Opinión

Éxodo desde el infierno. Por Julio César Camacho.

09 de febrero 2018.

Resultado de imagen para julio cesar camacho Julio César Camacho.

Hace poco la periodista Elena Reina escribió desde México para El País un artículo titulado: El destino fatal de las chicas del motel. El relato da cuenta de cuatro jóvenes de menos de 30 años y calificadas como “escort de lujo” o damas de compañía, que fueron brutalmente asesinadas en diferentes hoteles de esa capital.

Dos de ellas eran venezolanas que no tenían mucho tiempo en esa ciudad. Las jóvenes eran Génesis Ullianys Gibson, de 24 años, y Wendy Vaneska, de Lima, de 26.

Acto seguido tuvimos que pensar en el drama que viven millones de venezolanos que están emigrando a lugares tan lejanos como México, Canadá, Estados Unidos, Argentina, Europa y hasta Oceanía para ganarse la vida de cualquier manera y huir de la terrible situación que ahora sufren. Cientos de miles de venezolanos han emigrado después de vivir en un país que fue uno de los más ricos del mundo y que llegó a acoger a millones de extranjeros debido a su estabilidad, riqueza y bienestar.

Pero ahora Venezuela es gobernada por gente incapaz y despiadada que no mide las consecuencias de someter a un pueblo al hambre, a las necesidades, a la represión y provocando el éxodo masivo de sus ciudadanos.

Peor aún: el régimen no quiere aceptar que quienes se están yendo no son solo los que tienen recursos sino gente humilde que está pasando hambre y necesidades. Venezuela no es un país en guerra y sin embargo ha visto el peor éxodo en toda su historia. En los últimos 18 años, desde que comenzó el gobierno del militar golpista Hugo Chávez, se han ido más de dos millones de venezolanos y hay quienes dicen que la cifra se queda corta porque en este momento es difícil determinar quiénes están saliendo y que no son contados o censados.

Hay venezolanos que están retando la muerte a diario tratando de huir. Ejemplo, los que recientemente se fueron por mar hacia las Antillas Holandesas y murieron antes de llegar a su destino. Muchos se han ido vía Colombia hacia Centroamérica, México y Estados Unidos. Otros lo han hecho por países de Sudamérica, Europa y hasta Australia. Cifras dadas por el Observatorio de la Voz de la Diáspora Venezolana indican que en Estados Unidos había hasta agosto del pasado año entre 400 y 450 mil venezolanos y en España, 300 mil. En el 2015 ya habían entrado a Colombia 329 mil venezolanos y en el 2016, 378 mil. No todos regresaron al país de origen. En este momento dicen que en Colombia hay no menos de 550 mil venezolanos y que diariamente cientos entran y se quedan. Hace poco reportaban que Cúcuta, Colombia, está al borde de crisis social debido a la ola migratoria desde Venezuela. México pudiera tener, según cálculos extraoficiales, unos 40 mil venezolanos. También reportan ciudadanos venezolanos en Ecuador (38,000), Perú (100,000). Chile, Argentina y Brasil también tienen unos 75,000 venezolanos distribuidos en sus territorios.

En el sur de Florida hay en este momento unos 70 mil venezolanos, y el condado Miami-Dade es el de mayor población venezolana. Houston, en el estado de Texas, puede tener, según cálculos extraoficiales, unos 30 mil venezolanos.

No hace muchos años, y a pesar de algunos momentos difíciles, los venezolanos no emigraban. Hacia los años 70 la cuota de venezolanos que podían entrar a Estados Unidos era muy alta debido a que pocos se quedaban. Las penurias que están pasando los que ahora emigran de manera desordenada son múltiples ya que muchos se van con sus pequeños hijos y arriesgan sus vidas por tantos lugares peligrosos por donde les toca transitar. ¿Y hasta cuando durará esta situación? Nadie lo sabe porque como dijimos antes, los que gobiernan Venezuela no tienen el más mínimo escrúpulo en justificar sus horribles acciones. Saben que el país se está cayendo a pedazos pero no se van porque tienen muchas culpas encima y algún día deberán pagar por ello.

En Venezuela campean el hambre y las necesidades y la gente reta la muerte a diario buscando un escape posible. Fue un país que recibió a cientos de miles durante años pero ahora ve a los suyos irse. Y no porque no tengan como salir adelante sino por culpa de los que están gobernando a la fuerza y destrozando una nación que tanto entregó a otros y que ahora necesita que la auxilien.

Julio Cesar Camacho.
Periodista Venezolano
El Nuevo Herald
COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: