Mundo

Con una abstención que supera el 50%, Sebastián Piñera gana las elecciones presidenciales de Chile

18 de diciembre 2017.

El expresidente de Chile, Sebastían Piñera volverá a ocupare la primera magistratura de la nación al imponerse en la jornada electoral de balotaje a su rival el oficialista Alejandro Guillier con una diferencia de 635.671 votos .

Con el 99,99 % de los votos escrutados, el derechista Sebastián Piñera logró 3.795.896 votos, lo que corresponde al 54,57 % de los sufragios, mientras que Alejandro Guillier sumó el 3.160.225 votos para el 45,43 %.

Según el SERVEL, el empresario se impuso en 13 de las 15 regiones del país, y en diez de ellas superó a Guillier por cinco o más puntos porcentuales.

Resultado de imagen para SEBASTIAN PIÑERA

La jornada electoral se caracterizó por una abstención que supera el 50%, informaciones preliminares señalan que en los comicios habrían votado casi siete millones de los 14,3 millones convocadas a votar.

Sebastian Piñera un exitoso empresario, -la tercera persona más rica de Chile, según la revista Forbes- se impuso finalmente luego de una primera primera ronda en la que obtuvo un resultado muy inferior a lo esperado: algunos sondeos le daban un 44% de los sufragios, pero finalmente solo obtuvo el 36,64%, mientras Guillier alcanzó el 22,70%.

Esta será la segunda vez que la socialista Michelle Bachelet le traspase la banda presidencial al magnate, quien ya gobernó Chile entre 2010 y 2014.

Alejandro Guillier reconoció su derrota y felicitó a Piñera, “Hemos sufrido una derrota dura”, “Chile ha dado una señal que tenemos que respetar y de la cual tenemos que aprender. Por esa razón, en esta jornada dolorosa, quiero señalarles que mi familia y yo nos comprometemos a seguir luchando por el Chile que queremos”, “Debo admitir que nuestro rival supo recoger muchas de nuestras banderas”.

Por su parte Sebastían Piñera señaló; “Recibimos este triunfo magnífico con humildad, pero también con esperanza”, “¡Viva la diferencia, viva el pluralismo de ideas! Pero nunca esas diferencias deben convertirnos en enemigos, porque cada vez que los chilenos nos hemos enfrentado y convertido en enemigos, hemos consumado nuestras más grandes derrotas”, “cuando los chilenos se han unido, es cuando han conquistado sus más hermosos triunfos”. “Unidos recuperamos nuestra democracia en forma ejemplar, unidos reconstruimos nuestro país tras el devastador terremoto del 27 de febrero (de 2010), unidos y contra todos los pronósticos encontramos y rescatamos sanos y salvos a nuestros 33 mineros y unidos vamos a transformar a Chile en un país desarrollado, sin pobreza y con oportunidades para todos”.”Chile necesita acuerdos más que enfrentamientos. Diálogo, colaboración, porque así los países progresan sobre bases sólidas, sobre rocas y no sobre arenas”,

Piñera aseguró; “Yo le tengo un gran aprecio y cariño a Alejandro Guillier (…) tuvimos el privilegio de trabajar juntos en el pasado y estoy seguro que vamos a seguir trabajando juntos en el futuro”. Piñera destacó que a él y Guillier los une “nuestro amor por Chile, nuestra firme voluntad de entregar lo mejor de nosotros mismos para que todos los chilenos, especialmente los más vulnerables y nuestra clase nueva, puedan tener una vida plena, una vida más feliz”.

Al igual que en países como Argentina, Perú o Brasil, los chilenos han dado un giro a la derecha. Las elecciones de noviembre se habían convertido en un plebiscito a las reformas emprendidas por la socialista Bachelet, la última mujer que todavía gobierna en Latinoamérica.

Aunque los dos candidatos proponían dos tipos de país, en las últimas semanas sus programas se habían acercando en asuntos como educación gratuita y la reforma de las pensiones, un sistema heredado de la dictadura de Agusto Pinochet (1973-1990).

Un busto de Augusto Pinochet es alzado por seguidores del gobierno militar durante una celebración por la victoria de Piñera.

Un busto de Augusto Pinochet es alzado por seguidores del antiguo gobierno militar durante una celebración por la victoria de Piñera. GETTY IMAGES.

Durante su campaña, el exmandatario, de 68 años, prometió duplicar el crecimiento de la economía del mayor productor mundial de cobre, así como mejorar la seguridad ciudadana, la salud, la educación, el transporte y “mejorar la calidad de vida”.

Aunque el movimiento Chile Vamos del presidente electo fue la fuerza más votada en las elecciones legislativas de noviembre, Piñera no tendrá mayoría para gobernar y tendrá que pactar con otras fuerzas para sacar adelante cualquier reforma.

Tras unos años de ralentización, Piñera encontrará una economía en pleno crecimiento gracias principalmente a la recuperación del precio del cobre, del que Chile es el principal productor mundial.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) prevé un crecimiento del PIB de 2,8% para 2018, después del 1,4% que vaticina para 2017, el más bajo en ocho años.

Cuando ya se habían contado el 99% de los votos, la presidenta Bachelet llamó por teléfono a Piñera para felicitarlo. Los canales de TV mostraron el diálogo con la pantalla dividida.

En tono cordial -aunque se le notaba cierto pesar- la mandataria le deseó “mucho éxito” porque “ambos queremos lo mejor para Chile”.

El presidente electo le agradeció. “No tengo dudas de que tanto usted como yo queremos lo mejor para Chile. Espero recibir sus sabios consejos y toda la experiencia”.

En entrevista para Telesur la analista María Antonieta Saa la derrota de Guillier se debió en parte al rechazo por un sector del Frente Amplio a Alejandro Guillier por no representar los valores del grupo político.

Saa explicó que alrededor del 20% de los electores, principalmente jóvenes del Frente Amplio no salieron a votar lo que se observó en el resultado electoral.  Según la analista otra de las circunstancias  que llevaron a la derrota se encuentra el desgaste y alejamiento de las bases populares lo que llevó a que se perdiera en zonas que eran bastiones de Guilller y e la concertación.

El enviado especial de BBC Mundo, Daniel Pardo señala que para ganar, la izquierda tenía que movilizar un poco más de gente que en la primera vuelta y, sobre todo, generar unidad y esperanza bajo la figura de Guillier entre sus diversos partidos; y eso estuvo muy lejos de lograse.

Andrés Pérez.

Con información de EFE/ BBC MUNDO/ AFP/ CCN Chile

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: