Mundo

Julian Assange recibió nacionalidad ecuatoriana

10 de enero 2018.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien vive exiliado en la embajada de Ecuador en Londres desde hace más de cinco años, obtuvo la nacionalidad ecuatoriana.

Assange ha obtenido una cédula que acredita su ciudadanía ecuatoriana y posee un código correspondiente a la provincia de Pichincha. El número de la cédula de Assange es el 1729926483. Además, este activista también poseería un pasaporte. Los datos personales de Julian Assange se encuentran en la base de datos del Registro Civil de Ecuador e incluyen un documento de identidad con ese número.

El ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador ha emitido un comunicado oficial en el que ni confirma ni desmiente la concesión de la nacionalidad ecuatoriana al australiano. En la nota el Gobierno reitera que continuará “buscando soluciones, en estricto apego a las normas y procedimientos del derecho internacional, en coordinación con el Reino Unido, país con el que se mantienen las mejores relaciones de amistad y cooperación.

Assange permanece desde hace cinco años en la embajada de Ecuador en Londres. Este mismo miércoles las autoridades del país habían comunicado que estaban analizando la posibilidad de que un tercer país o una personalidad mediara en la búsqueda de una solución definitiva para el caso del fundador de WikiLeaks, al considerar su situación humanamente “no sostenible”.

“Tenemos un enorme interés de lograr una solución definitiva para el caso Assange y para que eso ocurra, estamos en permanente diálogo con el Gobierno del Reino Unido (…) y estamos explorando varias opciones para encontrar una salida a esta situación”, reveló la canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa.

Assange recibió asilo diplomático por parte de Ecuador en 2012 para evitar ser extraditado a Suecia, país que lo reclamaba para juzgarlo por delitos sexuales contra dos de sus ciudadanas.

Aunque Suecia archivó la investigación por denuncias sexuales, el Reino Unido anunció que lo arrestaría si sale de la sede diplomática, probablemente para extraditarlo a Estados Unidos, donde podría ser condenado, inclusive, a la pena capital, por publicar en su portal documentos secretos militares y diplomáticos sobre las guerras en Irak y Afganistán.

El fundador de WikiLeaks recibió su cédula ecuatoriana el pasado 21 de diciembre, aunque esa información no se había hecho pública hasta el momento.

Captura de pantalla / servicios.registrocivil.gob.ec.

De esta forma, Assange, australiano de nacimiento, perdería la condición de asilado que obtuvo en 2012, puesto que un país no puede conceder asilo a sus propios ciudadanos. Pero no perdería la protección que le ha otorgado Ecuador todos estos años ya que, como nacional suyo, el país puede hacer uso de la protección diplomática.

La noticia se conoce apenas un día después de que la ministra de Exteriores de Ecuador, María Fernanda Espinosa, revelara que el nuevo Gobierno de Lenín Moreno busca una mediación internacional para resolver la “insostenible” situación de Assange.

Esta misma tarde el Assange publicó una imagen en su perfil de Twitter en el que aparecía vistiendo la camiseta de la selección ecuatoriana.

El fundador de WikiLeaks lleva cinco años recluido en la embajada de Ecuador en Londres

Assange en la embajada de Londres

Assange cumplió el verano pasado cinco años recluido en la sede diplomática ecuatoriana en Londres, donde se encuentra asilado desde el 19 de junio de 2012. Ese día, el entonces canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, leyó en Quito una carta enviada por Assange a Rafael Correa, entonces presidente de ese país andino, en la que le solicitaba el asilo.

“La persecución de la que soy objeto en distintos países deriva no sólo de mis ideas y mis acciones sino de mi trabajo al publicar información que compromete a los poderosos, de publicar la verdad y con ello desenmascarar corrupción y graves abusos a los derechos humanos alrededor del mundo”, decía en la carta leída por Patiño.

El activista era requerido desde 2010 por las autoridades suecas debido a las acusaciones, que él niega, de dos mujeres por supuesto abuso sexual, pero Suecia archivó la causa al no poder avanzar en la investigación.

Aún así, sigue asilado por temor a ser arrestado por las autoridades británicas y deportado a EE.UU., donde teme ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos de carácter confidencial que mostraron al mundo violaciones de DDHH ejecutadas por el Ejercito de EEUU.

K. Camacho.

EFE/ AFP/ RT/ La Vanguardia/Cancillería de Ecuador

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Cliquea para comentar

Déjanos tu opinión

Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: