Historia

12 de febrero 1814: El día en el que la juventud venezolana se inmortalizó

12 de febrero 2018.

Tristemente se ha hecho común en la historia de Venezuela escuchar frases lapidarias e injustas sobre la juventud venezolana. “Generación boba” diría en la década de los ochenta el Rector de la Universidad Central de Venezuela, Edmundo Chirino, por tan solo citar uno de los comentarios oprobiosos representativos.

Empero, la juventud venezolana ha dado gran cantidad de demostraciones de su entrega, valor, desprendimiento y coraje. A lo largo de éste artículo, nos dedicaremos a realzar el valor de los jóvenes patriotas que con su desprendimiento se inmortalizaron en la Batalla de la Victoria celebrada el día 12 de febrero de 1814.

En aquel terrible año de 1814 para la causa patriota, fueron pocos los colirios que el bando republicano pudo obtener. Sin embargo, entre estos escasos logros, uno de los de mayor brillantez es la Batalla de la Victoria.

Desde una perspectiva estratégico/militar, la toma de la ciudad de la Victoria por parte de los realistas era de vital importancia debido a que, con esta medida se buscaba aislar las tropas patriotas ubicadas en Caracas, bajo el mando del temible José Félix Ribas, de su principal líder, el Libertador Simón Bolívar, a la Sazón apostado en la ciudad de Valencia. Al darse este quiebre de las filas patriotas supondrían el fin de la Segunda República.

Resultado de imagen para JOSE FELIX RIBAS

Jose Félix Ribas.

Con el firme pero utópico propósito de evitar el paso de las tropas realistas, José Félix Ribas, para el momento con una cantidad mínima de efectivos militares a su disposición, se ve forzado a tomar una medida desesperada. Se dedicó a armar a un aproximado de 800 jóvenes estudiantes de seminarios, colegios y de la Real Pontificia Universidad de Caracas (en la actualidad Universidad Central de Venezuela). Estos valerosos muchachos tenían una edad comprendida entre los 13 y los 20 años y, debido a la formación académica de la mayoría (seminaristas), no eran para nada diestros en el uso de los fusiles ni de las tácticas militares. Empero, el amor a la patria y la situación desesperada derivaron en que estos muchachos dieran un paso al frente y ofrecieran sus vidas para salvar la República.

Ribas se llevó a sus poco ortodoxas tropas a la ciudad de la Victoria el 10 de febrero, donde de inmediato el General se dispone a planificar la resistencia que se le iba a plantar a los ejércitos realistas, a la sazón comandados por Francisco Tomás Morales, lugarteniente del gran caudillo José Tomás Boves quien había resultado herido gravemente unos días antes (3 de febrero) en la primera Batalla de la Puerta.

Momentos antes de la batalla, el General Ribas arengó enérgicamente a sus tropas inexpertas: “No podemos escoger entre vencer o morir, necesario es vencer”. Palabras muy positivas sabiendo que las tropas enemigas era cuando menos cinco veces superior a las propias.

La estrategia que José Félix Ribas se ve forzado a adoptar por la inexperiencia de sus tropas, fue la de atrincherarse para poder repeler lo mejor posible al avance realista por medio del fuego de la artillería.

Morales llegó con sus tropas sanguinarias por el camino de San Mateo, es decir por el este de la ubicación que habían tomado los patriotas para cortarle el paso. Viendo la manera en la que se encontraban los patriotas, el lugarteniente de Boves ordena dividir sus tropas en tres columnas: Una de ellas que se abriera paso para entrar a la ciudad por el camino principal, es decir por la ruta de San Mateo. Mientras este primer grupo avanzaba, las otras dos columnas restantes se ocuparon de flanquear a las tropas patriotas, una por el sector el Calvario (al norte de la ciudad) y el otro grupo lo hizo por el Pantanero (sur de la ciudad).

Una y otra vez las mesnadas realistas encabezadas por Morales arremetieron con fiereza contra las posiciones protegidas por Ribas y sus muchachos, siendo repelidos en todas las oportunidades por el fuego de fusil y artillería.

Desde poco antes de las ocho de la mañana que inició formalmente la inmortal contienda, hasta bien entrada la tarde, la batalla se mantenía reñida sin decantarse claramente por alguno de los dos bandos. No obstante, ya a las cinco de la tarde, los jóvenes combatientes de Ribas, debido a la gran cantidad de bajas empezaban a dar claras muestras de flaqueza, tras lo cual, las originales tres columnas realistas ejercieron una presión mayor en la pinza que le aplicaban a la defensa de la Plaza Mayor de la ciudad, donde se mantenían arrinconados los patriotas.

Vicente Campo Elías.jpg

Vicente Campo Elías.

Cuando la derrota de los patriotas parecía ser cuestión de tiempo, a la poca distancia, por la ruta de la Cabrera y entrando a la ciudad por el camino de San Mateo, doscientos veinte hombres comandados por el Coronel Vicente Campo Elías fueron a chocar contra la retaguardia de la línea central realista.

Al percatarse de los estragos que estaban ocasionando los hombres de Campo Elías en las confusas líneas realistas que se encontraron atacados por el frente y por espalda, Ribas manda a ciento cincuenta hombres comandados por el Coronel Mariano Montilla para que apoyaran a los salvadores recién llegados.

Morales, al darse cuenta del nuevo giro que había tomado la contienda, ordena la retirada hacia el Pao, donde fueron perseguidos y hostigados por la caballería patriota.

Posteriormente, cuando Bolívar es puesto al corriente de la increíble victoria de Ribas y sus jóvenes, en su algarabía le otorga a José Félix Ribas  el título de “Vencedor de los Tiranos. Infortunadamente era muy prematuro darle este cargo a Rivas o a cualquier otro patriota, ya que, solo diez meses después la frágil Segunda República caía inexorablemente.

Muchos jóvenes dieron su vida para poder lograr el sueño de la independencia y, la Batalla de la Victoria es tan solo un ejemplo de la valía de nuestra juventud. En conmemoración a esta heroica hazaña, desde 1947, el 12 de febrero es celebrado el Día de la Juventud.

Resultado de imagen para Conjunto Escultórico a la Batalla de La Victoria, conocido como la Estatua de Ribas, monumento realizado por Eloy Palacios, inaugurado el 13 de febrero de 1895. La Victoria, Estado Aragua.

Conjunto Escultórico a la Batalla de La Victoria, conocido como la Estatua de Ribas, monumento realizado por Eloy Palacios, inaugurado el 13 de febrero de 1895. La Victoria, Estado Aragua.

Alexis Delgado Alfonzo

Historiador

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Cliquea para comentar

Déjanos tu opinión

Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: