Curiosidades

Corpus Cristi primera celebración instituida en Venezuela

15 de junio 2017.

En nuestros días encontramos un cúmulo importante de celebraciones locales, regionales y nacionales, empero, las festividades relativas al Corpus Cristi junto con las de Santiago, fueron las primeras en instituirse en Caracas desde los inicios del período colonial.

A lo largo del presente artículo nos dedicaremos a reconstruir los orígenes de la celebración del Corpus Cristi para tener una real dimensión de la importancia de estas festividades que le hicieron cruzar los mares para implantarse en los territorios americanos.

La  celebración de la festividad de Corpus Cristi es, a decir verdad, una de las principales festividades de la fe  católica. En síntesis, en esta jornada de júbilo para los católicos se celebra la proclamación y  confirmación de la creencia en cristo y su santo cuerpo y sangre  representado en el ritual litúrgico de la eucaristía.

Esta festividad tiene lugar sesenta días después del domingo de resurrección y, está destinada a rememorar la divinidad del santo cuerpo del Salvador, de allí el nombre de corpus  Cristi (cuerpo de Cristo, aunque en sus inicios, la fiesta también era conocida como corpus dómini o cuerpo del señor). Sus orígenes datan de la edad media, más específicamente en el año de 1208, en la pequeña ciudad de Lieja, Bélgica, donde  la religiosa Juliana de Cornillón, promueve hacer una festividad en honor al misterio divino de la eucaristía y la presencia del cuerpo y sangre de Cristo  en este vital acto de la fe católica. No es sino hasta 1246 que, en dicha ciudad se le da acogida en la diócesis, teniendo lugar en ese  momento el primer testimonio que atestigua la celebración de esta festividad.

Según cuenta la tradición, en 1263, en un pequeño poblado de Italia, mientras un sacerdote rompía la ostia como parte del ritual de la celebración, la ostia empezó a sangrar. Debido a este acontecimiento que fue registrado como milagroso, fue que se extendió la devoción por la celebración del corpus Cristi, hasta que, el ocho de septiembre de 1264, el Papa Urbano IV la instituye como festividad litúrgica. Para conmemorar esta, recientemente implantada celebración del cuerpo y sangre de Cristo, el mencionado Papa, ordena a Santo Tomás de Aquino que preparara los textos e himnos conmemorativos a esta celebración de la cristiandad.

La consagración final de esta festividad se puede encontrar en 1447, cuando, el Papa Nicolás V, toma para sí el ritual de la procesión del corpus Cristi y encabeza la procesión ceremonial con la ostia consagrada en su mano.

La celebración de esta festividad cobró mayor fuerza en el momento de la reforma y contra reforma, en donde se empleó esta jornada de júbilo como un evento propicio para declarar la fe católica.

En sí son muchas y muy diversas las maneras de celebrar el corpus Cristi, pero, existen algunos elementos unificadores que se pueden encontrar en la mayor parte de las tradiciones de la celebración de esta festividad en España y, por ende en sus colonias ultramarinas.

Se hace una misa a modo de ritual ceremonial, luego, los fieles, con las autoridades eclesiásticas a la cabeza inician una procesión con una representación del cuerpo de Cristo por las principales calles de la ciudad, las cuales ya se encuentran debidamente adornadas con altares, coronas y alfombras formadas por flores durante todo el recorrido. Posteriormente tienen lugar distintas festividades como lo son, eventos taurinos, ejecución de comedias con textos satíricos que hagan reír  a la concurrencia, así como también es frecuente encontrar la presencia de bailes.

En Venezuela, la celebración de Corpus Cristi se hace desde finales del siglo XVI e inicios del siglo XVII. En el marco de las festividades de conmemoración de esta importante jornada católica, en esta provincia del reino de España podemos encontrar el génesis del teatro y de las primeras cofradías dedicadas a los bailes.

En sus inicios las actividades de alabanzas al Corpus Cristi eran eminentemente a la usanza propia de la Metrópolis; es decir, con celebración de la misa solemne, la ejecución de juegos de caña, los cuales eran una suerte de imitación de las justas que se practicaban en Europa desde la Edad media, aunque para el caso de los juegos de cañas, los participantes no usaban espadas sino que empleaban cañas, de lo cual se deriva el nombre de los juegos.

Paulatinamente, con el proceso de transculturación propio de la conquista y colonización, la celebración del día de Corpus se fue adecuando a la forma de ser de los habitantes de esta Tierra de Gracia. Los juegos de caña fueron desapareciendo dando lugar a los bailes de pardos, mestizos e indígenas.  Con el devenir de los tiempos, las mismas procesiones fueron mutando de aquellas manifestaciones primitivas propias de la metrópolis, para, si se permiten el término, nacionalizarse. Empero, el clímax de la nacionalización de la celebración del día de Corpus Cristi lo encontramos con el surgimiento de los Diablos Danzantes de Yare y su posterior cofradía.

Como hemos podido darnos cuenta, la celebración del Corpus Cristi es una tradición católica de una nutridísima trayectoria y que, conforme con el paso de los siglos ha ido modificándose en conformidad con las manifestaciones culturales presentes en cada lugar.

 

Alexis Delgado Alfonzo.

Historiador.

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: