Historia

Virgen del Chiquinquirá La Chinita De Venezuela

18 de noviembre 2017.

Nuestro suelo patrio tiene una dilatada tradición de devoción religiosa. Cada región del país posee un santo o virgen al cual rendirle culto y, ¿por qué? no decirlo, en conformidad con nuestra idiosincrasia, ofrecerles interminables parrandas en su honor.

Entre todas estas jornadas de júbilo regional y nacional, destaca la “Virgen Chinita”, nuestra señora del Chiquinquirá, patrona de los zulianos. En el presente artículo nos dedicaremos a abordar un poco en ¿qué consiste la arraigada tradición de la feria de la Chinita?

Resultado de imagen para virgen del chiquinquira

La tradición de la devoción a Nuestra Señora del Rosario del Chiquinquirá data del siglo XVI, cuando una orden de frailes mandan a pintar un lienzo con una reproducción de la Virgen del Rosario para su capilla en la región de Boyacá (actual Colombia). La imagen sagrada fue entregada en 1562 y por varios años presidió el modesto templo. Empero, debido a las lamentables condiciones de conservación a las cuales estaba sometida la pintura, a los pocos años la misma fue perdiendo su coloratura prácticamente del todo hasta el punto de ser finalmente removida de la capilla alrededor de 1574 y trasladada al pueblo de Chiquinquirá, donde fue guardada como un trasto más en una habitación oculta en una iglesia. Se cuenta que el lienzo se mantuvo escondido en ese lugar y que, incluso fue empleado para secar granos.

En 1584 fue sacada la pintura de las sombras y colgada en un lugar preponderante en la pequeña iglesia por una mujer devota de nombre María. La fiel le oraba diariamente al lienzo para que intercediera con su fuerza divina por el bienestar de todos. En 1586, después de su acostumbrada oración ante la deslucida pintura, María se volvió para salir del templo cuando una mujer indígena acompañada de su hijo, exaltados le indicaron que viera el lienzo que, dotado de unos luminosos colores, ante sus ojos se restauró del todo recobrando su estado original. Desde este momento se inició la devoción de Nuestra Señora del Rosario del Chiquinquirá.

Es reconocido que Simón Bolívar era un devoto de la figura de la Virgen del Chiquinquirá y que acudió en varias oportunidades a su santuario para pedir por el éxito de sus empresas. Desde el 9 de julio de 1919 (fecha de su veneración en Colombia), la Virgen del Chiquinquirá es la santa patrona del vecino país.

Cuentan los corridos populares que en Venezuela, una vecina del populoso barrio del Saladillo, cuando se encontraba en medio de su faena de lavar ropa a las orillas del lago Coquivacoa, (actual lago de Maracaibo), cuando llegó flotando a sus manos una tablita sin distintivo alguno. La lavandera la cogió y utilizó como tapa para su tinaja de agua. Al llegar a su casa, la anciana le pareció reconocer de manera borrosa una imagen religiosa por lo que decidió colgarla en una de sus paredes.

Imagen de la virgen de Chiquinquirá en La Basílica de Maracaibo, estado Zulia, Venezuela

Según cuenta la leyenda, el 18 de noviembre de 1709, la mujer se encontraba haciendo labores de hogar cuando escuchó hasta en tres oportunidades golpecitos provenientes de la pared donde había colgado el retablo. Al dirigirse hasta el lugar destinado para la tablita pudo darse cuenta que, el mismo estaba bañado por una luz divina y que, donde antes solo había una imagen difusa, ahora se encontraba claramente impresa la divina imagen de la querida Virgen Chinita, nuestra Señora del Rosario del Chiquinquirá.

La mujer tomó el sagrado retablo y corrió por las calles con la imagen en alto y proclamando el milagro. Desde este momento, la Virgen del Chiquinquirá es adorada en las tierras zulianas.

Resultado de imagen para virgen del chiquinquira

La leyenda no se queda aquí. Cuentan que, gracias a la fervorosa adoración de los zulianos por la imagen de la Virgen del Chiquinquirá, las autoridades eclesiásticas decidieron en cierto tiempo trasladar el sagrado retablo a la iglesia principal de Maracaibo y que, en plena procesión la imagen cobró un inusitado peso que imposibilitó su traslado. En medio del desconcierto general, uno de los fieles sugirió la idea de que la Chinita no deseaba estar en la casa matriz de la iglesia del Zulia, que tal vez quería ser trasladada a la iglesia de San Juan de Dios, recinto más humilde. Entre oraciones y ruegos, la tablita sagrada fue consultada para saber el destino de la misma y, en ese momento la sagrada imagen cobró su peso original.

Es importante acotar que para la iglesia católica, las dos imágenes de la Virgen del Chiquinquirá, tanto la del lienzo venerado en Colombia, como la tablita adorada en Venezuela, son consideradas piezas originales atribuidas a distintas apariciones marianas de Nuestra Señora del Rosario del Chiquinquirá.

Todos los 18 de noviembre, en el Zulia es una jornada que corona la más grande feria de la ciudad. Desde el alumbrado de la avenida Bella Vista, los incesantes cantos populares a ritmo de gaita zuliana, el tradicional juego de béisbol de las Águilas del Zulia en homenaje a la Chinita, aunado a las celebraciones religiosas

A nivel simbólico resulta preciosa la aparición lacustre de la imagen de nuestra adorada Chinita, ya que podríamos interpretarla como una embajadora celestial que abogó desde aquellos lejanos tiempos de la colonia y hasta nuestros días por el importante movimiento demográfico de colombianos a Venezuela y de nativos de la patria de Bolívar a suelo neogranadino.

Alexis Delgado Alfonzo

@historialexis

Historiador

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: