Mundo

Murió Charles Manson, el psicópata asesino con gran poder de manipulación

20 de noviembre 2017.

Charles Manson, considerado uno de los criminales más peligrosos y despiadados de Estados Unidos, murió este domingo en la cárcel a los 83 años, Manson fue el psicópata que ordenó asesinatos cuya brutalidad conmocionaron al planeta, como el de la actriz Sharon Tate de apenas 26 años y  embarazada de ocho meses y medio.

A finales de los años 1960, había ordenado a sus discípulos matar al azar a los habitantes de barrios ricos y blancos de Los Ángeles, con la esperanza de desatar una guerra racial apocalíptica.

La “familia” Manson (como era conocida la secta de seguidores de Manson) cometió al menos nueve asesinatos. Pero fue la espiral de violencia de los días 9 y 10 de agosto de 1969, con sus siete muertos, lo que más marcó las conciencias.

Manson lideró a finales de los años 60 una secta responsable de una ola de asesinatos salvajes en los barrios distinguidos de Los Ángeles, entre ellos el de la actriz Sharon Tate, entonces esposa del director Roman Polanski, cuando estaba embarazada de ocho meses y medio.

Estos crímenes desataron el pánico en la ciudad y conmocionaron al mundo. El gurú de la “familia Manson”, su secta, fue condenado a muerte en 1971, un pena que fue luego conmutada por cadena perpetua.

La Masacre de Benedict Canyon

La bella Sharon Tate.

El 9 de agosto de 1969, varios discípulos de Manson irrumpieron en la casa de Sharon Tate en Benedict Canyon, Los Ángeles, y asesinaron salvajemente a la esposa del Polanski y a otras cuatro personas: Jay Sebring, de 35 años; Voytek Frykowski, de 32; Abigail Folger, de 25; y Steven Parent, de 18.

Tate de 26 años estaba embarazada de 8 meses. Por orden de Manson, que no estaba presente, una de sus adeptas, Susan Atkins, cometió el asesinato. Después, con la sangre de la actriz, escribió la palabra “PIG” (cerdo) en la puerta de entrada.

Al día siguiente, miembros del grupo mataron al matrimonio formado por Leno y Rosemary LaBianca en su casa de Los Feliz, otro barrio de Los Ángeles.

18 de junio de 1970. “No tengo la culpa de nada”, declaró Manson en una breve conferencia de prensa durante el proceso judicial por el homicidio del músico Gary Hinman a manos de un integrante de La Familia.

 

Presentado durante su largo juicio como un loco solitario dotado de una impresionante capacidad de persuasión, Manson –que nunca mostró arrepentimiento– se presentó al proceso con una cicatriz en forma de esvástica en la frente. Algunos seguidores lo imitaron.

En 1971 fue condenado a la pena de muerte junto a cuatro de sus discípulos. Las penas fueron después conmutadas por cadena perpetua. Manson pidió en doce ocasiones la libertad condicional, rechazada cada vez.

La vida de Charles Manson

Evolución de Manson

Manson nació en Cincinnati el 12 de noviembre de 1934. En aquel entonces, su madre Kathleen Maddox tenía tan solo 16 años y supuestamente trabajaba como prostituta. Desde su infancia Manson cometió pequeños robos y otros delitos, por lo que con frecuencia pasaba temporadas entre rejas. Manson asistió a reformatorios donde, según contaba después, fue maltratado por los supervisores e incluso violado por sus compañeros mayores.

Sin embargo, según Jeff Guinn, autor de “La vida y los tiempos de Charles Manson”, esto no fue exactamente así, aunque sí es cierto que Charlie creció en un entorno de pobreza y dificultades económicas.

Al parecer tenía un alto coeficiente intelectual pero era incapaz de leer o escribir correctamente y pasó los primeros años de su vida en diferentes reformatorios. Cuando tenía 5 años, su madre y su tío fueron a la cárcel por atracar una gasolinera. A los 13, él mismo estaba robando casinos y tiendas a punta de pistola. El escritor Guinn cuenta cómo Manson, con 6 años, reclutaba a sus compañeros más ingenuos, generalmente niñas, para que atacaran a otros estudiantes que no le caían bien.

La Familia

Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten, integrantes de La Familia de Manson, llegan a la corte durante una audiencia por su participación en la matanza en la que perdió la vida Sharon Tate. / George Brich / AP

En los años sesenta del siglo pasado, el fallecido se rodeó de prófugos y almas perdidas y les unió en una comuna que posteriormente llegó a llamarse ‘la familia Manson’. Manson y sus devotos se reunían en un antiguo rancho situado a las afueras de Los Ángeles.

En 1967, impresionado por la reunión ‘hippie’ Summer of Love (‘Verano de Amor’ en español), que reunió a unas 100.000 personas en San Francisco, Manson cambió su imagen: empezó a llevar cabello largo y buscaba parecerse a Jesucristo. En sus discursos Charles entremezclaba citas de la Biblia con extractos de las canciones de la banda británica ‘The Beatles’.

Charles Manson
Manson logró atraer a docenas de fanáticos, en su mayoría jóvenes. La comuna, en la que se permitían las relaciones sexuales libres y el consumo de drogas, se parecía más a una secta, donde el propio Manson disfrutaba de una autoridad indiscutible.

El convicto asesino estaba obsesionado con la música de ‘The Beatles’. Algunas de las canciones del cuarteto británico las interpretaba como una premonición del fin del mundo. El integrante de la banda George Harrison aseveró más tarde que fue “decepcionante estar asociado a algo tan sórdido” como este hombre.

El líder de la secta enviaba a sus discípulos a matar a los ricos y famosos de Los Ángeles en un intento de desencadenar una guerra racial, lo que explicaba con una retorcida interpretación de una canción del mítico cuarteto de Liverpool. Manson estaba obsesionado con la idea de que la canción ‘Helter Skelter’ contiene un mensaje secreto sobre una inminente guerra mundial entre las razas que destruiría el planeta. Manson creía que los asesinatos cometidos por ‘la familia’ serían el comienzo del apocalipsis, mientras que él tendría un papel clave en salvar a los europeos de la destrucción.

En 1970, durante el juicio el criminal fallecido defendió su inocencia pese a las abrumadoras pruebas en su contra: “No maté a nadie ni ordené que mis seguidores mataran a nadie”. El polémico Manson culpó a la sociedad de lo sucedido. “Mi padre es la cárcel. Soy en lo que ustedes me han convertido. Soy solo un reflejo de ustedes”, afirmaba en uno de sus testimonios.

Rortz.

Con Información de EFE/ AP/ RT/ BBC MUNDO/ Reuters.

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: