Deportes

LOS HÉROES DEL 41

04 de diciembre 2017.

Los héroes del 41 es, sin lugar a dudas una de las delegaciones deportivas que más ha gozado de prestigio en la historia deportiva nacional. A lo largo de este artículo dejaremos que sean sus protagonistas los que nos cuenten a partir de entrevistas posteriores al acontecimiento, ¿cómo se dieron los sucesos?

Para esta Serie Mundial Amateur, el delegado por la Asociación Venezolana de Béisbol, encargado de reclutar a los mejores jugadores venezolanos por todo el país fue el apasionado periodista deportivo Abelardo Raidi quien relató en una ocasión lo siguiente: “Me fui a Maracaibo, porque en esa época, los jugadores zulianos  eran muy buenos (…) escogí dos jugadores  y yendo por la carretera me encontré con Luís Romero Petit…”. El joven jugador marabino trabajaba en un campo petrolero pero los fines de semana se dedicaba a jugar pelota, donde adquirió una muy buena reputación: “…el día que Abelardo Raidi se me apareció al campo petrolero donde yo trabajaba en Cabimas me dijo: prepárate porque te vienes conmigo para Caracas…”  Dirá Romero Petit años más tarde. Otro de los jugadores abordados por Raidi fue el caraqueño Héctor Benítez Redondo quien confesó: “Yo estaba en el Cine Catia, cuando avisaron por el micrófono: Benítez Redondo, se tiene que presentar porque está metido en la selección que va para La Habana”.

Resultado de imagen para José Antonio Casanova

José Antonio Casanova

La selección de jugadores hecha por el ya mencionado Raidi se extendió por todo el país. De Caracas se escogieron, como era de esperarse, peloteros del conjunto Patriotas de Venezuela, campeón de la Liga de ese año; mientras que del Magallanes se tomó a “Chucho Ramos”, De la provincia se tomó a: Luís Romero Petit, Dalmiro Finol, Domingo Barbosa y Ramón “Dumbo” Fernández. La delegación completa estaba comprendida por: Carlos Mol (coach); Jesús Corao promotor deportivo, Juan Francisco “El Gatico” Hernández, Domingo Barbosa, Ramón “Dumbo” Fernández, Felipe Gómez, Benjamín Chirinos, Daniel “El Chino” Canónico y Pedro “El Buzo” Nelson (lanzadores); Luís Romero Petit (3b), José Antonio Casanova (SS), Dalmiro Finol (2B), José Pérez Colmenares (1B), Enrique “El Conejo” Fonseca (C) y Antilano Malpica (utíliti) (Infielders); Jesús Chucho Ramos, Héctor Benítez Redondo, Julio Bracho (quien también pichaba), Francisco “Tarzán” Contreras y Guillermo Vento (quien además se desempeñaba en la receptoría) (. El manager de la selección venezolana,  fue el antiguo receptor del Magallanes de la década de los 30, Manuel “Pollo” Malpica. Tras mucho trabajo de preparación, con numerosos juegos de entrenamiento, Malpica conformó un joven pero ganador conjunto.

Luego de recaudar la suma de 15.000 bolívares para cubrir los gastos de la comitiva, la segunda semana del mes de septiembre partió del puerto de La Guaira la delegación venezolana, cargada de jóvenes talentosos pero sin experiencia en el extranjero: “…yo nunca me había alejado de mi familia, por lo que toda esa noche de travesía la pasé llorando”, declaró Enrique Fonseca.

Resultado de imagen para los heroes del 41

Venezuela comenzó el torneo con una tremenda participación ganando en fila ante Puerto Rico, El Salvador, México, un apabullante triunfo contra Estados Unidos en la cuarta fecha, en donde la novena nacional tuvo un resultado de 12 carreras por 1, apoyándose en el brazo del “Gatico” Hernández: En el 41, yo le gané a Estados Unidos en el que fue uno de los juegos claves para poder llegar contra Cuba, anunció Hernández. Luego se sucedieron dos nuevas victorias nacionales, en esta ocasión ante Panamá y Nicaragua respectivamente. Venezuela pierde su invicto el 15 de octubre ante República Dominicana con un ajustado marcador de 4 carreras por 2.

Como se puede ver, Venezuela resulta victoriosa en la mayor parte de sus encuentros, teniendo balance de 6 juegos ganados y solo 1 perdido y le tocó enfrentarse al equipo cubano, que además de ser el líder de la serie venía con el prestigio de haber sido el campeón de las series mundiales del 39 y del 40. El jugador Héctor Benítez Redondo cuenta: “El 17 de octubre, Malpica nos reunió en el hotel, para explicarnos que íbamos a jugar contra 9 jugadores, 4 umpires y 30.000 personas y nos dijo que, ¿quién quería pastillas para los nervios?”.

Resultado de imagen para EL CHINO CANONICO

El conjunto nacional, apoyado en el brazo del “Chino” Canónico propinó una derrota de 4 anotaciones por 1 al equipo antillano, para de éste modo igualarse en la punta a la espera de un encuentro de desempate, lo cual trajo una serie de pequeños problemas que fueron avivando la pasión del encuentro incluso antes de que se diera. Los cubanos querían jugar el desempate al día siguiente del encuentro, por su parte, el conjunto venezolano, por medio de su promotor Abelardo Raidi, querían ganar algunos días, con el objeto “oculto” de que se descansara el valioso brazo del “Chino” Canónico: “Para mí el mejor lanzador que tenía Venezuela era Domingo Barbosa, pero nadie tenía la paciencia y tranquilidad del ‘Chino’ ” confesaba Raidi.

Imagen relacionada

CONRADO MARRERO Y DANIEL CANONICO ANTES DEL MEMORABLE JUEGO

Luego de pactar la fecha del partido, el 22 de octubre se da la voz de play ball.  Mientras esto ocurre en la isla de Cuba, en Venezuela el presidente Medina suspende el consejo de ministros declarando día de asueto; los comercios cierran sus puertas a partir de las dos de la tarde para escuchar por transmisión radial el memorable acontecimiento.

Venezuela colocó en la lomita a su estelar Daniel “Chino” Canónico, mientras por su parte los cubanos también utilizaron a su carta crédito del picheo, Conrado Marrero. El juego tuvo lugar en el estadio La Tropical donde no menos de 30.000 fanáticos cubanos hicieron todo lo posible para sacar de concentración al “Chino” Canónico, el cual, atacó con gran inteligencia a la fortísima novena cubana, negándole la oportunidad de dar batazos contundentes. En todo el partido les trabajó con su curva lenta y para la opinión de su receptor de notoria movilidad:

…los bateadores de Cuba eran fuertes, las bolas rápidas ellos las destrozaban, por ello le pedí al Chino en todo momento su curva lenta de gran movimiento (…) él me dijo que me vas a acabar el brazo y yo le dije, si, pero tú vas a acabar con ellos.

Resultado de imagen para los heroes del 41

Héctor Benitez Redondo anotando una de las carreras de la selección venezolana.

Era tal la pasión y desbordada emoción que sentían los jugadores de la selección venezolana, que, en palabras del, ya antes citado lanzador Juan “Gatico” Hernández: “Yo estaba calentando y deseando que le cayeran a palo a Canónico para yo entrar a pichar, para que vean lo que hace la emoción, que llega a hacer que uno piense de ese modo”.

El encuentro fue lo que todos esperaban, un gran duelo de lanzadores, en el cual Venezuela dio cuenta de Cuba con pizarra de 3 carreras por 1 y, así se convirtió en el primer equipo venezolano en ganar un título internacional en el béisbol.

La emoción de los jugadores y de la fanaticada es realmente imposible que se pueda reconstruir por medio de estas líneas, es por ello que es mejor dejar que los protagonistas inmortalicen el acontecimiento a través de sus testimonios:

“Cuando hicimos el último out, ese público, esas 35.000 personas que estuvieron gritándonos se volcaron al terreno y nos aplaudieron, nos cargaron y vitorearon”Dijo Luis Romero Petit.

“Nosotros celebramos el campeonato dos veces: una cuando empatamos la serie y la otra cuando nos hicimos campeones”. Dijo Héctor Benítez Redondo.

            La victoriosa selección venezolana se regresó al país en un buque de guerra, y cuando ya estaban acercándose al puerto de La Guaira, en un emotivo ejemplo de nacionalismo, todos los jugadores vistieron de gala y comenzaron a entonar las notas del Himno Nacional en la proa del barco. Esto surgió por iniciativa de Jesús Corao, pero lo que la delegación venezolana no se imaginaba era el inmenso ambiente de júbilo y de pasión desenfrenada que les aguardaba en el puerto: Empezamos a ver avioncitos, avionetas tirándonos flores al barco (…) entonces no se quien buscó un radiecito y lo sintonizamos y fue que nos dimos cuenta que era un recibimiento para nosotros. Parecía que toda Venezuela estaba en La Guaira, eso fue apoteósico. Declaró años después Luis Romero Petit

Resultado de imagen para EL CHINO CANONICO

El recorrido de La Guaira a Caracas se vio escoltado por miles de personas que, de lado a lado de la carretera saludaban y aplaudían dando rienda suelta a la pasión por el más grande de los equipos que hubieran visto jamás, el cual no era ni Magallanes, ni Royal, ni Gavilanes, este equipo eran ellos mismos, esa novena era más que un club, ellos eran Venezuela.

El agasajo se dio en el Estadio Nacional del Paraíso, en donde una multitud histérica y de manera espontánea se dio cita para rendir tributo a sus nuevos líderes. Al caer la tarde, el poeta Andrés Eloy Blanco deleitó a los presentes con un discurso a la luz de una vela.       De este modo, el triunfo del 41 se convierte en una hazaña deportiva para la historia. Sus participantes son recordados como LOS HÉROES DEL 41 y marcaron un hito en el deporte nacional.

 

Alexis Delgado Alfonzo

(@historialexis)

Historiador

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: