Mundo

EEUU reconoce triunfo fraudulento de Juan Orlando Hernández en Honduras

23 de diciembre 2017.

Estados Unidos ratificó su doble moral en la diplomacia internacional y en un acción repudiable reconoció la reelección en Honduras del presidente Juan Orlando Hernández, a todas luces caracterizada por marcadas irregularidades y la tergiversación de la voluntad del pueblo centroamericano.

El cuestionado proceso electoral hondureño del 26 de noviembre se caracterizó por evidentes irregularidades, después que el conteo de votos fuera detenido abruptamente cuando el candidato opositor Salvador Nasralla lo lideraba. Tanto la Organización de Estados Americanos (OEA) como la Unión Europea hallaron falencias en el proceso que, según estas entidades, cuestionaban los resultados.

El gobierno de Donald Trump no había reconocido aún el triunfo de Hernández, pero una fuente del Departamento de Estado dijo esta semana no haber visto “nada que altere” el resultado anunciado por el TSE.

“Felicitamos al presidente Juan Orlando Hernández por su victoria en las elecciones presidenciales del 26 de noviembre, como lo declaró el Tribunal Supremo Electoral”, dijo la portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Heather Nauert, “Hacemos un llamado al TSE para que revise de manera transparente y completa cualquier impugnación presentada por los partidos políticos”, “Los resultados apretados de las elecciones, las irregularidades identificadas por las misiones observadoras de la OEA y la UE, y las fuertes reacciones de los hondureños de todo el espectro político resaltan la necesidad de un diálogo nacional vigoroso”, “Se debería emprender un esfuerzo significativo a largo plazo para sanar la división política en el país y promulgar las muy necesarias reformas electorales”. “Instamos a los ciudadanos o partidos políticos hondureños que impugnan el resultado a atenerse a los medios previstos por la ley hondureña. Reiteramos la exhortación a todos los hondureños a que se abstengan de la violencia. El gobierno debe asegurar que los servicios de seguridad hondureños respeten los derechos de los manifestantes pacíficos, incluido el asegurar la rendición de cuentas ante cualquier violación de esos derechos”.

Los primeros resultados reportados por el tribunal electoral después de la elección del 26 de noviembre mostraban a Nasralla a la cabeza por un margen amplio, con casi el 60% de los votos contados. Las actualizaciones públicas del recuento cesaron misteriosamente durante más de un día y, al reanudarse, esa ventaja disminuyó constantemente hasta volverse favorable a Hernández. El TSE declaró el domingo pasado ganador a Hernández tras tres semanas de demoras, incertidumbre, acusaciones de la oposición de “robo monumental” y violentas manifestaciones callejeras, que dejaron al menos 12 muertos según expertos de la ONU y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El jueves, un grupo de 20 legisladores demócratas pidió al secretario de Estado Rex Tillerson que apoye la repetición de los comicios en vista de las irregularidades halladas por los observadores. También le pidieron que denuncie lo que llamaron el “uso excesivo de fuerza” por parte de las fuerzas de seguridad que reprimieron las protestas callejeras. La policía hondureña ha confirmado 17 muertes, pero la oposición y el Comité de Detenidos y Desaparecidos, una organización no gubernamental, dicen que al menos 24 personas han muerto en tres semanas de disturbios. Las protestas continuaron el viernes, en las que algunos manifestantes arrojaron piedras contra policías, los cuales respondieron con gas lacrimógeno.

Por su parte la Administración de Juan Orlando Hernández aseguró que dió inició el miércoles a un proceso de diálogo con diferentes sectores para tratar de restablecer la paz y el jueves reafirmó su llamado a conversar con sus opositores, que lo rechazan asegurando que busca “legitimarse” después del “fraude” electoral.

Más de 3.000 personas colmaron las calles el jueves frente a la embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa, encabezados por el expresidente Manuel Zelaya, derrocado en 2009 y coordinador de la izquierdista Alianza de Oposición Contra la Dictadura, que postuló a Salvador Nasralla a la presidencia. Nasralla, que viajó esta semana a Washington para reunirse con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y funcionarios del Departamento de Estado para presentar “pruebas” del “grosero robo” electoral que denuncia, dijo a AFP que acepta dialogar con Hernández, pero para fijar una nueva votación. Legisladores opositores en Estados Unidos cuestionaron el jueves a la administración Trump por su “inadecuada” respuesta a la crisis post-electoral en Honduras y apoyaron la propuesta del secretario general de la OEA de celebrar nuevos comicios. Los congresistas recordaron que la estabilidad en Honduras, así como en otros países de Centroamérica, es “de interés nacional” para Estados Unidos, cuyos contribuyentes invirtieron cientos de millones de dólares en programas de asistencia a la región.

Salvador Nasralla: Estados Unidos se convierte en corresponsable de las violaciones de derechos humanos que siga cometiendo el gobierno de Juan Orlando Hernández

El candidato de la Alianza de Oposición Contra la Dictadura, Salvador Nasralla repudió la el reconocimiento que la Administración Donald Trump confirió a la “fraudulenta” reelección del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, “El departamento de Estado no obra por justicia, obra por intereses político-ideológicos”, “Estados Unidos se convierte en corresponsable de las violaciones de derechos humanos que siga cometiendo el gobierno de Juan Orlando Hernández”. “Ellos saben lo que tienen aquí en Honduras. No quieren tener una persona honesta. Desafortunadamente, se guían por sus intereses de país”. “NADIE DEBE OBEDIENCIA A UN GOBIERNO USURPADOR, VAMOS A SEGUIR CON TODAS NUESTRAS FUERZAS, HASTA QUE SE HAGA JUSTICIA”.

Nasralla declaró tener aún confianza en la Organización de Estados Americanos (OEA) -que recomendó repetir las elecciones ante “la imposibilidad” de dar certeza en el recuento final- y cuyo Consejo Permanente espera que se reúna “en la primera semana de enero” para tomar una decisión sobre Honduras. En cambio, aseguró no tener esperanzas en “los procesos de nulidad” al proceso electoral que él y su formación presentaron el sábado, dentro del plazo previsto por la ley hondureña. En cuanto al diálogo propuesto por Hernández a todos los grandes sectores del país, Nasralla lo calificó de “ridiculez” y dijo que sólo dialogaría si se repitieran las elecciones.

El expresidente de Honduras, Manuel Zelaya tambien rechazó la acción del Gobierno de EEUU, “Estados Unidos siempre ha apoyado a Juan Orlando Hernández, yo siempre se lo dije a Salvador (Nasralla). Esa gente es falsa e iban a traicionar a Nasralla a pesar de la gran labor que está realizando”.

Andrés Pérez.

BBC Mundo/ Telesur/ AFP/ CNN/ Reuters/ AP.

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: