera, Tigue Linares, César Manuel Ramírez, Juan José Salazar G., Santiago García, Jesús E. Hernández B. y Yubier Durán Arteaga.

El gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera Pietri, aseguró que una comisión del Ejército fue atacada en la mina Cicapra este 10 de febrero, “Efectivamente hubo una actividad donde hubo un ataque a una comisión militar de nuestro glorioso Ejército Nacional Bolivariano y en cumplimiento de los protocolos de la doctrina se repelió el ataque”, la máxima autoridad regional del estado Bolívar pero se negó a revelar el saldo de fallecidos por no estar autorizado.“No estoy en este momento autorizado para dar los números, porque se está haciendo una investigación y eso lo maneja el comando estratégico operacional y lo maneja el Jefe de la REDI, pero sí hubo un ataque a una comisión militar que estaba ejerciendo labores de soberanía”.

La región, limítrofe con Brasil, forma parte del Arco Minero del Orinoco, extensa zona trabajada por el Estado venezolano en asociación con compañías multinacionales a las cuales se les otorgó conceciones para la explotación minera, sin embargo estas zonas son ampliamente dominadas por peligrosas mafias que controlan tanto la explotación como el comercio de minerales, además manejan negocios vinculados al trafico de estupefacientes, contrabando de extracción y trata de blancas, así como explotación y esclavitud de etnias indígenas, estas mafias son acusadas de extorsión y múltiples asesinatos en la región.

El Arco Minero del Orinoco tiene una extensión aproximada de 111.000 kilómetros cuadrados que se extienden desde el territorio de la Guayana Esequiba (oriente) hasta la frontera con Colombia (occidente), dispone de grandes reservas de oro, coltán, diamantes, hierro, bauxita y otros minerales. El tamaño y la dificultad de acceso y control del vasto entorno selvático complica su control y facilita la minería ilegal y la proliferación de bandas criminales.

Según la ONG Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), se considera el municipio El Callao el más peligroso del país, con una estratosférica tasa de 816,9 muertes violentas por cada 100.000 habitantes.

Últimos enfrentamientos en la zona:

14 de septiembre 2017: 11 individuos fallecieron durante un choque armado con militares en la localidad de Tumeremo, estado Bolívar.

24 de agosto 2017:  Ocho personas habrían sido abatidas en El Callao, vecina de Guasipati y Tumeremo.

La noche del 4 de marzo de 2016, una banda paramilitarizada irrumpen en la mina Atenas, ubicada en la frontera entre el municipio Sifontes y Roscio, estado Bolívar y ejecutan una brutal masacre de 17 mineros.

El líder del grupo de asesinos fue identificado como Jamilton Andrés Ulloa Suárez, alias “El Topo”, un ciudadano de nacionalidad ecuatoriana, quien días después de la aprobación del proyecto del Arco Minero, ordenó a la  banda de mercenarios que comandaba ejecutar la masacre.

Las autoridades determinaron que el móvil de la masacre fue el control de la zona minera, el grupo paramilitar ‘La Banda del Topo’ liderado por Jamilton Ulloa quería ejercer pleno dominio en la zona y como mensaje a quienes se negaran a pagar la denominada ‘vacuna’ no se limitaron a asesinar sino que procedieron a descuartizar y posteriormente desaparecer los cuerpos de las víctimas.

Versiones no oficiales aseguran que el grupo de alias “El Topo” procedió a ejecutar la masacre en una acción contra un sector dominado por la banda rival de alias “El Gordo”.

El 06 de mayo del 2016 en el sector Nuevo Callao, Municipio Sifontes (a cinco horas de Tumeremo) en el estado Bolívar, las Fuerzas de Acciones Especiales del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en un enfrentamiento abatieron a Jamilton Andrés Suarez Ulloa alias “El Topo”.

El criminal cayó en un enfrentamiento con funcionarios del SEBIN a las 10 AM en Mun. Sifontes, cerca de Tumeremo, Edo. Bolívar, Sector Nuevo Callao  Asimismo, los delincuentes Calos Alberto Ortiz Acuña alias “Cara e Niña” y  alias “Guaipaco” fueron detenidos. En el lugar del suceso se confiscaron diversos armamentos, entre ellos un fusil tipo AK-47, un fusil m-16, dos fusiles automáticos FAL , dos pistolas, una granada fragmentaria y drogas.

ONGs y Oposición venezolana denuncia que Ejercito ejecutó una masacre en la mina Cicapra.

Organizaciones de derechos humanos y dirigentes opositores denunciaron que el operativo del Ejercito venezolano realmente fue una masacre

“Presunto enfrentamiento entre integrantes del ejército y mineros con saldo de 18 mineros asesinados es preocupante. ¿Nueva masacre?”, publicó en Twitter la ONG Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea).

El diputado de la Causa R, Américo De Grazia denunció: “Masacre de Cicapra en minas de Guasipati. ¿Enfrentamiento del Ejército contra mineros?. ¿Murieron 18 ciudadanos y no resultó herido un solo soldado?. ¿Que fiscal levantó la escena del crimen?. ¿“Despejan” estas áreas auríferas a sangre y fuego; con que propósito?”.

Masacre como politica de Estado en las minas para controlar el ro; hoy es Guasipati y ayer fue Tumeremo, El Manteco, La Paragua, El Caura, El Callao, Ciudad Bolívar, Upata, El Dorado y San Felix”. “Familiares de víctimas de Masacre de Cicapra afirman que sus deudos, murieron con tiros en la cabeza. Motivo más que suficiente para profundizar en la investigación donde perdieron la vida 18 ciudadanos en Guasipati las Masacres son una política de Estado de la NarcoDictadura”, aseveró el parlamentario De Grazia.

 

 

Rortz.

Con información de AFP/ Correo del Caroní/ El Nacional.

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: