Política

4F: El día que el DISIP Mario Rocco ejecutó a 4 estudiantes universitarios y a un distinguido del Ejército, 26 años de impunidad

04 de febrero 2018.

Transcurre el cuarto dia del mes de febrero, en desarrollo una rebelión militar que busca derrocar al Presidente de la República, Carlos Andrés Pérez, el año 1992.

La rebelión no logró sus objetivos y los sublevados deponen las armas. Entre los oficiales que comandan el Movimiento Bolivariano se encuentran, principalmente, cinco tenientes coroneles Ejército de Venezuela : Hugo Chávez Frías, Francisco Arias Cárdenas, Yoel Acosta Chirinos, Jesús Miguel Ortiz Contreras y Jesús Urdaneta Hernández.

La cantidad de vidas perdidas esa fecha aun no se ha determinado con exactitud y como es frecuente en nuestras naciones es posible que jamas llegue a determinarse, los medios de comunicación aseguraban que la cantidad de víctimas fatales superaba el centenar, sin embargo el Ministro de Defensa de la época, General Fernando Ochoa Antich, asegura en su libro “Así se rindió Chávez” que el 4-F hubo 39 personas fallecidas.

Las ejecuciones extrajudiciales tienden a ser una característica de las fuerzas regulares de todos los Estados, violentando los DDHHH,  Venezuela a lo largo de su historia contemporánea no ha sido la excepción, ese 4-F el estado Carabobo presenció el criminal accionar de la Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP) cuyos funcionarios procedieron a ejecutar extrajudicialmente a 4 estudiantes universitarios que respaldaban la asonada que buscaba deponer al gobierno de Carlos Andrés Pérez.

LA MASACRE

“Ángel Ruiz fue obligado a arrodillarse y luego ejecutado de un balazo en la espalda”

En medio de la sublevación, un nutrido grupo de universitarios llegó al fuerte Paramacay para brindarle respaldo a los militares chavistas y ponerse a su plena disposición, es allí cuando civiles, militares y estudiantes formaron una caravana en respaldo al movimiento MBR-200 conformada por dos unidades de transporte de la UC se dirigieron a los barrios pobres ubicados en la zona sur de Valencia con la finalidad de sumar apoyo activo a la rebelión,.

Tiempo después la caravana conformada en su mayoría por estudiantes es interceptada cerca del módulo policial del barrio Canaima, un grupo de funcionarios de la policía estatal, DISIP y Fuerzas Armadas abre fuego contra los jóvenes.

En un doloroso episodio del siglo XX venezolano conocido como la Masacre de Canaima, Tres jóvenes y una muchacha todos estudiantes universitario fueron asesinados, los caidos  fueron identificados como José Zerpa Miota (ingeniería eléctrica UC), Gilberto José Peña (Tecnológico de Valencia) , Ángel Alberto Ruiz (Educación de la UC) y Columba Guadalupe Rivas, además del distinguido del Ejército, José Depablo.

“Pese a que dijimos que no queríamos enfrentarnos a ellos, la gente de la Disip nos respondió con ráfagas de tiros. Allí cayó herido el soldado José Depablos, que estaba a favor del levantamiento. Incluso, en una foto (del fotógrafo Cesar Pérez) aparece él con la mano en alto en señal de que se encontraba vivo. El DISIP Mario Rocco lo asesinó. Yo estaba cerca”

El joven estudiante Wilfredo Bermúdez, formaba parte de los estudiantes de la Universidad de Carabobo que respaldaban a los militares chavistas, “En esa época tenía 26 años y estudiaba en la Facultad de Ciencias de la Salud en la Universidad de Carabobo. Habíamos emprendido una lucha por la situación de los cupos para los muchachos que no podían entrar a esa institución”. “Los militares estaban en la calle y nos sorprendieron por lo que un centenar de estudiantes decidimos acercarnos a la Brigada Blindada para formar un grupo cívico militar y hacerle consignas al pueblo, sobre todo en la zona sur de Valencia. Había que decirle a la gente que era un Movimiento Bolivariano en pro de la recuperación de la patria”.

“Cuando ya sentía la mano del funcionario de la DISIP sobre la nuca, llegó un helicóptero de la Guardia Nacional, se bajó un coronel y fue el que detuvo la matazón que estaba haciendo Mario Rocco”.

Wilfredo Bermúdez asevera, “Nosotros íbamos gritando consignas. Para que la gente entendiera que ese levantamiento era a favor del pueblo. Cuando llegamos al módulo Canaima -al que conozco muy bien porque presté servicio de vacunación allí como estudiante de Enfermería- recibimos una ráfaga de tiros”. “Eso nos obligó a salir de las camionetas, a salir de los buses. La gente empezó a esconderse en las casas circunvecinas del sector. Quedamos atrapados tras un caucho de la camioneta del sargento Viloria y yo. Hubo unos compañeros que con tiros de escopetas nos cubrieron y logramos pasar de ahí a las casas de una esquina”. “Pese a que dijimos que no queríamos enfrentarnos a ellos, la gente de la Disip nos respondió con ráfagas de tiros. Allí cayó herido el soldado José Depablos, que estaba a favor del levantamiento. Incluso, en una foto (del fotógrafo Cesar Pérez) aparece él con la mano en alto en señal de que se encontraba vivo. El DISIP Mario Rocco lo asesinó. Yo estaba cerca”. El sargento Viloria  (parte de los militares sublevados) salió de la zona porque fue rescatado por un camión militar.

“Rocco levantó a José Zerpa Miota que estaba de primero. Lo arrodilló y le disparó por la espalda”.

Bermúdez explica, “A fuerza de tiros, bombas lacrimógenas controlan el perímetro. Todos quienes estábamos en las casas salimos con las manos en alto y por supuesto, sin armamento. Un fotógrafo de nombre Cesar Pérez gritó que era periodista y con él empezó a salir la gente desarmada. De esa manera fue que salimos en fila india”.

Resultado de imagen para disip

Bermudez relata como una vez detenidos clamaba por su vida ante la frialdad de los funcionarios de la DISIP quienes de forma sádica los torturaron en plena calle, “Cuando estábamos boca abajo acostados en el piso, detenidos, llegó el DISIP Mario Rocco, vestido de civil, con franela blanca”.

Rocco gritó: ‘¡vamos a matarlos a todos porque fueron suspendidas las garantías!’”.

Él tenía un arma larga. Rocco levantó a José Zerpa Miota que estaba de primero. Lo arrodilló y le disparó por la espalda. Recuerdo que Rocco golpeó al segundo que estaba ahí, y a mí me hirió con la culata de arma larga. Rocco gritó: ‘¡vamos a matarlos a todos porque fueron suspendidas las garantías!’”.

Bermúdez afirma que su compañero Ángel Ruiz fue obligado a arrodillarse y luego ejecutado de un balazo en la espalda, ante el dolor de ver a su compañero vilmente asesinado advirtió que sería el próximo estudiante a ser pasado por las armas; “Cuando ya casi sentía la mano del funcionario de la DISIP sobre la nuca, llegó un helicóptero de la Guardia Nacional, se bajó un coronel y fue el que detuvo la matazón que estaba haciendo Mario Rocco”.

Bermudez asegura Gilberto José Peña también fue ejecutado por el inspector Mario Leonardo Rocco Hernández, “No mató a más gente porque llegó un helicóptero con un oficial de la Guardia Nacional y puso orden”.

Columba Rivas Bracho.

Se presume que la joven estudiante, Columba Rivas Bracho fue asesinada con un tiro de gracia dentro de un autobús en la vía a Tocuyito. Sonia Bracho, madre de Columba afirma sobre su hija “Ofrendó su vida a los 22 años de edad, para dar paso a la Revolución Bolivariana, dejo el aula de clases y salió a la calle, y junto a otros estudiantes a manifestar su descontento por la profunda crisis que atravesaba Venezuela, producto de la degradación del sistema político y la grave situación económica, que había sumido a la población en los niveles mas bajos de pobreza, analfabetismo y productividad”.

Se presume que la joven estudiante, Columba Rivas fue asesinada con un tiro de gracia dentro de un autobús en la vía a Tocuyito

El fotógrafo Nelson Maya relata que los militares sublevados que tomaron el fuerte Parmacay recibieron el respaldo de un gran número de estudiantes de la Universidad de Carabobo (UC). Las alumnos de esta casa se desplegaron por la avenida Universidad de Naguanagua.

El comunicador señala que en horas de la mañana, dos autobuses de la UC partieron cargados de jóvenes hacia la zona sur de Valencia, para convocar al pueblo a fin de que respaldara la operación. “Muchos de los muchachos felicitaron a los oficiales y se pusieron a la orden para ayudar”. “Dos camionetas militares y un autobús verde se internaron por los barrios pobres de la ciudad. Antes, con la ayuda de unos soldados, la multitud irrumpió en una tienda deportiva a objeto de apertrecharse con escopetas”. El fotógrafo explica que los autobuses llenos de estudiantes fueron interceptados, en el sector del módulo Canaima, por funcionarios de la policía de Carabobo, “Se generó un enfrentamiento, en el cual murieron tres policías y un soldado”.

“El nombre del joven era Ildemaro Zerpa Miotta. El inspector alias David (Mario Leonardo Rocco Hernández) le disparó en la cabeza. La otra fallecida de esa jornada, con otro disparo, fue Columba Rivas”.

Nelson Maya cuenta, “Los estudiantes salieron en estampida a refugiarse en las casas de las adyacencias. Otros policías y efectivos de la DISIP detuvieron a dos universitarios. Los asesinaron en una camioneta y les colocaron las escopetas en las manos. A media cuadra, la DISIP disparó contra una vivienda y lanzó una granada. De allí salió un estudiante con una periodista. El nombre del joven era Ildemaro Zerpa Miotta. El inspector alias David (Mario Leonardo Rocco Hernández) le disparó en la cabeza. La otra fallecida de esa jornada, con otro disparo, fue Columba Rivas”.

Monumento en honor a José Zerpa Miota, Gilberto José Peña, Ángel Alberto Ruiz, Columba Guadalupe Rivas Bracho.

La ejecución del distinguido del Ejército, José Depablo.

César Pérez, fotógrafo de El Carabobeño, presenció el asesinato del distinguido del Ejército José Depablos, el 4 de febrero de 1992, presuntamente a manos del para entonces disip Mario Rocco. También asegura haber sacado vivo de una casa de las adyacencias del módulo Canaima al estudiante José Zerpa Miota, a quien luego consiguió asesinado.

Resultado de imagen para asesinato del distinguido del Ejército José Depablos

“Me resguardé en una esquina. En ese momento, entra la camioneta. Rocco le dice al muchacho que se ponga de rodillas para que no se viera. El muchacho le dice que no se va arrodillar y se para firme. Entonces, Rocco le tiró una ráfaga y lo mató”.

Cesar Pérez señala que cuando los rebeldes estaban rendidos en la zona sur de Valencia, parroquia Miguel Peña, en las inmediaciones del Módulo Canaima, “Un guardia le dice a Rocco: ‘este (que estaba en el piso) es un soldado, estaba en la vaina’. ‘Ah, bueno, tráemelo para acá’, dijo Rocco. Rocco me grito: vete de aquí. Incluso, me tiró un plomazo. Me retiro. Pero tenía los lentes largos (de la cámara). El tipo sabía que yo le iba a hacer la foto. Le dijo a un guardia nacional que metiera una camioneta picó para que me tapara el ángulo de visión”,  “Me resguardé en una esquina. En ese momento, entra la camioneta. Rocco le dice al muchacho que se ponga de rodillas para que no se viera. El muchacho le dice que no se va arrodillar y se para firme. Entonces, Rocco le tiró una ráfaga y lo mató”.

“Saqué a este muchacho que estaba vivo, que estaba bastante nervioso. Le digo: ‘ponte las manos en la nuca’. Él abraza a mi compañera (periodista). En ese momento ella me pidió agua. Fuimos por agua porque había entregado a todas esas personas vivas. Pero escuché un plomazo. Cuando salgo del módulo estaba Zerpa Miota muerto”, “Rocco estuvo siempre ahí. Había dos estudiantes que estaban en la camioneta picó, que son los dos primeros muertos. Tengo una foto en la que se perciben en la camioneta las manos sosteniendo sus escopetas. Esos muchachos habían empezado a correr, brincaron una cerca y quedan allí. La Disip les llegó cerquita. Me imagino que les llegaron y los remataron dentro de la camioneta. Los masacraron”.

En la próxima edición la segunda parte del reportaje: 4F: El día que el DISIP Mario Rocco ejecutó a 4 estudiantes de la Universidad de Carabobo y a un distinguido del ejército, 26 años de impunidad, donde mostraremos más testimonios de la masacre del Canaima y detallaremos como Mario Rocco vive plenamente protegido por un manto de impunidad en el reino de España.

Rortz.

Fuentes Consultados: Últimas Noticias /Misión Verdad /Aporrea, /AVN/ Hemeroteca Nacional/ “Así se rindió Chávez”de Fernando Ochoa Antich.

 

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: