Mundo

Tribunal brasileño confirma culpabilidad de Lula da Silva y lo condena a 12 años de cárcel

El Tribunal Regional de la Cuarta Rehgión (TRF4) de Brasil, ratificó la condena contra el expresidente y candidato del Partido de los Trabajadores (PT) Luiz Inácio Lula da Silva, meses antes de las elecciones presidenciales que se llevan a cabo en el país suramerticano.

El tribunal de apelaciones brasileño ratificó por unanimidad la condena por corrupción pasiva y lavado de dinero dictada contra él en julio de 2017,y aumentó la pena hasta los doce años y un mes de prisión.

Lula aspira a presentarse a las elecciones generales de octubre de 2018 y el fallo por unanimidad de los tres jueces de un tribunal regional de Porto Alegre compromete seriamente sus opciones de competir por la presidencia. Pese a que figura con ventaja en todas las encuestas, la decisión judicial podría acabar con sus aspiraciones.

Lula y sus abogados han anunciado que apelarán y el exmandatario aseguró que, fuese cual fuese el dictamen de los jueces, mantendría su candidatura.

Según Katty Watson, corresponsal de la BBC en Sudamérica, “el proceso de apelación le servirá para ganar tiempo y permanecer en la carrera unos meses más, pero una nueva condena criminal hace que un nuevo mandato de Lula parezca mucho menos probable”.

Los tres jueces en la corte de apelaciones dijeron que el exmandatario había incumplido la ley al aceptar sobornos por valor de US$1,1 millones de la constructora OAS, una de las empresas implicadas en el escándalo conocido como “Lava Jato”. De esta forma se confirma la sentencia de primera instancia del juez de la 13ª Corte Federal de Curitiba, Sergio Moro, quién está a cargo de la mega causa conocida como Lava Jato (‘lavado a presión’, en español). Esta investigación reveló una trama de corrupción alrededor de la empresa estatal brasileña de petróleos Petrobras y una larga lista de sobornos pagados a dirigentes políticos por el gigante de la construcción Odebrecht.

Una larga investigación reveló una trama de corrupción alrededor de la empresa estatal brasileña de petróleos Petrobras que contempla sobornos pagados a dirigentes políticos.

Lula Da Silva fue condenado en el año 2017 por aceptar un lujoso departamento a cambio de beneficiar a la constructora OAS, con con contratos de la estatal. En el juicio celebrado en julio de 2017 el expresidente fue sentenciado por aceptar un lujoso departamento a cambio de beneficiar a la constructora OAS, con contratos de la estatal Petrobras. La adjudicación del inmueble, frente a la playa en el Condominio Solaris en Guarujá (municipio del estado de San Pablo), se habría llevado a cabo a través de familiares de Lula. En la denuncia recibida por el juez Moro y avalada por este, se acusó a la empresa OAS de haber pagado a otra compañía para resguardar bienes de Da Silva mientras estuvo en la presidencia.

Si bien la legislación contempla la posibilidad de que Lula sea puesto en prisión de manera inmediata, resulta poco probable debido a los distintos recursos de apelación que puede presentar. No obstante, la sentencia supone -de hecho- una inhabilitación para presentarse a las elecciones.

Esto debe ser confirmado por el Tribunal Electoral pero la ley del país sudamericano establece que los condenados por corrupción no pueden aspirar a cargos públicos. De allí la campaña de distintas organizaciones populares que sostienen la consigna de que “Sin Lula, es fraude”, en alusión a los comicios presidenciales de este año.

“Si fuese condenado, es probable que la Justicia Electoral lo declare inelegible” después que presente su candidatura, como máximo, el próximo 15 de agosto, dijo a la AFP Henrique Neves da Silva, exintegrante del Tribunal Superior Electoral de Brasil.

Luiz Inácio Lula da Silva afirmó el martes ante miles de seguidores en Porto Alegre (sur) que solo “la muerte” lo apartará del combate político, en vísperas de un juicio por corrupción que amenaza su participación en las elecciones de octubre.

“Solo una cosa me sacará de las calles de este país, y será el día de mi muerte. Hasta ese momento lucharé por una sociedad más justa. Cualquiera sea el resultado del juicio, seguiré luchando por la dignidad del pueblo”, proclamó el ex mandatario de izquierda (2003-2010).

“Lula, guerrero del pueblo brasilero”, gritó la multitud vestida de rojo cuando el exlíder sindical, de 72 años, tomó la palabra en el palco, junto a la expresidenta Dilma Rousseff (2011-2016) y a los principales dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT).

“No voy a hablar hoy aquí de mi proceso ni de la justicia, porque tengo abogados competentes que ya probaron mi inocencia (…). Vengo aquí a hablar de Brasil”, afirmó al defender su candidatura para los comicios presidenciales de octubre, en los que parte como favorito según todas las encuestas. “Tengo la tranquilidad de los inocentes, de los que no cometieron ningún crimen. ¿Ellos tienen miedo de que regrese? Tienen miedo por las cosas buenas que hicimos”, manifestó.

 

K. Camacho

Con Información de AFP/ BBC MUNDO/ Telesur/ RT/ EFE

 

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: