Mundo

Juan Orlando Hernández, el presidente de Honduras vinculado al narcotráfico y que aspira inconstitucionalmente a la reelección

26 de noviembre 2017.

Juan Orlando Hernández podría convertirse este domingo en el primer presidente que gana una reelección en Honduras

Desde 1982 la Constitución de Honduras prohíbe la reelección presidencial, de hecho la celebración de una consulta sobre el tema se utilizó para justificar el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya en 2009, es importante destacar que siendo diputado Juan Orlando Hernández jugó un papel fundamental desde el parlamento respaldando el movimiento de facto que sacó al mandatario legítimo Mel Zelaya.

Hoy las cosas han cambiado en la nación centroamericana, lo acontecido en el Golpe de Estado del 2009 ni la Constitución hondureña representan un impedimento al actual presidente, Juan Orlando Hernández para postular nuevamente su nombre a la primera magistratura del país.

Juan Orlando Hernández, conocido como por sus iniciales como JOH, es un abogado perteneciente al conservador Partido Nacional, fue diputado en el Congreso Nacional por el departamento de Lempira desde 1998, entre los años 2010 y 2013, presidió el Poder Legislativo, en el 2013 ganó las elecciones presidenciales convirtiéndose en el quincuagésimo quinto presidente constitucional de Honduras.

El mandatario y su organización política Partido Nacional han alcanzado tal poder en todas las instituciones hondureñas que lograron consolidar la candidatura de JOH irrespetando la carta magna de la nación catracha.

¿Como JOH pasó por encima de la Constitución para aspirar a la reelección?

La Constitución hondureña establece en su artículo 239 que “el ciudadano que haya desempeñado la titularidad del Poder Ejecutivo no podrá ser Presidente o Designado, y el que quebrante esta disposición o proponga su reforma, así como aquellos que lo apoyen directa o indirectamente, cesarán de inmediato en el desempeño de sus respectivos cargos, y quedarán inhabilitados por diez años para el ejercicio de toda función pública”.

En el año 2015 un grupo de legisladores vinculados a JOH presentaron dos apelaciones contra la prohibición constitucional ante la Corte Suprema de Justicia, las cuales fueron aceptadas por el máximo tribunal.

La decisión de la Corte Suprema de Justicia de decretar inaplicables las prohibiciones de la Constitución fue calificada como “ilegal” por parte de la oposición hondureña y acusaron a Hernández de subordinar las instituciones para poder lograr la reelección pese que la Constitución no lo establece.

“El Tribunal Supremo Electoral no es lo más creíble y ha estado jugando claramente a favor de una de las fuerzas políticas que es la de JOH”, “Fue un proceso bastante irregular, desde el principio hasta el final”, “El camino a la reelección de JOH fue allanado no por una reforma constitucional, sino por una sentencia de la Corte Suprema de Justicia”. “Fue un decreto loquísimo, que declara inconstitucional la Constitución…para conseguir la sentencia a su favor, JOH primero maniobró para destituir a cuatro magistrados opuestos a la reelección mediante una triquiñuela”, declaró a BBC Mundo, Carlos Dada, el periodista salvadoreño ganador del premio Maria Moors Cabot, el de mayor antigüedad que se entrega en el campo del periodismo, que estará cubriendo los comicios para el portal digital El Faro.

En Hondura existen medidas constitucionales para abrir camino a una reelección consecutiva a un cargo público, una de ellas es la celebración de un referendo con la aprobación popular, tal y como lo intentó Manuel Zelaya en el 2009, acción que motivó el Golpe de Estado en su contra,  La otra medida para ser reelecto es esperar un período presidencial para poder ser candidato nuevamente. El Presidente Juan Orlando Hernández no siguió ninguno de estos caminos constitucionales, JOH adoptó el fallo de la Corte Suprema e inscribió en 2016 su candidatura a las elecciones presidenciales a celebrarse este 26 de noviembre.

Desde que Hernández anunció su deseo a la reelección, miles de ciudadanos comenzaron manifestaciones en su rechazo. El control que el presidente Hernández y su Partido Nacional ejercen sobre las diferentes instituciones del Estado también ha afectado la credibilidad del árbitro de los comicios.

A las 07H00 hora local (13H00 GMT) abrirán las urnas en Honduras, donde los ciudadanos deberán elegir este domingo entre Juan Orlando Hernández, quien busca la reelección como presidente del país, y unos nueve candidatos de los cuales solo dos tienen posibilidades de ganar.

Hernández, del conservador Partido Nacional, cuenta con 37% de apoyo, de acuerdo con un sondeo realizado por Gallup, una ventaja de 15 puntos porcentuales sobre Salvador Nasralla, candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura.

Luis Zelaya, del Partido Liberal, quien parte como el tercero en las opciones, es el otro aspirante que busca acabar la polémica vía de Hernández para continuar en el poder tras casi cuatro años de mandato.

Tanto Nasralla o Zelaya acusan a Hernández de violentar la Constitución, que no permite la reelección presidencial bajo ninguna modalidad, aunque un fallo del Poder Judicial de 2015 dejó el camino abierto para ello. Más de seis millones de personas tienen la opción de votar y de esa forma, también elegir tres vicepresidentes, 128 diputados al Parlamento nacional y 20 al Centroamericano, además de 298 alcaldías.

La eventual victoria de Hernández sería aplaudida en Washington, según dos funcionarios del Departamento de Estado citados por la agencia Reuters. Las autoridades agregaron que Estados Unidos tiene pocos aliados fiables entre los líderes centroamericanos y el mandatario es uno de ellos.

La Violencia en Honduras

El periodista Carlos Dada, destaca el altísimo nivel de “violencia dirigida” que existe en Honduras; un problema en el que las fuerzas de seguridad a menudo son más parte del problema que de la solución, como en el caso de la activista ambiental Berta Cáceres.

La noche del 3 de marzo de 2016, cuatro personas entraron en la casa que tenía en La Esperanza, en el oeste del país, y dispararon contra ella y contra Gustavo Castro, un activista mexicano amigo de Cáceres que dormía en la habitación contigua aquella noche. Cáceres murió y Castro, el único testigo del asesinato, quedó malherido. La activista encabezaba una campaña contra la presa hidroeléctrica Agua Zarca, en el río Gualcarque, alertando sobre el impacto ambiental del proyecto.

“La prueba existente es concluyente respecto de la participación de numerosos agentes estatales, altos directivos y empleados de Desa en la planeación, ejecución y encubrimiento del asesinato”, “Sin embargo, el ministerio público no ha realizado imputaciones respecto de estas personas”. Aseguran los abogados en un informe denominado Represa de Violencia El plan que asesinó a Berta Cáceres.

“Los niveles de violencia dirigida contra periodistas, contra comunicadores, contra políticos, contra ambientalistas, no se ven en ninguna otra parte de Centroamérica”, asegura Dada, “No solo son asesinatos contra ambientalistas: también están los acosos judiciales contra organizaciones campesinas, contra los ambientalistas mismos, los despojos de tierra. Todo esto se agravó muchísimo después del golpe de Estado y es en parte por estas alianzas público-privadas”.

Acusaciones contra Venezuela

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, expresó este jueves que la izquierda radical latinoamericana estaría intentando tomarse su país y reiteró una supuesta injerencia de Venezuela en el proceso electoral hondureño que finalizará con las elecciones generales del domingo.

“La izquierda radical latinoamericana está viendo en Honduras el momento donde ellos pueden incidir para tomarse el país”, indicó Hernández en declaraciones a la radio HRN en Tegucigalpa.

Hernández expuso, “en un primer intento en 2007, 2008 y 2009 el régimen del socialismo del siglo XXI de Venezuela se quiso tomar por asalto Honduras”, “El segundo intento, es ahora cuando el régimen de Venezuela de Nicolás Maduro se siente presionado por la comunidad internacional, inclusive por amigos que tenían antes, y empiezan a cuestionarlo por el tema de derechos humanos, la violencia, porque no le dan espacio a la oposición de participar en las elecciones”. “Ellos sienten que se van quedando solos en América Latina, porque el cambio de las elecciones que se han producido en todos los países de América Latina los deja casi aislados a ellos solos, muy pocos los acompañan”.

El Presidente Juan Orlando Hernández ordenó prohibir la entrada al país del grupo musical venezolano ‘Los Guaraguao’, “Los Guaraguao, venían a un cierre de campaña de la Alianza de Oposición, al que no se le permitió ingresar al país… cuando pregunté por qué no dejaban entrar a Los Guaraguao, la respuesta que tuve fue que no tenían el permiso de Gobernación y Justicia como dice la ley para ir a un acto proselitista en Honduras”.

JOH alertó; “Otra muestra de la supuesta injerencia de Venezuela en el proceso electoral de Honduras es una reciente denuncia del exsubsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Otto Reich, quien afirmó que ese país envió unas 145 personas vinculadas al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), las 145 personas habrían sido enviadas para favorecer a Salvador Nasralla y su ahora aliado político Manuel Zelaya, e ingresando a Honduras haciéndose pasar como turistas o inversionistas”.

JOH y sus vinculaciones con el Narcotráfico

Los gobiernos de derecha en Honduras se han visto salpicados por numerosos escándalos relacionados con el crimen organizado y el actual presidente de ese país, Juan Orlando Hernández, no escapa de esta situación.

Investigaciones y testimonios revelan cómo el narcotráfico ha penetrado las estructuras políticas del país centroamericano y apuntan a que la familia del actual mandatario hondureño ha estado vinculada con el narcotráfico, así como uno de sus aliados políticos más importantes y miembros de las fuerzas armadas afectos a JOH.

En marzo de este año el narcotraficante hondureño Devis Leonel Rivera Maradiaga reveló que se reunió con el hermano del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, para acordar el pago -por parte del Gobierno- de contratos realizados con la compañía establecida por Rivera Maradiaga para lavar dinero, Rivera Maradiaga dijo que Antonio “Tony” Hernández, actual diputado por el Partido Nacional, le ofreció ayuda a cambio de sobornos.

En un próximo reportaje expondremos los presuntos nexos del mandatario hondureño con actividades vincualdas al narcotráfico

Andrés Pérez.

Con Información de EFE/ radio HRN / BBC Mundo/ Telesur/ CNN/ Reuters/ El Heraldo.

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: