Mundo

Escandalo de abuso sexual podría implicar a Álvaro Uribe Vélez

04 de febrero 2018.

Un escándalo de violación sexual, uno de los delitos más atroces repudiables entre todas las transgresiones de los DDHH, podría salpicar al expresidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez.

La destacada periodista colombiana Claudia Morales publicó un articulo de opinión titulado ‘Una Defensa del Silencio’ publicado en el diario El Espectador, en el escrito plasmado por Morales, la comunicadora relata un terrible episodio en el cual fue ultrajada por su antiguo jefe, un repudiable ser que era y sigue siendo “Un hombre relevante en la vida nacional”.

En el artículo de opinión Morales cuestiona los ataques por redes sociales realizados contra la joven de 22 años Marcela González, quien retiró las denuncias de maltrato de genero de la cual fue victima, inflingidos por su novio Gustavo Rugeles, un conflictivo periodista vinculado a grupos neonazis y afecto al uribismo.

Morales relata los horrores y la intimidación que padecen las victimas de las agresiones sexuales y maltrato de genero que hacen que estas tiendan a guardar silencio ante la indefensión de un desigual e injusto sistema de leyes que hacer intocable a los poderosos.

La comunicadora Claudia Morales quien se ha desempeñado en varias y destacadas labores en el ejercicio del periodismo, trabajó como jefe de prensa internacional de la presidencia de Álvaro Uribe entre los años 2003 y 2004.

Claudia Morales: investigación por denuncia de abuso sexual

Claudia Morales Foto: León Darío Peláez / SEMANA

El Caso Marcela González

En el polémico artículo de opinión titulado ‘Una Defensa del Silencio’, la periodista colombiana Claudia Morales trata el caso de doble agresión sufrido por la joven Marcela González, doble por ser victima de su enajenado agresor Gustavo Rugeles y por quienes la condenaron severamente a través de redes sociales por su actitud de perdonar y publicar un video junto al neonazi vinculado al uribismo que la golpeo ( Gustavo Rugeles), sin evaluar la coacción de la cual puede estar siendo objeto en el estado de indefención en el que los buracraticos sistemas judiciales tienden a dejar a las victimas de la violencia de genero.

Sobre el caso la abogada Tatiana Dangond, en un artículo de opinión titulado ‘Llamarlo por su nombre’, publicado en El Heraldo, sostiene que el caso de Rugeles “Es la muestra de un patrón común en los operadores de justicia, una joven que acude con examen pericial en mano a interponer una denuncia de violencia intrafamiliar, y que luego, por la inoperancia de la justicia, queda nuevamente a merced de su agresor”. “Todos los argumentos que han expuesto a favor de Rugeles carecen de toda validez —afirma Dangond—, partiendo de aquel que supone una persecución por sus ideas políticas, hasta aquellos que pretenden hacernos creer que la violencia intrafamiliar debe correr la suerte del infortunado dicho de que ‘los trapitos sucios se lavan en la casa’”.

La joven Marcela González junto a su pareja y agresor, el periodista Gustavo Rugeles, vinculado a grupos neonazis y afecto al uribismo.

En el artículo de opinión titulado ‘Una Defensa del Silencio’, la comunicadora Claudia Morales señala: “…Lo que más me motivó a escribir fue el caso de Marcela González, pareja de un remedo de periodista nazi, agredida por él según su denuncia, el pasado 27 de diciembre. Leí tantas cosas horribles contra la mujer cuando a través de un video se retractó, que no pude evitar una profunda ira. A mí también me hubiera gustado que Marcela siguiera adelante con el caso, que no viviera más con el agresor y que empezara una vida distinta acompañada de un entorno social amable. Se activan mis miedos cuando la imagino en peligro y deseo que no tenga un final lamentable”.

“Pero, ¿quiénes somos para juzgarla? ¿Qué sabemos de ella? ¿Quién de los que opina en su contra conoce su entorno familiar? Una campaña como #Me Too debería servir para concientizar sobre la individualidad del ser, los matices de la existencia, las diferencias culturales y, por qué no, para defender como válido el silencio por el que algunos optamos. Los linchamientos en gavilla, cuando se trata de un ser abusado, duelen, desestimulan la denuncia y también a muchos los llena de vergüenza”.

El Caso Claudia Morales

El caso de agresión sufrido por la joven Marcela González motivó a que la periodista Claudia Morales revelara el traumatico caso de agresión sexual del cual fue victima:

Claudia Morales. Foto:Gustavo Torrijos – El Espectador

Una mujer joven termina su jornada laboral, llega a su hotel, se baña y se arregla para salir a cenar con una pareja de amigos. Alguien golpea en su habitación. Ella mira por el rabillo de la puerta, es su jefe. Abre, “Él” la empuja. Con el dedo índice derecho le ordena que haga silencio.

Le hace preguntas rápidas mientras la lleva hacia la cama. Ella, que siempre tiene fuerza, la pierde, aprieta los dientes y le dice que va a gritar. “Él” le responde que sabe que no lo hará. La viola.

La protagonista de la historia soy yo y al violador lo seguiré llamando “Él”. No presenté ni presentaré nunca una denuncia y voy a explicar por qué.

Cuando trabajé con “Él”, era un hombre relevante en la vida nacional. Ahora lo sigue siendo y, además, hay otras evidencias que amplían su margen de peligrosidad. Hoy, con 44 años, reviso el momento que tengo grabado como una foto y no me arrepiento de haber guardado silencio.

Para salir adelante, apelé a mi mente, a mi espiritualidad, al pudor y unos años después al abrazo de mi esposo y hace poco a los oídos solidarios de un par de colegas amigos y otros dos amigos que no son periodistas. Con ellos mi secreto está a salvo. No necesito más.

Cuando fui violada, además, vivía con mi familia una situación de dolor profundo, mi papá estaba en una posición laboral que yo debía proteger y mi vida profesional, una vez renuncié al lugar donde trabajaba con “Él”, era incierta. No existían las redes sociales y sentirse empoderado no era algo tan usual como lo es ahora gracias a esas plataformas.

Claudia Morales no revela el nombre del monstruoso y poderoso personaje que la agredió sexual, psicológica y emocionalmente, la periodista expone que no lo hara por temor,  a”El” y poderoso entorno que le confiere un halo de impunidad contra el cual la justicia colombiana jamas actuaría, “Él, era un hombre relevante en la vida nacional. Ahora lo sigue siendo y, además, hay otras evidencias que amplían su margen de peligrosidad”.

La periodista colombiana ha trabajado para destacadas figuras de la nación neogranadina entre las que podemos mencionar a Juan Carlos Pastrana, Julio Sánchez Cristo, Yamid Amat, Hernán Peláez y Álvaro Uribe Vélez.

A continuación el artículo de opinión Una Defensa del Silencio escrito por Claudia Morales y publicado por El Espectador:

El Espectador

Por: Claudia Morales

Una defensa del silencio

Una mujer joven termina su jornada laboral, llega a su hotel, se baña y se arregla para salir a cenar con una pareja de amigos. Alguien golpea en su habitación. Ella mira por el rabillo de la puerta, es su jefe. Abre, “Él” la empuja. Con el dedo índice derecho le ordena que haga silencio.

Le hace preguntas rápidas mientras la lleva hacia la cama. Ella, que siempre tiene fuerza, la pierde, aprieta los dientes y le dice que va a gritar. “Él” le responde que sabe que no lo hará. La viola.

La protagonista de la historia soy yo y al violador lo seguiré llamando “Él”. No presenté ni presentaré nunca una denuncia y voy a explicar por qué.

Cuando trabajé con “Él”, era un hombre relevante en la vida nacional. Ahora lo sigue siendo y, además, hay otras evidencias que amplían su margen de peligrosidad. Hoy, con 44 años, reviso el momento que tengo grabado como una foto y no me arrepiento de haber guardado silencio.

Para salir adelante, apelé a mi mente, a mi espiritualidad, al pudor y unos años después al abrazo de mi esposo y hace poco a los oídos solidarios de un par de colegas amigos y otros dos amigos que no son periodistas. Con ellos mi secreto está a salvo. No necesito más.

Cuando fui violada, además, vivía con mi familia una situación de dolor profundo, mi papá estaba en una posición laboral que yo debía proteger y mi vida profesional, una vez renuncié al lugar donde trabajaba con “Él”, era incierta. No existían las redes sociales y sentirse empoderado no era algo tan usual como lo es ahora gracias a esas plataformas.

Desde que empezó la campaña #MeToo revivió la necesidad de escribir sobre esto, pero sentía temor. Un miedo distinto al que tuve cuando “Él” me violó y que se transformó luego de ver los testimonios de mujeres que de forma valiente han empezado a hablar con dignidad (bueno sería oír también a los hombres abusados). Sin embargo, lo que más me motivó a escribir fue el caso de Marcela González, pareja de un remedo de periodista nazi, agredida por él según su denuncia, el pasado 27 de diciembre.

Leí tantas cosas horribles contra la mujer cuando a través de un video se retractó, que no pude evitar una profunda ira. A mí también me hubiera gustado que Marcela siguiera adelante con el caso, que no viviera más con el agresor y que empezara una vida distinta acompañada de un entorno social amable. Se activan mis miedos cuando la imagino en peligro y deseo que no tenga un final lamentable.

Pero, ¿quiénes somos para juzgarla? ¿Qué sabemos de ella? ¿Quién de los que opina en su contra conoce su entorno familiar? Una campaña como #Me Too debería servir para concientizar sobre la individualidad del ser, los matices de la existencia, las diferencias culturales y, por qué no, para defender como válido el silencio por el que algunos optamos. Los linchamientos en gavilla, cuando se trata de un ser abusado, duelen, desestimulan la denuncia y también a muchos los llena de vergüenza.

Si usted, hombre o mujer, tiene el coraje y está rodeado de un entorno solidario, denuncie. Celebraré siempre que desgraciados como “Él” y otros abusadores sean visibilizados y castigados. La revelación de mi historia es una defensa del silencio y un llamado a entender que cada uno de quienes hemos sido abusados tenemos mundos distintos. Este texto también es una forma de invitarlos a callarse cuando no haya nada bueno por aportar y tengan la tentación de juzgar.

*Periodista.

@ClaMoralesM

Imagen relacionada

“Lo oyen y lo ven todos los días, a quien ningún escándalo lo afecta… Es capaz de muchas cosas… Ha demostrado que nada de lo que ocurra a su alrededor le puede hacer daño, ya que tiene todo el poder para salirse con la suya”. Claudia Morales sobre su agresor.

La periodista Claudia Morales ha trabajado junto a reconocidos personajes en Colombia como: Juan Carlos Pastrana, Julio Sánchez Cristo, Yamid Amat, Hernán Peláez y Álvaro Uribe Vélez.

La periodista Maaría Antonia Pardo, en una nota publicada por los medios Las 2orillas y Diablo Viejo señala: “Concluyen lo que ya todos han oído: que es posible que el sujeto que violó a Claudia Morales sea nada más y nada menos que el poderosísimo Álvaro Uribe Vélez, el único de todos los sospechosos que podía perjudicar la carrera del padre de Claudia, un militar de Las Fuerzas Armadas, y del único que ella ha dicho públicamente en varias ocasiones que le tiene pavor (hay al menos un tuit del año 2015 y una columna de opinión del año 2017 que dan fe de ese temor).

Era previsible el interés que despertaría la declaración de Morales, porque la baraja de sus posibles atacantes no incluía a ningún perico de los palotes. Allí, en esa lista cortísima donde sí o sí estaría el violador, según las propias pistas entregadas por la víctima, las opciones eran dos y nada más que dos: o la violó un director de un medio de comunicación, o lo hizo un expresidente de la República en uno de sus dos gobiernos. ¿Entendemos la gravedad del asunto, lo que implica para el país y para todos los colombianos que el violador suelto sea un político que hace parte del poder ejecutivo o un periodista que hace parte del cuarto poder?”.

Claudia Morales en una ronda de preguntas posterior a la publicación del articulo de opinión donde revelaba que fue abusada sexualmente por un ex jefe señaló dio nuevas pistas sobre el agresor: “Lo oyen y lo ven todos los días, a quien ningún escándalo lo afecta… Es capaz de muchas cosas… Ha demostrado que nada de lo que ocurra a su alrededor le puede hacer daño, ya que tiene todo el poder para salirse con la suya”.

Reacción de la prensa internacional:

Destacados medios colombianos como El Espectador, Semana, Blu Radio, Las 2orillas, La Silla Vacia, W Radio, entre otros y medios internacionales como Le Monde, Russia Today y el periodista norteamericano Jon Lee Anderson, de The New Yorker, han realizado una amplia cobertura del caso Claudia Morales que pudiera implicar a Álvaro Uribe Vélez

El comunicador Jon Lee Anderson, uno de los periodistas más destacados de la revista The New Yorker, publicó en su cuenta twitter: “#YoTambién es el equivalente en América Latina de #MeToo. En Colombia se está produciendo un ruido en medios sobre violaciones presuntamente cometidas por el expresidente Álvaro Uribe Vélez”. “Ex-Presidente Uribe han dejado una fuerte impresión de que las acusaciones de violación contra él son verdaderas. Protección principal de Uribe es el miedo que inspira en muchos colombianos debido a sus estrechos vínculos con personas implicadas en los grupos paramilitares derechistas”.”Una periodista y un ex Presidente recordaron Colombia por qué las víctimas de violación sufren en silencio”

Resultado de imagen para Jon Lee Anderson

Jon Lee Anderson

La publicación francesa Le Monde tituló: En Colombia, el ex presidente Álvaro Uribe es sospechoso de violación.

La periodista Claudia Morales relata una violación. El suyo. Los hechos, dice ella, se remontan a varios años atrás. Su atacante es “una figura importante en la vida nacional” cuyo nombre ella elige callar. Claudia Morales defiende el “derecho al silencio” de las víctimas de acoso sexual. Se lanza el debate y se filtra el currículum de Claudia Morales. En las redes sociales, se especula, la lista de sus empleadores y circula el nombre del ex presidente Alvaro Uribe no está fijada. El miércoles 24, un tweet del periodista estadounidense Jon Lee Anderson convirtió el rumor en noticias internacionales. “#Yotambien es el equivalente latinoamericano de #metoo. El murmullo de los medios en Colombia sobre las violaciones presuntamente cometidas por el ex presidente Álvaro Uribe “…El Sr. Uribe luego denuncia un “ataque político grosero”…“Nada obliga a Claudia Morales a romper su silencio, ni siquiera la inmensa duda que se cierne sobre si Alvaro Uribe la violó. Pero una aclaración de su parte nos evitaría esta desagradable discusión y nos ayudaría a volver al tema real que es el del poder y el acoso sexual “, considera el periodista Daniel Pacheco.

¿Por qué Claudia Morales se niega a dar el nombre de su atacante? “Debido a que no soy Salma Hayek y aquí en Colombia, no tenemos justicia comparable a la de los Estados Unidos”, dijo en la radio. Se han presentado más de 18,000 casos de violación en Colombia en 2017. Más del 90% han sido despedidos.

Sobre la base del testimonio de la Sra. Morales, la fiscalía tomó el caso. La investigación fue confiada a la oficina de delitos sexuales en Bogotá. Marie Delcas. Le Monde.

RT: Así evitó Uribe responder a una pregunta sobre la violación de una periodista

Claudia Morales escribió un artículo en un medio local en el que denunciaba abusos sexuales por parte de un hombre relevante en Colombia.

El expresidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, evitó referirse al caso de la presunta violación padecida por la periodista local Claudia Morales, cuando un reportero de aquel país le consultó si había leído la columna publicada en El Espectador, donde la comunicadora difunde su caso de abuso sexual. 

Vale destacar que la escritora trabajó en la oficina de prensa de Uribe. Por ello el legislador se encuentra envuelto en una gran polémica al ser relacionado con el escándalo sexual. Por su parte, el senador se vio obligado a escribir un comentario en su cuenta de Twitter donde manifiesta su buen trato con las mujeres. A su vez, la periodista de 44 años recibió grandes muestras de apoyo en las redes, pero también fue criticada por no aclarar el nombre del agresor. RT.

La reacción de Álvaro Uribe

El pasado 24 de enero el expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, para quien la periodista Claudia Morales trabajó siendo su jefe de prensa internacional entre los años 2003 y 2004, reaccionó visiblemente incomodo cuando un reportero le preguntó si había leído el artículo de opinión ‘Una Defensa del Silencio’ publicado en El Espectador, donde Morales difunde su caso de abuso sexual, el expresidente y actual senador le dio palmadas en el hombro al comunicador que realizó la pregunta finalizando abruptamente el diálogo con la prensa, expresando: “Muchachos, queridos, seguimos hablando de nuestros temas. No tengo ninguna idea de lo del expresidente Lula”.

Horas más tarde el Senador y líder del partido político Centro Democrático  escribió en su cuenta twitter: “Omito comentar sobre el burdo ataque político,he sido decente con las mujeres a lo largo de mi vida. Nuestra oficina de prensa debe publicar viajes presidenciales en cuya comitiva estuvo la señora, nombre de las personas que estaban a cargo de la seguridad y sus obligaciones”.

Importantes personajes de la política colombiana  como los candidatos presidenciales, Ivan Duque, Marta Lucia Ramírez y Alejandro Ordoñez salieron en defensa del expresidente colombiano. El candidato presidencial por el partido político de Álvaro Uribe, el Centro Democrático, Ivan Duque afirmó, “Meto las manos a la candela por Álvaro Uribe”, “Es un hombre honorable, nosotros como partido y yo como candidato presidencial y como amigo me hago moler por la honorabilidad de Álvaro Uribe”, “Jon Lee Anderson que claramente hace unas sindicaciones irresponsables, miserables”.

La exministra de defensa y candidata a la presidencia Marta Lucia Ramírez aseveró: “Fui Ministra de Defensa del Presidente Álvaro Uribe. Doy fe de su trato respetuoso hacia nosotras las mujeres, reconociendo nuestra capacidad de transformar y liderar el país desde todos los frentes. Vi un hombre respetuoso de su esposa y su familia”.

Pos su parte el ultraconservador Alejandro Ordoñez, sin duda el más extremista de la coalición que pretende un candidato único con la alianza Pastrana-Uribe señaló energicamente: “Así como merece respeto el silencio de la periodista Claudia Morales, merece respeto la honorabilidad del presidente Álvaro Uribe. No tienen derecho quienes señalan una presunta violación, pero guardan silencio cómplice frente a la violencia sexual contra las niñas de las Farc”.

 

 

Este lunes publicaremos la segunda parte de este reportaje donde detallaremos meticulosamente los posibles vínculos del exmandatario colombiano Álvaro Uribe Velez con el caso Claudia Morales, los argumentos de su defensa y las últimas declaraciones de la periodista.

Rortz.

Con información de El Espectador, Semana, Blu Radio, Las 2orillas, La Silla Vacia, W Radio, Diablo Viejo/ Le Monde/ El Heraldo/ RT.

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: