Mundo

Independentistas ganan la mayoría en las elecciones parlamentarias de Cataluña

22 de diciembre 2017.

Los independentistas catalanes obtuvieron una contundente victoria y mantendran una mayoría absoluta de escaños en la cámara tras las elecciones regionales en las que el  Partido Popular del presidente Mariano Rajoy sufrió un duro reves, siendo el principal derrotado de los comicios.

Con el 99,7% de las mesas escrutadas, el independentismo en Cataluña, conformado por ERC, JuntsxCat y CUP, se impuso en las elecciones con 70 de los 135 escaños del Parlamento, dos por encima de la mayoría absoluta fijada en 68.

La organización política Ciudadanos, (contrarios a la independencia y aliados parciales de Rajoy), resultó el partido más votado, con un 25,44% de votos y 35 de los 135 escaños del Parlamento catalán, sin embargo las organizaciones políticas pro-indendendentistas unidas dominan ampliamente el parlamento.

El pasado 27 de octubre de este año el Parlament declaró la independencia de Cataluña, tras obtener un total de 70 votos a favor por parte de los miembros del organismo.

Tras el anuncio de la independencia de la región, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, pidió aplicar el 155 a fin de quitarle la soberanía a Cataluña, disolver el Parlament y convocar a elecciones.

Tras la victoria de los independentistas en las parlamentarias el presidente cesado de Cataluña, Carles Puigdemont, instó al Estado español a “tomar nota” de los resultados en las elecciones del 21 de diciembre, favorables a pesar de la “campaña vergonzosa emprendida por el Estado español” contra ellos. “La relación entre Cataluña y España solo la podemos resolver continuando exactamente donde el artículo 155 nos obligó a dejarlo”, dijo el mandatario catalán desde Bruselas, Bélgica.

Los resultados oficiales de las elecciones del parlamento indican que los independentistas de Junts per Catalunya, encabezada por el presidente cesado Carles Puigdemont, autoexiliado en Bruselas, sería la segunda fuerza, con 34 escaños, el partido Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), se ubica con 32 diputados, le sigue el Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC) con 17 legisladores. Mientras que Catalunya en Comú-Podem lleva un conteo de ocho diputados y la Candidatura d’Unitat Popular (CUP) cuatro. El Partido Popular (PP) tiene tres escaños.

El diario español ABC destaca la victoria de la organización política Ciudadanos: Ciudadanos ganó ayer por primera vez unas elecciones. Lo hizo en la tierra que lo vio nacer hace once años y tras lograr 1.090.000 votos, al 98% escrutado. El resultado se convierte en el hito más importante de la historia del partido, que inició su andadura en el año 2006 en Cataluña con 89.840 votos. Y significa un ascenso notable desde los 734.910 votos logrados en 2015. Esta victoria se vio claramente empañada por el hecho de que los independentistas retienen la mayoría absoluta en el Parlament, lo que cierra la puerta a cualquier posibilidad de ver a Arrimadas como presidenta de la Generalitat. Conforme avanzaba la tarde en el partido decían mostrarse «sorprendidos» por el resultado de PSC y PP, porque sabían que eso les cerraba de golpe la puerta a cualquier opción de gobernar. Albert Rivera lo lamentó en su valoración: «Nosotros hemos hecho lo que os prometimos. Ganar», pero se refería al descenso de PP y PSC con crudeza: «Nosotros ya no podemos hacer más». Arrimadas comparecía al filo de la media noche en la Plaza de España en la que proclamó que «por primera vez en Cataluña ha ganado las elecciones un partido constitucionalista y ha sido Ciudadanos». El partido considera que su victoria en votos y escaños deslegitima cualquier atisbo de continuar con el proceso independentistas. La candidata proclamó que «la mayoría social de Cataluña quiere la unión con el resto de españoles» y destacó que «las diez ciudades más pobladas de Cataluña hoy son naranjas». Unos resultados que Arrimadas consideró que inhabilitan el proyecto independentistas: «Los partidos nacionalistas nunca más podrán hablar en nombre de toda Cataluña. Ha quedado claro que el procés no representa un futuro para todos los catalanes».

ABC también destacó la contundente derrota del Partido Popular:  El PP se hundió ayer en el abismo de la irrelevancia política en Cataluña. Tras años de retroceso electoral, los populares no aspiraban más que a salvar los muebles, con el único consuelo de poder sumar para una mayoría constitucionalista, aunque fuera a costa de la victoria de Ciudadanos. Pero nada de eso ocurrió el 21-D. Los de Xavier García Albiol se cayeron de su maltrecho colchón directos al suelo. La debacle fue histórica, tres diputados y el 4,23% de los votos con el 98,58 por ciento escrutado, lo que les sitúa en última posición, por detrás incluso de los antisistema de la CUP (4). Los dos partidos compartirán grupo mixto en un Parlament otra vez con mayoría independentista.

Carles Puigdemont: Nos hemos ganado el derecho a ser escuchados

El destituido jefe del gobierno catalán Carles Puigdemont, acusado por el gobierno de España de sedición y rebelión, ofreció este viernes al presidente del ejecutivo español Mariano Rajoy una reunión en el extranjero y dejó en el aire su vuelta.

“Estoy dispuesto a encontrarme en Bruselas, o en cualquier otro lugar de la UE, que no sea el Estado español, por razones obvias, con el señor Rajoy”, dijo Puigdemont en Bruselas al día siguiente de las elecciones regionales en las que los partidos independentistas catalanes repitieron su mayoría absoluta.

“Nos hemos ganado el derecho a ser escuchados”, aseveró en un mensaje dirigido tanto a Madrid como a la Unión Europea, que hasta ahora respaldó al gobierno español.

“Solo pido a la Comisión Europea y otras instituciones europeas que escuchen al pueblo catalán, no solo al Estado español”, declaró Puigdemont desde Bruselas, adonde se marchó a fines de octubre tras ser cesado de la presidencia regional por el gobierno central.

Puigdemont, favorito a recuperar la presidencia catalana si se atiende a la composición parlamentaria actual -su partido, Juntos por Cataluña, fue la fuerza independentista más votada-, aclaró que su oferta de diálogo no tiene condiciones.

Al preguntársele por su regreso a España -que le llevaría probablemente a la cárcel-, el presidente catalán, cesado a las pocas horas de proclamar la independencia el 27 de octubre, lo condicionó a que existan “garantías”.

“Si soy investido presidente quiere decir que hay todas las garantías de una democracia que permite que la voluntad de los catalanes se haga efectiva”, aseguró.

“Tengo que ser investido presidente y tengo que entrar en el palacio de la Generalitat”, aseguró.

Para ser presidente catalán, Puigdemont tendría primero que ser diputado, y para asumir su escaño es imprescindible que lo haga personalmente, según las leyes.

Puigdemont, había prometido durante la campaña que en caso de victoria de las fuerzas soberanistas volvería a Barcelona para ser investido presidente Generalitat junto al resto de su gobierno cesado. Sin embargo, sobre él pesa una orden de detención en España que podría dificultar el ejercicio de su cargo si Esquerra y la CUP accedieran a investirlo. Esa presidencia, pues, estaría supeditada a la decisión del juez del Tribunal Supremo. Este jueves, el número ocho de Junts per Catalunya, Eduard Pujol, ha afirmado: “Rajoy ha perdido. Es la hora de la rectificación, de la reparación y de la restitución del gobierno legítimo”.

Este jueves, desde Bruselas, Puigdemont afirmó: “La república catalana ha ganado a la monarquía del 155”.

Rortz.

Con información de AFP/ EFE/ ABC/ EL PAIS/ Telesur/ Reuters/ RT.

 

 

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: