Historia

La Virgen del Valle, patrona de los pescadores

08 de septiembre 2017.

Uno de los  aspectos que enriquecen notablemente la cultura e idiosincrasia de cada nación es, sin lugar a dudas la manera tan particular en la que celebran su espiritualidad. Venezuela cuenta con una muy rica tradición de celebraciones religiosas, La Feria de la Virgen de la Divina Pastora, las de la Virgen del Chiquinquirá nuestra amada y popular Chinita, la celebración de los Diablos Danzantes de Yare, por tan solo mencionar unos pocos ejemplos de la arraigada tradición religiosa presente en el país.

Para el que tiene el agrado de escribir éstas líneas en su condición de nieto de pescador es, un verdadero placer dedicar este artículo a la divina presencia de la Virgen del Valle, señora y patrona de los pescadores y marinos en la oportunidad de un nuevo aniversario de sus festividades.

Para la arraigada tradición religiosa venezolana, la Virgen del Valle, además de ser la patrona de los pescadores y marinos, también lo es de la región oriental de Venezuela, siendo especialmente venerada en la isla de Margarita, estado Nueva Esparta.

El día de devoción de la Virgen del Valle es cada 8 de septiembre aunque sus festividades duran varios días en su santuario ubicado en el Valle del Espíritu Santo en la isla de Margarita. Como punto importante de la tradición religiosa, además de las décimas, canciones y misas solemnes, también se encuentra la manera en la que va vestida la Virgen. El traje que cada año porta la madre de Cristo en su advocación del Valle está confeccionado por las telas y prendas donadas por los fieles.

Pero, ¿de dónde viene esta tradición religiosa de la región oriental venezolana? Cuando los españoles se dieron a la tarea de colonizar los territorios de la actual Venezuela, uno de los primeros asentamientos de importancia fue la isla de Cubagua, allí fundaron la ciudad de Nueva Cádiz. Esta población fue rápidamente próspera gracias a la explotación perlífera.

Durante estos tiempos de prosperidad y abundancia económica, aquellos primeros colonizadores residenciados en la pequeña isla perteneciente al actual estado Nueva Esparta, encargaron a la Metrópolis la elaboración de la sagrada imagen de la Inmaculada Concepción con el objeto de colocar la ciudad bajo su protección.

La divina imagen llegó a Cubagua en 1530, empero, después de varios años, más específicamente, el 25 de diciembre de 1541, la pequeña ciudad de Nueva Cádiz fue azotada por un temporal que destruyó no solo la mayor parte del poblado, sino además el templo donde se veneraba a la Virgen. Los fieles quedaron conmovidos al darse cuenta que, en medio de los destrozos naturales, la sagrada imagen no había sufrido ningún daño. Por estos motivos decidieron cambiarla de lugar para protegerla de cualquier embate de la naturaleza. Debido a esto, la imagen fue trasladada en 1542 a la isla vecina, actual Margarita, más precisamente en el Valle del Espíritu Santo, en donde se le construyó una pequeña ermita para adorarla. Gracias a la ubicación, con el paso de los años, la imagen de la Virgen de la Inmaculada Concepción fue tomando el nombre de Virgen del Valle por la geografía en la que se encontraba su templo.

En 1608, según refieren las fuentes, la isla de Margarita sufrió un período de sequía realmente importante. Los devotos de la Virgen del Valle deciden tomar la sagrada imagen y sacarla en procesión por las calles en dirección a una ciudad vecina, la Asunción, para pedirle a la patrona que acabara con aquella cruel sequía. Según cuenta la tradición oral y religiosa, al llegar la imagen de la Virgen del Valle a la Asunción, el clima empezó a cambiar drásticamente y, negros nubarrones dieron paso a una fuerte lluvia que acabó con la sequía.

Así como este testimonio podemos encontrar innumerable cantidad de acontecimientos que dan fe de la divina presencia de la Virgen del Valle favoreciendo con su manto protector a sus devotos. Según una leyenda autóctona, la imagen de la Virgen fue pintada por los mismos ángeles y entregada a los indígenas en el Valle del Espíritu Santo para protegerlos de los maltratos de los colonizadores.

Según otro relato, la Virgen del Valle apareció en el campamento de los patriotas en el medio de la batalla del Cerro Matasiete. Animó a sus guerreros y curó a sus heridos para que ganaran esa batalla. Por esto es que también es conocida como la Virgen Patriota.

Otro de los relatos más comunes es el de un pescador de perlas que, mientras buscaba dicho mineral pisó una raya que la púa se le clavó profundamente en la pierna. Al llevarlo al médico, los galenos llegaron a la decisión de amputarle la pierna. La esposa de domingo, que era el nombre del pescador, fue a pedirle fervorosamente a la Virgen del Valle para que le salvara la pierna a su esposo. Al día siguiente,  milagrosamente, Domingo había sanado por completo. En agradecimiento, el pescador le dijo a la imagen de la Virgen que, la primera perla que encontrara se la regalaría como agradecimiento. La primera ostra que Domingo abrió, encontró una perla que reproducía con total exactitud su pierna y cicatriz. Para los escépticos que no crean en éstos relatos, ésta perla se puede encontrar hoy en día en el museo de la Virgen del Valle, donde se pueden ver distintos objetos y ofrendas que los fieles le han entregado a la patrona.

Roguemos a la Virgen del Valle para que siga iluminando y protegiendo con su manto sagrado a nuestra amada Venezuela hoy, mañana y siempre.

 

Alexis Delgado Alfonzo

Historiador.

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: