Política

EEUU ordena a familiares de sus diplomáticos abandonar Venezuela

28 de julio 2017.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ordenó este jueves la salida de Venezuela de los familiares de su personal en la embajada de Caracas, tres días antes de que se lleven a cabo las elecciones para elegir a los integrantes de la Constituyente convocada por el presidente Nicolás Maduro.

La medida contempla además la autorización a los funcionarios que deseen salir del país de manera voluntaria. Entre las restricciones a los ciudadanos norteamericanos que permanezcan en Venezuela están la circulación entre las 6:00 de la tarde y las 6:00 de la mañana; la entrada o salida del aeropuerto hacia Caracas en horas de la noche y el paso cerca de las improvisadas manifestaciones opositoras.

La situación política y de seguridad en Venezuela es impredecible y puede cambiar rápidamente. Desde abril de 2017, manifestaciones políticas ocurren diariamente en todo el país, a menudo con poco aviso”, se lee en una alerta de seguridad que reemplaza la que estuvo vigente en diciembre del año pasado.

En una advertencia de viaje, el Departamento de Estado justificó esta decisión por los “disturbios sociales”, los “crímenes violentos” y la falta “generalizada de alimentos y medicinas”. “La situación política y de seguridad en Venezuela es impredecible y puede cambiar rápidamente”, “el crimen violento indiscriminado es endémico en todo el país y puede ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento”, justifica el comunicado.

Esta noticia se conoce un día después de que la Casa Blanca anunciara una nueva ronda de sanciones contra 13 altos funcionarios del Estado venezolano .

La comunicadora Eva Golinger ha puntualizado en su cuenta de Twitter que se trata de una medida extraordinaria por parte del Departamento de Estado, tomando en cuenta que “ni siquiera durante el golpe de 2002” EE.UU. ordenó a sus diplomáticos abandonar Venezuela.

A continuación el alerta de seguridad difundido por EEUU a sus ciudadanos en Venezuela.

El Departamento de Estado de EEUU advierte a los ciudadanos estadounidenses evitar los viajes a Venezuela debido a la agitación social, los crímenes violentos y la escases generalizada de alimentos y medicinas.

Esta advertencia de viaje también informa a los ciudadanos de los Estados Unidos que el 27 de julio el Departamento ordenó la salida de los miembros de la familia y autorizó la salida voluntaria de empleados del gobierno estadounidense de la Embajada de los Estados Unidos en Caracas.

Todo el personal de contratación directa de Estados Unidos y sus familias asignadas a la Embajada de los Estados Unidos en Caracas están sujetos a una política que limita su viaje dentro de Caracas y muchas partes del país. El viaje interurbano en coche durante las horas nocturnas (6:00 p.m. a 6:00 am) es fuertemente desalentado y en algunos casos puede ser prohibido. El personal del gobierno de los Estados Unidos también debe solicitar la aprobación para viajar fuera de Caracas. Estas medidas de seguridad pueden limitar la capacidad de la Embajada de los Estados Unidos para prestar servicios. Esto reemplaza la advertencia de viaje emitida el 15 de diciembre de 2016.

La situación política y de seguridad en Venezuela es impredecible y puede cambiar rápidamente. Desde abril de 2017, manifestaciones políticas ocurren diariamente en todo el país, a menudo con poco aviso. Las interrupciones en el tráfico y el transporte público son comunes. Las manifestaciones generalmente provocan una fuerte respuesta policial y de seguridad que incluye el uso de gas lacrimógeno, spray de pimienta, cañones de agua y balas de goma contra los participantes, y ocasionalmente se convierten en saqueos y vandalismo. Las bandas armadas de motocicletas asociadas con el gobierno frecuentemente usan la violencia para intimidar a los manifestantes. Los enfrentamientos entre estos grupos han resultado en lesiones graves y más de 70 muertes. Los ciudadanos estadounidenses han informado de haber sido arrestados, detenidos y robados mientras estaban muy cerca de protestas.

Las fuerzas de seguridad han arrestado a individuos, incluyendo ciudadanos estadounidenses, y los han detenido durante largos períodos con poca o ninguna evidencia de un crimen. La Embajada de los Estados Unidos no puede ser notificada de la detención sus ciudadanos y el acceso consular a los detenidos puede ser negado o severamente retrasado. El ciudadano detenido puede tener acceso a la atención médica adecuada, agua limpia y comida.

La violencia y la actividad delictiva – incluyendo homicidios, robos a mano armada, secuestros y robos de automóviles – plantean preocupaciones de seguridad significativas y continuas. El crimen violento indiscriminado es endémico en todo el país y puede ocurrir en cualquier lugar en cualquier momento. Hay informes de autoridades (por ejemplo, policía, aeropuerto, inmigración) y criminales que se hacen pasar por autoridades que participan en robos y extorsiones. Los traficantes de drogas y los grupos armados ilegales están activos en los estados fronterizos colombianos de Zulia, Táchira y Apure.

El Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, en Maiquetía, se encuentra en una zona de riesgo extremadamente alto para robos a mano armada y secuestros. No tome taxis no pertenecientes a la línea del aeropuerto y evite los cajeros automáticos en esta área. Viaje entre el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar y Caracas sólo durante el día, ya que los bandidos armados frecuentemente apuntan a los conductores nocturnos por esta ruta.

Debido a la escasez de medicamentos y suministros médicos, los ciudadanos estadounidenses deben estar preparados para cubrir sus propias necesidades de medicamentos de venta libre y de venta con receta mientras estén en el país. Usted debe tener planes de evacuación médica en su lugar que no dependen únicamente de la asistencia del gobierno de los Estados Unidos. Seguro de evacuación médica integral es muy recomendable para todos los viajeros.

Los ciudadanos de los Estados Unidos también pueden ser detenidos y / o deportados por funcionarios de inmigración venezolanos por no cumplir con los reglamentos de visado o inmigración. Los ciudadanos estadounidenses que viajen a Venezuela deben tener un visado válido que sea apropiado para su tipo específico de viaje (periodismo, empleo, estudio, etc.) o el riesgo de ser detenidos o deportados. Los periodistas deben poseer la acreditación y la visa de trabajo apropiadas de las autoridades venezolanas antes de llegar. Los periodistas internacionales son objeto de escrutinio y han sido expulsados ​​y / o detenidos por carecer de los permisos adecuados para trabajar en Venezuela o para participar en lo que podría ser visto como una actividad anti-gubernamental, incluyendo la observación e informes sobre los servicios públicos de salud.

Rortz

Con información de RT/ REUTERS/AFP/ AP

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: