Opinión

Moviendo Ficha. Por Walter Ortiz

10 de mayo 2017.

Con la Organización de los Estados Americanos (OEA) prácticamente anulada en sus posibilidades de servir de interlocutor fiable, debido a la torpeza bestial de su Secretario General y de un grupo de países cuya situación no es para nada halagüeña como para venir a repartir lecciones ni moral a ningún otro Estado o Nación; el Gobierno de los Estados Unidos se ha quedado algo descolocado como para realizar una acción consensuada en contra de la República Bolivariana de Venezuela.

Ni siquiera han podido cohonestar acción alguna o coalición sustentable y sostenible en el tiempo, más allá de las cada vez más veladas acciones de bloqueo económico contra nuestro país, que incluyen todo tipo de ataques y vilipendios contra PDVSA, sumado a un chorro de informes de calificadoras de riesgo muy escrupulosas y castigadoras con un buen pagador de deuda como Venezuela, pero bien “flexibles” con los bancos que en la crisis inmobiliaria de 2008 tenían las más altas calificaciones, apenas a días de su quiebra, como fueron el caso del banco de inversión Bearn Stearns, el banco Indy Mac y las sociedades hipotecarias Freddie Mac y Fannie Mae.

Entonces, ante el sablazo político que para la oposición ha significado la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, la cual les ha caído de sorpresa teniendo ahora que ganar tiempo para una respuesta más o menos creíble para la comunidad nacional e internacional; la administración estadounidense alista sus baterías hacia otras formulas extremadamente peligrosas para la estabilidad de la región.

Tratan de sumar, con no pocos errores tácticos, los diversos falsos positivos montados por una oposición política que filtra un grupo de vanguardia en cada manifestación para, poniendo en riesgo la integridad de la mayoría de sus manifestantes que van pacíficamente a esas acciones de protesta, generar masa crítica violenta que procure la acción del Estado para disolver dichas manifestaciones.

Es allí donde encuadran para el nivel internacional todo tipo de acciones, imágenes, videos y audios para hacer ver a la comunidad mundial la existencia de una brutal represión por parte de una “dictadura brutal”, que debe haber dejado ya en pañales al segundo Gobierno del Presidente de la República Carlos Andrés Pérez (1989 – 1993), quien en apenas una semana logró la bicoca de más de 4mil muertos durante el “diálogo” con el que sofocó la protesta social del 27 de febrero iniciada en Caracas y Guarenas el 27 de febrero de 1989.

Resultado de imagen para 27 de febrero

27 de febrero 1989.

Resultado de imagen para 27 de febrero

27 de febrero 1989.

Con este expediente, inteligentemente puesto en escena, se suma el peligro y la desestabilización que, de acuerdo al reciente informe del Comando Sur, representa una Venezuela altamente influenciada por aliados peligrosos como China, Rusia e Irán; en tal sentido avanza la planificación y próxima ejecución de unas maniobras militares inusuales pero nada casuales entre las fuerzas militares de los EE.UU, Brasil, Perú, Argentina y Colombia.

Esta ficha militar avanza en los círculos del departamento de Estado y Defensa de los Estados Unidos, ante el desgaste natural de una oposición interna cuyas acciones se vienen desinflando producto de sus propios errores y manipulaciones (llegando al absurdo de abrogarse como “muertos de la represión y por luchar contra la dictadura” a unos cuantos venezolanos lamentablemente asesinados en acciones provocadas por su irresponsabilidad), aunado a ello la voluntad mayoritaria de paz del pueblo venezolano; así mismo por la desesperación de la élite política estadounidense de buscar salidas definitivas que procuren la caída de Venezuela (no les es ni medianamente suficiente tener a Brasil, Argentina o México) para garantizarse una vasta zona de recursos energéticos y una cabeza de playa de control regional.

Es por ello que se hace necesario procurar esfuerzos regionales y nacionales (entre ellos la Asamblea Nacional Constituyente), para salirle al paso a planes que poco tienen que ver con la atención o resolución de la crisis en Venezuela, en muchos casos provocada como lo hicieron a la Chile gobernada por  Salvador Allende; pero que si tienen como propósito generar una especie de Maidan tropical o lo que es peor la conversión definitiva de América Latina en un Medio Oriente tropical.

Quien en la región pueda creer que un intento injerencista en la República Bolivariana de Venezuela no provocaría la desestabilización regional y la destrucción de la doctrina consensuada por la CELAC de conversión de esta región en una Zona de Paz y Libre de Armas Nucleares, pues andará en el quinto sueño.

@walterjoseortiz

Politólogo Promoción “Simón Bolívar” UCV, con componente docente en la UNEFA

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: