Historia

Alejandro Von Humbolt: Un hombre de ciencia

14 de septiembre 2017.

Venezuela a lo largo y ancho de su historia se ha visto engalanada con la visita de numerosos personajes virtuosos en diversas áreas del conocimiento. En el desarrollo de éste artículo nos dedicaremos a hacer una aproximación a la fascinante y polivalente vida de todo un hombre dedicado al estudio de las ciencias tanto humano como de la naturaleza, nos estamos refiriendo al denominado padre de la geografía moderna, Alejandro von Humboldt.

El científico Alejandro de Humboldt (como es conocido en las latitudes de habla hispana), nació el 14 de septiembre de 1769 en la actual capital de Alemania, Berlín que, para el momento en el que le tocó vivir a Humboldt formaba parte del imperio de Prusia. El futuro naturalista nació en el seno de una familia económicamente acomodada, su padre era oficial del ejército del emperador Federico II, mientras que su madre era una adinerada mujer.

En su adolescencia, Alejandro quería seguir el ejemplo paterno y dedicarse a la carrera de las armas, sin embargo su familia le apartó de este modo de vida. En 1790, Humboldt realizó su primer viaje que le llevó a Holanda primero y a Inglaterra después. A su retorno al suelo patrio lo hizo en plena época de la revolución francesa, lo cual fue definitivo en el carácter liberal del gran hombre.

En 1796 muere la madre de Humboldt y, el joven decide dejar su empleo de funcionario público prusiano para, gracias a su cuantiosa herencia materna dedicarse a iniciar su pasión por los viajes y expediciones. Inicialmente se encamina a París para, desde allí planificar una expedición al continente africano. Por motivos del destino este viaje no llegó a darse, por lo que Humboldt decidió cambiar el destino de su viaje hacia Centroamérica y Sudamérica.

En 1799 en compañía de Aimé Bonpland y posteriormente de Carlos de Montúfar recorrió por la astronómica cantidad de 10000 kilómetros distribuidos en tres fases por el continente americano. Las dos primeras etapas correspondieron al sur del continente. La primera parte de la expedición llevó a Humboldt a la rica geografía venezolana, pasando por las provincias de Cumaná y la de Caracas, conociendo el río Orinoco. Para los estudiosos de la historia de Venezuela son muy importantes los escritos de Humboldt, no solo en el plano de la botánica, minerales y todos los aportes científicos, sino que también son de gran valía sus testimonios en el ámbito de un acucioso viajero que dejó una nutrida fuente de primera mano sobre las costumbres venezolanas de inicios del siglo XIX, sus comidas, tradiciones, población, comportamiento, forma de vestirse, alimentarse, agruparse, en fin, una preciosísima fuente casi inagotable de datos que nos son de mucha utilidad al momento de reconstruir el pasado venezolano de esos tiempos.

La segunda etapa de los viajes de Humboldt por tierras americanas, la parte más tortuosa del recorrido en nuestro concepto, llevó al científico y aventurero prusiano por Nueva Granada. Aquí conoció a la capital de dicho virreinato, Bogotá y, de allí se trasladó a Quito a través de la cordillera de los Andes.

La tercera etapa la cumplió explorando los extensos territorios de la Nueva España que comprendió  México, más los actuales estados de California, Nevada, Colorado, Utah, Nuevo México, Arizona, Texas, Oregón, Washington, Florida y partes de Idaho, Montana, Wyoming, Kansas, Oklahoma y Luisiana, por parte de los actuales Estados Unidos de América; así como la parte suroeste de Columbia Británica del actual Canadá; más la Capitanía General de Guatemala (comprendida por los actuales países de Guatemala, Belice, Costa Rica, El Salvador, Honduras y Nicaragua); más la Capitanía General de Cuba (actuales Cuba, República Dominicana, Puerto Rico, Trinidad y Tobago y Guadalupe); así como, finalmente, la Capitanía General de las Filipinas, (comprendiendo las Filipinas, Carolinas y las Marianas, en el Océano Pacífico, en Asia y Oceanía)..En este lugar, Humboldt debió esperar por la permisología correspondiente emanada por las autoridades de la Corona española. La licencia le fue otorgada siempre y cuando no divulgara ningún secreto que le pudiera ser útil al gobierno de los Estados Unidos en un eventual conflicto militar.

En esta tercera etapa de sus viajes, sin lugar a dudas la más extensa y rica, Humboldt pudo recopilar datos valiosos sobre flora, fauna, orografía, clima, población geografía, oceanografía, entre muchos otros aspectos. Alejandro de Humboldt quedó tan sorprendido por las abrumadoras riquezas y recursos de estos territorios explorados que les llegó a denominar “El Cuerno de la Abundancia”.

Humboldt fue invitado a los Estados Unidos por su presidente Thomas Jefferson, el cual era un apasionado de la geografía. En esta estancia, de manera ingenua, Humboldt le dio a los Estados Unidos todas las informaciones recabadas en sus viajes por México, sus debilidades, riquezas y abundantes territorios. Esta información fue de vital importancia para que los Estados Unidos atacaran México y le sustrajeran gran parte de sus territorios y potenciales económicos.

De retorno en Europa, Humboldt fue condecorado y afiliado a gran cantidad de academias científicas en honor a todos sus viajes, estudios y descripciones geográficas.

Como hemos podido ver en estas pocas palabras, Alejandro de Humboldt fue uno de los científicos más importantes de su tiempo y con una influencia notable en otras áreas del conocimiento fuera de la ciencia.

 

Alexis Delgado Alfonzo

Historiador.

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: