Historia

Carlos Andrés Pérez: 24 años de su destitución

22 de mayo 2017.

Aunque suele ser una expresión muy común del cine, “el crimen no paga”, por décadas esta ha sido una máxima en la política nacional venezolana. A lo largo de todas las décadas que conformaron la denominada Cuarta República, todos los mandatarios que ocuparon la cilla presidencial fueron acusados de dramáticos casos de corrupción; empero, la justicia venezolana se hacía la vista gorda a la, cada vez más creciente lista de crímenes de todo tipo perpetrados por el primer mandatario.

A lo largo de este artículo, nos dedicaremos a desvelar un acontecimiento de gran resonancia en el devenir de la historia política y judicial venezolana. Nos estamos refiriendo a la primera vez que un presidente fue separado de su cargo para enfrentar un juicio.

En 1988 Carlos Andrés Pérez gana las elecciones presidenciales, al año siguiente, en un controvertido acto, Pérez toma posesión del cargo para de este modo convertirse en el primer presidente en ocupar la cilla presidencial por segunda vez escogido por voto secreto, directo y universal.

La estabilidad nacional a finales de la década de los ochenta pendía de un hilo debido a los graves delitos que se venían sucediendo lustro tras lustro entre los inquilinos de Miraflores y sus gabinetes presidenciales.

A los pocos días de asumir la presidencia y de anunciar un conjunto de medidas económicas dictadas por el Fondo Monetario Internacional, el gobierno de Carlos Andrés Pérez enfrenta un acontecimiento terrible conocido historiográficamente como El Caracazo (27 y 28 de febrero de 1989), sacudón social en repudio a las medidas neoliberales impuestas por el gobierno.

En 1992, la ya resquebrajada y tambaleante estabilidad política del gobierno de Carlos Andrés Pérez es atacada nuevamente con dos intentonas golpistas (4 de febrero y 27/28 de noviembre), que sumieron a Venezuela en un estado crítico de desconcierto social, económico y político.

En tan solo 3 años de mandato, el gobierno de Carlos Andrés Pérez había estado coqueteando con derrumbarse en 3 oportunidades, un balance aterrador para cualquier tipo de análisis del contexto que quiera hacerse.

La mayor parte de la opinión pública tenía claro que, de un momento a otro la fragilidad del gobierno se terminaría de resquebrajar. Sin embargo, muy difícilmente alguien podría imaginarse el modo tan inesperado que precipitaría el inicio del fin de los días de Pérez en Miraflores.

El 8 de noviembre de 1992 el periodista José Vicente Rangel denunció públicamente la malversación de la astronómica cifra de 250 millones de Bolívares pertenecientes a una partida secreta del Ministerio de Relaciones Interiores.

En un acto sin precedente alguno en la historia de Venezuela, el Fiscal General de la Nación, para ese momento, Ramón Escobar Salón inició el antejuicio de mérito en la figura del primer mandatario, Carlos Andrés Pérez.

Fueron semanas de mucha tención mientras la Fiscalía hacía su procedimiento legal de investigación de tan excepcional caso de corrupción. Finalmente, el 20 de mayo de 1993, a 6 meses de la denuncia elaborada por Rangel, la Corte Suprema de Justicia declaró con lugar el antejuicio de mérito introducido por el Fiscal General. Al día siguiente, el 21 de mayo de 1993, el Senado de la República autorizó el antejuicio, tras lo cual, Carlos Andrés Pérez, de conformidad con lo estipulado en la legislación venezolana, fue despojado de su envestidura presidencial y de la protección que esto le otorgaba y enfrentarse a la justicia nacional. El presidente del Congreso, Octavio Lepage asumió de manera interina la cilla presidencial y Ramón José Velásquez terminaría el mandato.

Recluido en el retén judicial de El Junquito y en su residencia, fue condenado el 30 de mayo a veintiocho meses de prisión domiciliaria por “malversación agravada de fondos públicos” y en julio de 1994 pasó a situación de arresto domiciliario al acogerse a un beneficio penitenciario. Expulsado en marzo de 1997 de Acción Democrática lo que puso fin a 57 años de militancia, fundó el movimiento político Apertura con el cual, el popular “Gocho” retornó a las andanzas políticas ya que sus delitos a la nación no le inhabilitaron para postularse a nuevas elecciones populares.

Carlos Andrés Pérez salió libre el 18 de septiembre de 1996 y, confirmando una vez más aquella nefasta máxima nacional “la política no tiene memoria”, Pérez retornó a las andanzas políticas en marzo de 1997cuando fundó su nuevo movimiento político, Apertura.

En abril de 1998, Carlos Andrés Pérez es recluido en su domicilio una vez más, en esta oportunidad por la acción de un Tribunal que investigaba nuevos indicios de corrupción y enriquecimiento ilícito en su segundo gobierno.

En noviembre de 1998 fue electo senador por su estado natal Táchira, pese a que estaba nuevamente en prisión domiciliaria por un nuevo caso de presunta corrupción en cuentas mancomunadas con su esposa, Cecilia Matos.

En 1999 el Congreso fue sustituido por la Asamblea Nacional Constituyente. El ex presidente se postuló como asambleísta sin resultar electo.

Tras este último descalabro político/electoral, Pérez se va del país para evadir un nuevo juicio en su contra.

Residenciado desde ese momento en los Estados Unidos, Carlos Andrés Pérez se dedicó a escribir y publicar una importante cantidad de artículos críticos hacia la política y gobierno del presidente Chávez, así como pregonar frecuentemente su deseo de retornar al suelo patrio, suceso que no ocurriría en vida, ya que el 25 de diciembre de 2010, en el estado de la Florida, de un paro respiratorio falleció uno de los presidentes más controvertidos del siglo XX venezolano, dejando tras de sí una serie de sucesos históricos que quedarían marcados a cal y canto en la historia nacional.

Alexis Delgado Alfonzo

Historiador.

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: