Historia

Manuel Piar, Mártir de la Independencia

23 de octubre 2017.

En un mundo totalmente polarizado como en el que vivimos es muy frecuente encontrar personajes tildados de héroes, como por ejemplo Simón Bolívar. A estos individuos notables se les ha tejido una historia épica en la cual ellos están por encima del bien y del mal, es decir que son divinidades infalibles. Ahora, que gran dificultad representa para nosotros los historiadores cuando queremos reconstruir la historia de próceres que han sido denominados héroes y villanos por igual, como por ejemplo José Antonio Páez, o, más complicado aún, el general Manuel Piar, personaje al cual va dedicado este artículo.

Manuel Piar.jpg

Manuel María Francisco Piar nace en Willemstad, Curazao el 28 de abril de 1774. Desde muy pequeño se preparó académicamente de la manera que era habitual para un muchacho de su calidad social (pardo), es decir con muchas limitaciones. Empero esto no evitó que Piar fuera un auténtico autodidacta con gran facilidad por las lenguas, llegando a dominar con fluidez el inglés, francés, holandés, papiamento de su isla natal y el guinés, lengua empleada por los esclavizados en Curazao.

Tenemos información de que su primera participación independentista fue en La Guaira en la conocida conspiración de Gual y España (1797). Diez años después le encontramos liderando un buque de guerra a favor de la independencia de Haití. En el momento en el que Piar le llegan las noticias de los acontecimientos del 19 de abril de 1810 en Caracas, no duda en sumarse a la causa patriótica que empezaba a cobrar fuerza. Se inicia de este modo su carrera militar en Venezuela teniendo destacadas participaciones en las pocas estudiadas batallas navales nacionales.

Con el descalabro de la Primera República, tras lo cual, Francisco de Miranda se ve forzado a capitular con el líder realista, Domingo de Monteverde, Manuel Piar se refugia en la isla Trinidad donde mantiene muy viva la llama independentista.

En 1813, Manuel Piar aparece como uno de los valientes orientales del islote de Chacachacare, movimiento de tan solo un puñado de hombres que iniciaron la retoma del oriente del país para la causa patriótica. Todo este año de 1813, Manuel Piar aparece como uno de los guerreros navales de mayor valía de todo el país, derrotando a las fuerzas realistas a lo largo y ancho del oriente venezolano. Entre sus grandes obras de este periplo podemos encontrar el ser uno de los creadores de la primera cuadrilla naval nacional a servicio de la república.

No es sino hasta el 16 de octubre de 1814 que las fuerzas realistas, a cargo de José Tomás Boves logran propinarle la primera derrota a Piar, en aquella oportunidad frente a la ciudad de Cumaná.

El 27 de septiembre de 1816 vence al líder realista, Francisco Tomás Morales en la batalla del Juncal. Desde allí se encamina a Guayana para ser uno de los personajes más destacados de la liberación de esa provincia hasta el momento esquiva para los patriotas. A inicios de 1817, Piar participa en el sitio de Angostura y el 11 de abril de ese mismo año derrota al brigadier Miguel de la Torre en la batalla de San Félix.

El 8 de mayo de 1817 acepta Piar los postulados del Congreso de Cariaco, los cuales planteaban la eliminación de la Jefatura única del Libertador y lo enfrentaban a éste. Como consecuencia de esto, fue privado del mando de las tropas por orden de Bolívar; por lo que decidió solicitar su retiro del ejército patriota conservando su nombramiento de General en Jefe, dicha solicitud se le otorgó el 30 de junio de 1817, fecha desde la cual, Manuel Piar, formalmente deja de ser un líder patriota y un personaje admirado por la historiografía venezolana. Desde este momento se acaba la leyenda dorada de un gran patriota e inicia la leyenda negra de un “sedicioso”.

El 28 de septiembre de 1817 es capturado en Aragua de Maturín el otrora héroe de Guayana, Manuel Piar. Acusado de recorrer las plazas patriotas con el fin de colocar a las tropas contra la supremacía de los blancos criollos, élite gobernante entre los patriotas. Se le condujo al Cuartel General en Angostura, donde el Libertador, Simón Bolívar pone su caso en manos de un tribunal de guerra que estaba integrado por el almirante Luis Brión (presidente); los generales de brigada Pedro León Torres y José Antonio Anzoátegui; los tenientes coroneles Judas Tadeo Piñango y Francisco Conde (vocales). El general de brigada Carlos Soublette fue el acusador y el teniente coronel Fernando Galindo el defensor. El 15 de octubre de ese mismo año, el Consejo de Guerra sentenció al general Piar a la pena capital por los delitos de insubordinación, deserción, sedición y conspiración. Simón Bolívar, confirmó la sentencia sin degradación. El 16 de octubre de 1817 fue fusilado el General en Jefe Manuel Piar, frente al muro del costado Occidental de la catedral de Angostura.

Este fusilamiento deja mucho que pensar de las inconsistencias de algunas de las sentencias y acciones disciplinarias del Libertador Simón Bolívar, el cual no le tembló el pulso para dar el ejecútese de esta sentencia capital contra un pardo valioso como Piar, el cual era una amenaza inminente contra la supremacía mantuana en los ejércitos patriotas; pero, Bolívar nunca tuvo el valor de tomar la misma pena capital contra personajes perjudiciales contra la estabilidad de La Gran Colombia como por ejemplo Francisco de Paula Santander.

 

Alexis Delgado Alfonzo (@historialexis)

Historiador

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: