Mundo

LOS ENIGMAS QUE RODEAN EL ASESINATO DE JORGE ELIECER GAITÁN (2da parte)

24 de abril 2017.

En la entrega anterior de nuestro reportaje relatamos como “El Bogotazo”, originado tras el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán, dejo miles de muertos y heridos.

Puedes ver la primera parte de nuestro reportaje dandole click a la imagen:

El fatídico saldo de la revuelta conocida como “El Bogotazo” varia según la fuente, un cable de la Embajada Alemana reportó unos 500 muertos, pero extraoficialmente se estima que la cifra real de caídos supera ampliamente los 3.000 fallecidos. Aunado al baño de sangre se cuentan los incontables daños materiales producto de los múltiples saqueos, incendio y posterior derrumbe de 142 construcciones incluyendo casas particulares, hoteles e iglesias del centro de la ciudad.

Los autores intelectuales del magnicidio nunca aparecieron, pero la opinión pública desde el primer momento señaló a los sectores extremistas que rodeaban al para entonces Ministro de Relaciones Exteriores, Laureano Gómez, (Único candidato presidencial en las elecciones en las que participaría Gaitán) quienes temerosos de una victoria electoral de Gaitán recurrieron cobardemente a contratar a un criminal para que lo asesinara.

Cadáver de Jorge Eliécer Gaitán

Cadáver de Jorge Eliécer Gaitán.

El presidente de ese entonces Ospina Pérez llamó a los liberales “moderados” a integrar su gabinete y organizó una comisión investigadora de los hechos, la cual tiempo después, ante el desencanto y la falta de crédito, de la generalidad, llegó a la conclusión de que el pistolero Juan Roa Sierra, un desempleado de filiación conservadora había actuado por cuenta propia, Un Asesino Solitario.

EL ASESINO DE GAITAN : JUAN ROA SIERRA

Juan Roa Sierra, 26 años de edad, nacido el 4 de noviembre de 1921, El informe de la investigación de Scotland Yard presenta a Juan Roa como un hombre poseído por delirios de grandeza, ensimismado y algo distraído. Se puede inferir del reporte que este comportamiento pudo haberse agravado, e incluso debió comenzar desde que empezó a visitar, 18 meses antes del asesinato, a un quiromantico alemán de nombre Johan Umland Gerd que leía la suerte y que fue quien lo vinculó al Rosacrucismo.

Encarnación Sierra (Madre de Roa Sierra y admiradora de Jorge Eliecer Gaitán) aseguraba que Roa Sierra conocía al doctor Gaitán, que hablaba de sus visitas a la oficina de este último y que aseguraba que aquél lo había enviado a hacer propaganda en un distrito de la ciudad. Sabía que Juan Roa Sierra había pedido un puesto al doctor Gaitán y dedujo que él había respondido que no tenía tiempo para ese tipo de solicitudes y que, más aún, como el Partido Liberal no estaba en el poder, era incapaz de ayudarlo.

Su madre confirma su tendencia a soñar y estaba más que apenada y molesta por su falta de inclinación hacia el trabajo. Unos ocho meses antes del asesinato, ella notó que él se comportaba de manera algo extraña. Por ejemplo, “pensaba que era Santander o algo parecido; además dejó su empleo. Yo veía que se reía solo y parecía muy pensativo. Ella dice que su hijo sufría de problemas del corazón y tenía desmayos y que además padecía fuertes dolores de cabeza a causa de los cuales sentía como si “estuvieran fritando maíz dentro de su cabeza”.

juan roa sierra

Juan Roa Sierra.

¿ROA SIERRA DISPARÓ LAS BALAS QUE MATARON A GAITÁN?

Según declaraciones de Jorge Padilla quien junto a Plinio Mendoza acompañaban a Gaitán al momento de ser asesinado precisa que ni siquiera hay la certeza de que Juan Roa Sierra hubiese sido el autor de los disparos que acabaron con la vida de Jorge Eliécer Gaitán en el medio día del 9 de abril de 1948. Padilla, que se encontraba en el zaguán del edificio Agustín Nieto, observó, a pocos metros de distancia, al asesino que disparaba desde el marco de la puerta de dicho edificio, que hacia menos de dos minutos acababa de abandonar Jorge Eliécer Gaitán en compañía de Plinio Mendoza Neira. Padilla asegura que el sujeto al que vio disparar no era el mismo Roa Sierra de las fotos que publicaron los periódicos. Gaitán y Mendoza salieron del Agustín Nieto y caminaron hacia el Norte con el propósito de cruzar la carrera séptima, y subir por la Avenida Jiménez hasta el Hotel Continental, donde pensaban almorzar junto con Jorge Padilla, Alejandro Vallejo y Pedro Eliseo Cruz, que apenas iban a dejar el edificio cuando se produjo el ataque contra Gaitán. Plinio Mendoza asegura que el agresor venía en dirección norte sur, es decir, de frente a Gaitán, quien alcanzó a percatarse de que el hombre le apuntaba con un revolver, y trató de apartarlo con las manos mientras volteaba la cabeza como para eludir los tiros, razón por la cual dos de ellos le impactaron en la nuca, como si le hubiesen disparado de atrás. Si Plinio Mendoza vio a un asesino que atacaba de frente a Gaitán, y Padilla a otro que le disparaba por la espalda (Gaitán recibió, en efecto, dos impactos en la columna, aparte de los de la nuca), hubo, por lo menos, dos atacantes, y no se ha podido comprobar que ninguno de ellos fuera Roa Sierra.

Cadáver de Juan Roa Sierra, linchado en Bogota

Cadáver de Juan Roa Sierra, linchado en Bogota.

¿REALMENTE ROA SIERRA ACTUÓ SOLO? ¿QUIEN ES PABLO EMILIO POTES?

Plinio Mendoza Neira describe el momento en que Gaitán es baleado: “Sentí de pronto que Gaitán retrocedía, tratando de cubrirse la cara con las manos y procurando ganar de nuevo el edificio. Simultáneamente escuché tres disparos consecutivos y un cuarto retardado, pero sólo unos fragmentos de segundo más tarde. Gaitán cayó al suelo. Me incliné para ayudarlo, sin poder salir de la inmensa sorpresa que aquel hecho absurdo me causaba. ¿Qué te pasa. Jorge?, le pregunté. No me contestó. Estaba demudado, los ojos semiabiertos, un rictus amargo en los labios y los cabellos en desorden, mientras un hilillo de sangre corría bajo su cabeza…”

Plinio Mendoza Neira acompañaba a Gaitán cuando el Candidato Liberal fue asesinado.

Plinio Mendoza Neira acompañaba a Gaitán cuando el Candidato Liberal fue baleado.

gaitan_jornadaDiario-reseña-asesinato-de-Gaitán

 

El periodista (actualmente uribista), Plinio Apuleyo Mendoza, hijo de Plinio Mendoza Neira, en el 2013 señaló: “Apenas habían traspuesto la puerta del edificio Agustín Nieto, seguidos por otros amigos, mi padre tomó del brazo a Gaitán…viniendo de la acera de enfrente, vieron avanzar hacía ellos a un hombre con un revólver en la mano. Pequeño, mal trajeado, con una barba de tres días ensombreciéndole el rostro y una mirada llena de odio, alzó el arma e hizo tres disparos…los disparos lo alcanzaran en la cabeza y la espalda. Cayó sobre el andén. El asesino, posteriormente identificado como Juan Roa Sierra, había bajado el arma como si quisiera disparar un tiro de gracia. Mi padre, entonces, alargó su brazo como buscando arrebatarle el arma. Roa Sierra la levantó velozmente hacía él e hizo un cuarto disparo que por milagro no lo mató. La bala perforó su sombrero y se clavó en una pared del edificio. Ese sombrero, con la huella del impacto, se guardó en casa por muchos años. Roa Sierra retrocedía lentamente, siempre con el arma en la mano, cuando ocurrió algo inesperado. Del café Gato Negro, que estaba a sus espaldas, salió un hombre corpulento, con sombrero y abrigo negros, que se acercó sin prisa a él y tranquilamente le quitó el revólver. Luego le hizo señas a dos policías que estaban en la esquina y les entregó a Roa, quien parecía obedecerle con docilidad. Aquel enigmático personaje dejó a mi padre muy sorprendido. No sabía si en su acción había un frío coraje o más bien complicidad con el asesino. Le extrañó mucho que no se diera a conocer en la prensa como el hombre que lo había desarmado. Los dos policías que tenían a Roa, rodeados de pronto por enfurecidos testigos del crimen, decidieron empujarlo al interior de la farmacia Nueva Granada, que estaba detrás suyo. El farmaceuta cerró rápidamente la reja para evitar que la multitud penetrara en su establecimiento. aporta un dato inédito: el hombre a quien el político Plinio Mendoza Neira, su padre, consideró cómplice de Juan Roa Sierra (acusado de dispararle el 9 de abril de 1948), confesó su crimen antes de morir. Con sumo valor, mi padre decidió salir al balcón para hablarles a los manifestantes. Al lado suyo, apareció de pronto su amigo y miembro de la dirección liberal José Francisco Chaux, quien sin abrir diálogo alguno le gritó a la multitud: “¡No se dejen engañar! El hombre que está allí abajo, azuzándolos contra nosotros, es un detective cuya placa de identificación aquí tengo. Se llama Pablo Emilio Potes y ha organizado a los pájaros del Valle”. Diciendo esto, señalaba a un hombre grande y corpulento con sombrero y traje oscuro que al oírlo intentaba escabullirse. Mi padre lo reconoció de inmediato. Era el mismo personaje que había desarmado a Roa Sierra.”

Plinio Apuleyo (izq) y su padre PLINIO MENDOZA NEIRA (der), quien acompañaba a Gaitán al momento de ser asesinado, aseguraba que un detective de nombre PABLO EMILIO POTES, participó en el asesinato del líder liberal.

Plinio Apuleyo (izq) y su padre PLINIO MENDOZA NEIRA (der), quien acompañaba a Gaitán al momento de ser asesinado, aseguraba que un detective de nombre PABLO EMILIO POTES, participó en el asesinato del líder liberal.

“A partir de aquel momento, y hasta el final de su vida, mi padre siempre tuvo la convicción de que Gaitán había sido asesinado con la complicidad de aquel Potes y de otros miembros del bajo mundo del detectivismo de la época que buscaban, valiéndose de pájaros y chulavitas, impedir el triunfo de los liberales. En un texto titulado “¿Quién mató a Gaitán?”, escrito por el coronel Luis Arturo Mera Castro, se mencionaba por primera vez a Potes, al famoso Pablo Emilio Potes, el mismo personaje tantas veces citado por mi padre. En dicho artículo, el coronel Mera revelaba que el tío de un amigo suyo había sido llamado de urgencia por Potes quien, moribundo, abandonado en una pocilga de la calle 63 de Bogotá, había sentido la necesidad de hacerle una extraña confesión.

Textualmente le había dicho: “Por el aprecio que le tengo y para descanso de mi alma lo mandé llamar. Yo estoy pudriéndome en vida y estoy pagando mi pecado por el mal tan grande que le hice al país: yo maté a Gaitán”. Plinio Apuleyo El Tiempo, abril, 2013.

“OPERACIÓN PANTOMIMA” OTRA TEORÍA SOBRE EL ASESINATO: LAS ACUSACIONES DE GLORIA GAITAN CONTRA LA CIA Y EL LIBERALISMO

Gloria Gaitán Jaramillo, hija del líder colombiano, confirmó en su blog A La Carga, en 2007, que el magnicidio lo realizó la CIA, junto con el Gobierno colombiano, ejecutado y coordinado por los agentes Thomas Elliot y John Mepples Spirito por los Estados Unidos, y Virgilio Barco y Plinio Mendoza Neira, por Colombia.

Gloria y su Padre, Jorge Eliecer Gaitán

Gloria y su Padre, Jorge Eliecer Gaitán.

“El magnicidio de mi padre lo realizó la CIA en conjunto con el gobierno colombiano, complot al que llamaron “Operación Pantomima”, puesto en obra y coordinado por los agentes Thomas Elliot y John Mepples Spirito, por el lado norteamericano y el Coronel Virgilio Barco, director de la Policía Nacional, abuelo del presidente Virgilio Barco Vargas y a quien le fuera dada una concesión petrolera”. Gloria Gaitan

Gloria Gaitán da a conocer de manera enérgica, qué motivos tuvieron los conspiradores para el brutal asesinato: “Calcularon entonces que el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán tendría como resultado una gigantesca explosión popular. Así, impactarían emocionalmente a los renuentes a crear la OEA Era lo que necesitaban para convencer a los delegados de la IX Conferencia Panamericana de las bondades de la creación de la OEA.”

Gloria Gaitán señala a Plinio Mendoza Neira, a quien acusa de ser uno de los autores materiales del crimen pues, lo llevaba “del brazo, para que el asesino supiera donde disparar”… “Plinio Mendoza Neira, seguidor incondicional del ex presidente liberal Alfonso López Pumarejo, llevó ese día del brazo a mi padre para ponerlo frente al asesino y salió corriendo antes de que Roa Sierra sacara el revólver.”

La primogénita del Dr. Gaitán asegura que Plinio Neira se infiltró en el movimiento liderado por su padre siguiendo órdenes de los factores oligárquicos desplazados de la dirigencia del partido Liberal por el auge del Gaitanismo. Gloria relata que los militantes de base alertaban a su jefe sobre el peligro que representaba la cercanía táctica de Mendoza Neira diciéndole: “doctor Gaitán, apártese de los judas, aléjese de Plinio Mendoza”, le repetía el pueblo y mi papá contestaba – de lo cual fui testigo – “déjenlo, los judas se ahorcan solos”. Gloria Gaitán añade: “Mamá, ese mismo 9 de abril, llamó a mi papá faltando un cuarto de hora para que mi padre saliera de la oficina y sus últimas palabras a su marido fueron: “Jorge, deja la Constitución tan bien encuadernada y tómate el poder. Deja a los “plinios” y vete con los tuyos”.

Jorge Eliecer Gaitan junto a su hija Gloria y su esposa Amparo

Jorge Eliecer Gaitan junto a su hija Gloria y su esposa Amparo.

Amparo Jaramillo de Gaitán, en la Clínica Central, al recibir la noticia de que su esposo acaba de fallecer.. Foto. Centro Gaitán

Amparo Jaramillo de Gaitán, en la Clínica Central, al recibir la noticia de que su esposo acaba de fallecer.. Foto. Centro Gaitán.

“El día del asesinato de mi padre, salió a almorzar en compañía de varios políticos, incluyendo a Plinio Mendoza. Al bajar el ascensor este judas le dijo a los demás acompañantes que se quedaran en el fondo del corredor mientras él salía con mi papá, a quien tenía que decirle algo en privado. Al llegar a la puerta tomó del brazo a mi papá (era la señal para el sicario) y antes de que el criminal, Juan Roa Sierra, sacara el arma para disparar, Mendoza Neira salió corriendo. Mi papá, ya sólo, al ver unos segundos después que el asesino sacaba el arma, se volteó en un intento desesperado por volver a entrar al edificio de donde acababa de salir. Es por ello que los tiros le entraron por la espalda. Al escuchar los disparos, las demás personas que se habían quedado rezagadas al pedido de Mendoza Neira salieron precipitadamente y encontraron a mi papá sólo, tendido en el piso”. GLORIA GAITÁN

“El día del asesinato de mi padre, salió a almorzar en compañía de varios políticos, incluyendo a Plinio Mendoza. Al bajar el ascensor este judas le dijo a los demás acompañantes que se quedaran en el fondo del corredor mientras él salía con mi papá, a quien tenía que decirle algo en privado. Al llegar a la puerta tomó del brazo a mi papá (era la señal para el sicario) y antes de que el criminal, Juan Roa Sierra, sacara el arma para disparar, Mendoza Neira salió corriendo. Mi papá, ya sólo, al ver unos segundos después que el asesino sacaba el arma, se volteó en un intento desesperado por volver a entrar al edificio de donde acababa de salir. Es por ello que los tiros le entraron por la espalda. Al escuchar los disparos, las demás personas que se habían quedado rezagadas al pedido de Mendoza Neira salieron precipitadamente y encontraron a mi papá sólo, tendido en el piso”. GLORIA GAITÁN.

Plinio Mendoza Neira, Roberto García-Peña y Jorge Eliécer Gaitán

Plinio Mendoza Neira, Roberto García-Peña y Jorge Eliécer Gaitán

“Cuando en la investigación interrogaron a Plinio Mendoza Neira éste dijo que a mi papá le dispararon en el pecho y que cayó de espaldas, momento en que él salió a buscar un taxi para transportar a mi papá a la clínica. Lo mismo lo repitió años más tarde a la Revista Cromos, lo que prueba que no estuvo presente en el momento en que el asesino sacó el arma y mi papá dio la vuelta para protegerse. El investigador, al servicio del Presidente de Colombia, autor del crimen, no profundizó en semejante señal de que Mendoza Neira apartó a los otros políticos para estar sólo con mi papá y que salió corriendo antes de que apareciera el arma, lo cual indica que ya sabía lo que iba a ocurrir. Esto da razón de por qué creyó que los disparos se los habían dado de frente…” GLORIA GAITÁN

Gloria Gaitán asegura contar con testimonios que señalan que el 9 de abril, a diferencia de las calles de Bogotá donde reinaba la conmoción en la casa de Plinio Mendoza había una gran celebración “En un salón, cuya puerta estaba medio abierta, un numeroso grupo de señores tomaban whisky y brindaban por el asesinato de Gaitán. Las niñas, curiosas como todos los niños e impactadas por el asesinato de Gaitán, se acercaron a escuchar la animada conversación, cuando oyeron a Plinio Mendoza decir: “Lo que ustedes ignoran es quién puso a Gaitán de blanco para que le disparara el asesino”. Y continuó diciendo: “Roa Sierra no sabía contra quién debía disparar y como no conocía personalmente a Gaitán, ni nunca lo había visto de cerca, era muy fácil que disparara contra quien le indicáramos. De manera que le dijimos que debía dispararle a la persona que saliera de brazo conmigo del Edificio Agustín Nieto”.

En el 2005, Gloria Gaitán denunció  al Presidente Álvaro Uribe por ordenar la liquidación del Instituto Jorge Eliécer Gaitán creado para honrar y resguardar la memoria del lider liberal, a su vez según señala la hija del líder liberal asesinado en 1948,  Uribe habría girado instrucciones al periodista Hernando Corral, para que se procediera a la total destrucción de los archivos documentales sobre el 9 de abril que reposaban en esa institución.

OPERACIÓN PANTOMIMA

Embajador de EEUU en Colombia John Cooper Wiley

Embajador de EEUU en Colombia John Cooper Wiley.

En 1946 el  Embajador  de  los  Estados Unidos   en   Colombia,   John   C. Wiley, informaba al Departamento de Estado sobre Gaitán: “Vemos sus triunfos políticos con considerable aprehensión, quienes lo conocen aseguran que él no quiere a los EEUU. Gaitán se ha pronunciado a favor de las nacionalizaciones de la banca cervecerías y empresas de  servicios  públicos  y  otras  formas  de  socialismo  de  Estado,  lo cual  con  el  tiempo,  puede  incluir la  industria  del  petróleo…  El  doctor Gaitán será una preocupación política importante y me temo que durará  un  buen  rato…  Los  Estados Unidos deben observarlo con cuidado y tacto… puede convertirse, fácilmente, en una amenaza o, al  menos,  en  una  espina  clavada en nuestro costado. Es un hombre pequeño de una gran estatura. Es definitivamente una nueva estrella política que ha nacido en Colombia  y  en  América  Latina…  Gaitán tratará  de  arrancarle  algunas  plumas a nuestra águila”.

En otro informe enviado en 1947, el  Embajador Wiley emite una serie de despreciables y racistas comentarios sobre por Gaitán: “EstadosUnidos debe vigilarlo con discreción y tacto… Debe ser cultivado discreta y cuidadosamente. Quizás se le podría aconsejar”…“mi reciente almuerzo con Gaitán infortunadamente trajo a mi memoria un almuerzo que compartí alguna vez en Berlín con el criminal nazi de guerra Joseph Goeblels. La diferencia intelectual entre ellos es perturbadoramente perceptible”… “representa un peligroso fenómeno político. Los nativos, de pigmentación oscura que comienzan a surgir con lentitud ven en Gaitán a su prototipo y protector”. Se evidencia como el embajador Jonh Cooper Wiley coincidía con la oligarquía colombiana que hablaba con desprecio del “negro Gaitán”.

En 1947 un agente de la CIA llamado Tomás Elliot habría intentado soborno de mi padre a fin de que abandonara la política. “En el año 47, papá llegó un día a almorzar a la casa y le contó a mamá, en presencia mía, que le habían ofrecido ejercer la cátedra de derecho penal en la Sorbona en París o en la Universidad de Roma, garantizándole la propiedad en uno de los barrios más lujosos de esas ciudades, de un espléndido apartamento. Le darían igualmente una inmensa finca en la Sabana de Bogotá y otra en los Llanos Orientales, y le otorgarían la financiación necesaria para que sus hijos pudieran, por el resto de sus vidas, estudiar en los colegios o universidades que quisieran en Europa. Esta última parte fue la que no permitió que yo olvidarael asunto, pues me empeciné en insistirle a mi papá que abandonara la política para poder irme a estudiar al Viejo Continente. Mamá, a veces, me decía que era una lástima que mi papá no se hubiera dejado tentar, pues así habría salvado su vida.” Gloria Gaitán.

 John Mepples Spirito

John Mepples Spirito

En 1959 John Mepples Spirito, funcionario de la CIA es capturado en Cuba cuando realizaba labores de inteligencia con miras a derrocar el gobierno de Fidel Castro, durante el interrogatorio al que es sometido, Mepples Spirito  declaró haber estado involucrado en el asesinato de líder Liberal Colombiano Jorge Eliécer Gaitán, confiesa a las autoridaes Cubanas que fue enviado a Bogotá en 1948 para orquestar la Operación Pantomima, cuyo propósito era liquidar a Jorge Eliécer Gaitán y acabar con la posibilidad de que llegara a la Presidencia de la República.

“Al llegar a Colombia conocí a otras gentes que trabajaban también para el Centro, vinculados a la Embajada de Bogotá. Me presentaron a un individuo llamado Juan Roa Sierra. Este individuo, colombiano, de nacionalidad colombiana, como dije antes, de tendencias fascistas fue un individuo de confianza ya que había hecho con anterioridad algunos otros programas u otras misiones para los agentes, tanto del Centro como para la Embajada. Este individuo se le prometió en aquella ocasión protegerlo debidamente contra las autoridades colombianas en caso de que fuera arrestado al cometer el hecho y a la misma vez también se le prometió, aparte de dinero, sacarlo lo más pronto posible fuera del país. En sí, todo esto se arregló con él de una manera bastante bien. Pero para nosotros pensábamos después eliminarlo físicamente -ya que este individuo, después de cometido el hecho, iba a ser para nosotros un estorbo y un testigo presencial del caso. Por lo tanto, nos ahorramos ese problema ya que este individuo, al ajusticiar a Gaitán, también fue ajusticiado por el pueblo en ese momento que cometió el hecho en una de las céntricas calles de Bogotá”. John Mepples Spirito.

Varias decadas despues en una entrevista con el periodista Arturo Alape, John Mepples Spirito sorprendentemente cambia su declaración sobre el magnicidio del lider Liberal colombiano, Arturo Alape relata: “Le hice la primera pregunta, por cierto directa, sobre su participación en el asesinato de Gaitán. Volvió a sonreir. Rompió el silencio. Respondió en forma tajante -“Lo que yo dije sobre el asesinato de Eliécer Gaitán, fue florear información. ¿Usted me entiende? Lo primero que aprende un agente de la CIA cuando cae prisionero, es ‘florear’ información”. Le insisto en mi pregunta. Se volvió hosco -“Cuando digo “florear” información, lo hice para despistar el enemigo”. Insisto “Pero usted en el documental confiesa que…” No me dejó terminar. En forma tajante termino la entrevista “Floree información para poder sobrevivir en el tiempo que estuve prisionero”. Informaciones no confirmadas aseguran que John Mepples Spirito huyó de Cuba hacia Miami donde volvió a enrolarse en la Central de Inteligencia Americana.

Gloria Gaitán

Gloria Gaitán

En 1993, el doctor Yesid Castaño, ex gobernador del Tolima y miembro de la junta directiva de la Federación Colombiana de Cafeteros, contactó a Gloria Gaitán para informarle que el doctor Robayo, dueño de Kokorico, Diners y el Banco Superior, tenía toda la documentación de un agente de la CIA llamado Tomás Elliot, quien había sido su cercano amigo y quien antes de morir de cáncer le dejó todo el archivo sobre la preparación del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, entre otras cosas, fotografías donde se ve la salida de mi padre, en diferentes días y horas, del edificio Agustín Nieto, y donde están consignadas pormenorizadamente todas las acciones previas al asesinato.  “El doctor Castaño me dijo que el doctor Robayo estaba dispuesto a hacerme conocer la documentación. No obstante, me fue imposible localizarlo y hasta el presente nunca respondió mis llamadas. Se debió arrepentir”. Gloria Gaitán.

LA HIPÓTESIS DEL CRIMEN DE ESTADO

Según Forrest Hylton en su libro LA MALA HORA EN COLOMBIA, “las comunidades liberales desertaron masivamente en un acto de autopreservación, cuando la “policía civil conservadora” se organiza en “una fuerza profesional de asesinos políticos en 1949 y 1950”. Dentro de ese clima político, Hylton describe una anécdota sentimental de un alto funcionario vinculado a la muerte de Gaitán, tratando de enamorar a una joven sin saber que era una trampa.

Coronel Virgilio Barco

Coronel Virgilio Barco

“La dama accedió a disgusto y con repugnancia. A una señal de un personaje oculto en una habitación contigua, la dama accedió y le brindó una copa de licor. ¿Por qué tan esquiva?, le preguntó.

—Usted es un hombre que me agrada, pero me inspira miedo.

—Miedo, ¿miedo de qué y por qué?

—Te tengo miedo porque tú mataste a Gaitán. La afirmación fue tan sorpresiva que no le dio tiempo para reflexionar.

—Yo no lo maté… lo mandé a matar, pero por orden superior.

Quien estaba en la habitación contigua era el doctor Restrepo Gaviria. El autor de la confesión: el coronel Virgilio Barco, entonces jefe de la Policía Nacional, varias personas aseguran haber visto al Coronel Barco sentado toda la mañana en un cafe frente al Edificio Agustín Nieto, justo donde se perpetró el magnicidio. El incidente aparece en el expediente judicial y es mencionado por William Briceño en su libro GAITÁN DESPUÉS DE MEDIO SIGLO.

El magistrado del caso en la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Jordán Jiménez, renunció sin firmar el auto de detención que tenía redactado contra Barco, señala el autor. Posteriormente se supo que Barco, quien era abuelo del después Presidente colombiano Virgilio Barco, había sido favorecido con una concesión petrolera.

 

El Padre Camilo Torres luego pasaría a fundar el Movimiento Guerrillero ELN

El Padre Camilo Torres luego pasaría a fundar el Movimiento Guerrillero ELN.

Este dialogo es confirmado en una segunda versión, esta vez, por la señora Isabel Restrepo de Torres, madre del padre Camilo Torres, quien le relató este mismo episodio a la familia Gaitán y al DR.Gillermo Herrnández(Abogado de la familia Gaitán),  la señora  era muy amiga de la amante del coronel Vírgilio Barco(no revela su nombre), la pareja estaba peleada producto de los celos que ella sentía  y estaban preparando una reconciliación, esta le dijo a doña Isabel de Torres que se escondiera en el cuarto vecino para que el coronel Barco no se sintiera cohibido, ya que ella sí quería reconciliarse.

La señora madre del Padre Camilo Torres relata un episodio muy similar al dialogo citado por William Briceño en su libro GAITÁN DESPUÉS DE MEDIO SIGLO (En el libro quien escucha la a comprometedora confesión del Jefe de la Policía Nacional, es un individuo identificado como Dr. Restrepo Gaviria -posiblemente se refiere al  Padre Camilo Torres Restrepo y el juego de apellidos fue para proteger la identidad de la señora Isabel Restrepo Gaviria de Torres).

La señora Isabel de Torres señala que el Coronel  intenta apaciguar los celos de su amante jurándole que no era cierto que él la hubiera engañado y que la pelea entre ambos se debía a celos infundados, en medio de la conciliación Barco le asegura a su amada que era tal el amor y la confianza que él le profesaba, que iba a confesarle un gran secreto para poner su vida en manos de ella: le contó que con la asesoría de agentes norteamericanos y por órdenes de la Presidencia de la República él había planeado la ejecución del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán.

Segun esta versión, el Coronel Barco confirmó su presencia toda la mañana en un cafe frente al Edificio Agustín Nieto, vigilando el desarrolló de los acontecimientos que cegarían la vida de Gaitán, Barco  le habría confesado a su amante que cuando los dos policías habían encerrado a Roa Sierra en el local de una farmacia, le solicitaron instrucciones para ver que hacián  con el asesino,  Barco les  ordenó: “Déjenselo a la multitud”, mientras que otros cómplices vociferaban “Maten al asesino”, con el fin de que fuera la gente enardecida la que acallara directamente al autor material del asesinato del DR. Jorge Eliecer Gaitán.

“El doctor Guillermo Hernández (abogado de la familia Gaitán) le pidió a doña Isabel que declarara en el proceso, pero ella dijo que sólo le hacía una confesión a la familia Gaitán por insistencia de Camilo para calmar su conciencia, pero que no quería poner en peligro la vida de su hijo y que con su confesión mi padre no resucitaría y en cambio Camilo sí podía ser asesinado, lo cual impediría que él hiciera la revolución que mi padre no pudo hacer. El padre Camilo insistió mucho en que ella declarara, e incluso manifestó que él iba a contarles la versión a los jueces. Doña Isabel le respondió tajantemente que si él se atrevía a hacerlo, ella lo desmentiría”. Gloria Gaitán.

 

LOS CONSERVADORES Y LA CIA ACUSARON A LOS COMUNISTAS

Presidente Mariano Ospina Pérez

Presidente Mariano Ospina Pérez

El Gobierno de Mariano Ospina preparaba la IX Conferencia Interamericana. Era de conocimiento público que la actividad principal de esta reunión sería la redacción de una resolución contra los comunistas, promovida por EEUU y presentada por el General George C. Marshall, principal delegado de los norteamericanos en la Conferencia. Durante meses Jorge Eliecer Gaitán había criticado la iniciativa de Marshall, sugiriendo que mientras los EEUU le daban a Europa un lucrativo Plan Marshall, lo único que podía esperar de ellos América Latina era su oposición al movimiento en favor de las reivindicaciones populares.

“En aquel clima de alta tensión se inauguró en Bogotá la Novena Conferencia Panamericana, el 30 de marzo a las cuatro y media de la tarde. La ciudad había sido remozada a un costo descomunal, con la estética pomposa del canciller Laureano Gómez, que en virtud de su cargo era el presidente de la conferencia. Asistían los cancilleres de todos los países de América Latina y personalidades del momento. Los políticos colombianos más eminentes fueron invitados de honor, con la única y significativa excepción de Jorge Eliécer Gaitán, eliminado sin duda por el veto muy significativo de Laureano Gómez, y tal vez por el de algunos dirigentes liberales que lo detestaban por sus ataques a la oligarquía común de ambos partidos. La estrella polar de la conferencia era el general George Marshall, delegado de los Estados Unidos y héroe mayor de la reciente guerra mundial, y con el resplandor deslumbrante de un artista de cine por dirigir la reconstrucción de una Europa aniquilada por la contienda”. Gabriel García Márquez.

General George C. Marshall.

El Presidente Conservador Mariano Ospina Pérez, influenciado el general George C. Marshall y el embajador norteamericano Willard Beulac, acusó a la Unión Soviética por los sucesos del 9 de abril, rompió relaciones con la nación gobernada por Joseph Stalin y acusó a los comunistas colombianos.

Willard_Beaulac, Embajador de EEUU en Colombia para 1948.

Willard Beaulac, Embajador de EEUU en Colombia para 1948.

EEUU insistían en la conspiración soviética. El general Marshall, uno de sus héroes de la Segunda Guerra Mundial, presidía la delegación norteamericana en la Conferencia Panamericana reunida en Bogotá. El embajador norteamericano Willard Beulac informa: “Marshall informó a la reunión a partir de noticias recogidas en Yugoslavia y Panamá. Queda clara que este movimiento ha sido bien organizado y es un esfuerzo deliberado (comunista) para sabotear la Conferencia”. Desde la embajada de EEUU se alertaba sobre: “una tensión creciente y en informes cada vez más numerosos de movimientos comunistas y revolucionarios por todas partes en Centro y Sur América”.

El Presidente Ospina Pérez aseguró que Gaitán fue asesinado como parte de una conspiración de la Guerra Fría dirigido por la URSS para aumentar la influencia soviética en el Caribe. La interrupción violenta de la Conferencia Interamericana de 1948 y la muerte de un millar de personas en el Bogotazo también fueron atribuidasa parte de una conspiración de la Guerra Fría perpetrada por agentes de la URSS entre los que se encontraban Fidel Castro.

En la Conferencia Panamericana, en la que se creó la OEA, varios países latinoamericanos querían que ese organismo fuera anticolonialista, pero Estados Unidos estaba enfrentado a Stalin y quería que la OEA fuera anticomunista. Esto implicaba asumir una línea de enfrentamiento a Rusia. Cuando Bogotá estalló en llamas y tiroteos por la muerte del dirigente liberal, el Departamento de Estado lo explotó comunicacionalmente a su favor al hacer ver que aquello probaba que la Unión Soviética era una amenaza para América Latina.

Se concretó la satanización de los movimientos comunistas

En la madrugada del 10 de abril, los jefes liberales pactarían un acuerdo con el presidente Ospina y los objetivos de EEUU: crear la OEA y responsabilizar a los comunistas de los trágicos hechos se concretan.Comunicacionalmente se emprendería una agresiva campaña de desprestigio contra todos los movimientos progresistas, de trabajadores o comunistas.

Gaitán había sido sacado del juego político colombiano garantizando que la presidencia de Colombia seria ocupada en las próximas décadas por gobiernos amigos de EEUU. Treinta años duraría la investigación sobre el asesinato y sólo se constataría que el asesino material había sido Roa Sierra, nunca se descubrieron nexos con los asesinos intelectuales. Dos preguntas quedaron en el aire: ¿A quién le interesaba la muerte de Gaitán? ¿Quiénes resultaron beneficiados con su asesinato?.

HIPÓTESIS DE WEYL : FIDEL CASTRO

Nathaniel Weyl fue miembro del Partido Comunista de EEUU desde 1933 hasta 1939, pero, después de abandonar el partido, se convirtió en un conservador y declarado anticomunista.

Nathaniel Weyl

El economista y escritor estadounidense Nathaniel Weyl (radical conservador anticomunista) asegura que de acuerdo con ciertos registros policiales, Fidel Castro era sospechoso de asesinar personalmente Gaitán, como su compañero de viaje de Cuba, Rafael del Pino, Weyl señala que Castro se vio Juan Roa , una hora y media antes del asesinato de Gaitán.

Nathaniel Weyl asegura: “Castro había tratado de reclutar Gaitán anterior a su causa, pero Gaitán había declinado en varias ocasiones y fue asesinado porque era demasiado políticamente influyente y habría contrarrestado los objetivos de la guerra Fría de la URSS en el Caribe” . El Exilio Cubano en Miami también se ha hecho eco de esta teoría inculpando a Fidel Castro en el asesinato de Gaitán y en el comando de la posterior revuelta denominada “El Bogotazo”.

Nathaniel Weyl fue miembro del Partido Comunista de EEUU desde 1933 hasta 1939, pero, después de abandonar el partido, se convirtió en un conservador y declarado anticomunista.

Teoría Weyl Derribada: Esta disparatada tesis sin sustento alguno es derribada, al respecto Gabriel Garcia Márquez  nos relata: “…En aquel tumulto incontrolable estaba el líder estudiantil cubano Fidel Castro, de veinte años, delegado de la Universidad de La Habana a un congreso estudiantil convocado como una réplica democrática a la Conferencia Panamericana… una de sus primeras gestiones fue solicitar una cita con Jorge Eliécer Gaitán, a quien admiraba. A los dos días, Castro se entrevistó con Gaitán, y éste lo citó para el viernes siguiente. Gaitán en persona anotó la cita en la agenda de su escritorio, en la hoja correspondiente al 9 de abril: «Fidel Castro, 2 pm»”….”Según él mismo ha contado en distintos medios y ocasiones, y en los interminables recuentos que hemos hecho juntos a lo largo de una vieja amistad, Fidel había tenido la primera noticia del crimen cuando rondaba por las cercanías para estar a tiempo en la cita de las dos. De pronto lo sorprendieron las primeras hordas que corrían desaforadas, y el grito general:-¡Mataron a Gaitán!. Fidel Castro no cayó en la cuenta, hasta más tarde, de que la cita no habría podido cumplirse de ningún modo antes de las cuatro o cinco, por la imprevista invitación a almorzar que Mendoza Neira le hizo a Gaitán”…“Fidel Castro, a su vez, fue víctima de toda clase de cargos absurdos, por algunos actos ceñidos a su condición de activista estudiantil. La noche negra, después de un día tremendo entre las turbas desmadradas, terminó en la Quinta División de la Policía Nacional, en busca de un modo de ser útil para ponerle término a la matanza callejera”. 

MONTA

Programa Injerencia en Latinoamérica transmitido por VTV

Roscoe Hillenkoetter

Roscoe Hillenkoetter

HIPÓTESIS HILLENKOETTER

El entonces director de la CIA, Roscoe Hillenkoetter, expuso otra contradictoria hipótesis, aseguró que el móvil de la muerte de Gaitán había sido una venganza. Supuestamente, Juan Roa Sierra era sobrino de un oficial a quien habían asesinado en 1938. Gaitán, que era abogado, habría logrado la absolución del hombre acusado de ese crimen el 8 de abril, por lo que Roa decidió quitarle la vida.

Teoría Hillenkoetter Derribada: Dos son los factores que anulan la debil teoría del director de la central de inteligencia Norteamericana:

1-Según Roscoe Hillenkoetter, José Sierra actuó en venganza por el asesinato de un oficial que era su tío de apellido “Cortés”, un párrafo más abajo el tio cambia de nombre por “Gallarza Ossa” y era asesinado por “Cortéz” (esta vez con z al final).

2-Hillenkoetter realmente se refiere al caso en el cual Gaitan consigue un notable triunfo juridico  cuando un dia antes de su muerte, el 8 de abril logra la absolución del teniente Jesús María Cortés Poveda, acusado de dar muerte al periodista Eudoro Galarza Ossa. Este caso no guarda vinculación alguna con el victimario Roa Sierra, no existe vinculo sanguíneo alguno entre estos personajes. Es de hacer notar que según la rocambolesca teoría de Hillenkoetter el asesinado familiar de Roa llámese  “Cortés” o “Gallarza” es un militar, cuando en realidad la absolución que Gaitán logra es en favor de un militar que estaba siendo acusado por la muerte de un civil.

3-Otro factor que derriba plenamente este absurdo argumento de la CIA es la simpatía que por Gaitán sentia  Encarnación de Roa, la madre de Juan Roa Sierra, resulta imposible que la señora Encarnación guardara tanta admiración por Gaitán si este hubiese logrado la absolución de el asesino de un familiar, ni la señora Encarnación, madre de Roa, ni su pareja María de Jesús, ni sus hermanos Manuel Vicente y  Rafael mencionaron en sus interrogatorios al tio asesinado al que hace referencia Hillenkoetter

Tiempo despues de asegurar que se trataba de una venganza personal, la CIA dirigida por  Hillenkoetter cambió su versión responsabilizando a los comunistas.   Hillenkoetter mostró ante el congreso  documentos que supuestamente contenían evidencia de una conspiración de los comunistas para crear caos en Bogotá y sabotear la IX Conferencia Panamericana, que se celebró ese mismo día y concluyó con la Creación de la Organización de Estados Americanos”.

 

LA INVESTIGACIÓN DESARROLLADA POR EL ABOGADO JOSÉ EDUARDO UMAÑA MENDOZA

ABOGADO JOSÉ EDUARDO UMAÑA MENDOZA

ABOGADO JOSÉ EDUARDO UMAÑA MENDOZA.

 

El Dr. José Umaña Mendoza fue un destacado penalista especializado en la defensa de los Derechos Humanos,  denunció atropellos del Estado y asumió la defensa jurídica de sindicalistas, marginados y víctimas de violaciones de los DDHH.

Entre sus casos más emblemáticos, se encuentra la defensa de las víctimas del genocidio contra la Unión Patriótica (UP) y el Partido Comunista Colombiano.Umaña fue uno de los abogados que interpuso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos una demanda contra el Estado colombiano por su responsabilidad y participación en los crímenes contra la UP, asumió desde 1985 la defensa de las familias de los desaparecidos del Palacio de Justicia, el asesinato de Carlos Pizarro en 1990, la ejecución extrajudicial de Hernando Pizarro Leongómez.

En 1998, Gloria Gaitán hija del líder popular Jorge Eliecer Gaitán, entregó un poder al abogado Eduardo Umaña Mendoza, para reabrir las
investigaciones sobre el asesinato de su padre.

El jurista se dedicó al estudio del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, el episodio relatado en un expediente de más de 20.000 folios lo apasionaba. Sobre el caso precisaba: “Lo más grave en el caso Gaitán no es lo jurídico sino lo político. No es la historia sino la memoria histórica del país”  El Abogado guardaba la convicción en que ningún crimen debía quedar impune. “Colombia es un país donde todo pasa y nada pasa” , solía comentar a sus amigos.

En 1998 Umaña Mendoza solicitó al entonces Fiscal General de la Nación, Alfonso Gómez Méndez, que reabriera el caso del asesinato de Jorge Eliecer Gaitán, porque aseguraba  poseer  nuevos elementos de juicio. Días después de esta solicitud Umaña Mendoza fue amenazado de muerte, como lo denunció en rueda de prensa el 9 de abril de 1998, afirmando que esas intimaciones no lo detendrían.

El 18 de abril de 1998 dos hombres y una mujer haciéndose pasar por periodistas entraron en la oficina de Eduardo Umaña en Bogotá. Después de inmovilizar a su secretaria, los victimarios trataron de secuestrar a Umaña, pero ante la valiente resistencia del abogado, le dispararon y lo asesinaron. Aunque Umaña recibió muchas amenazas a lo largo de su vida, siempre sostuvo que “más vale morir por algo, que vivir por nada”.

La hija del asesinado Líder Liberal Gloria Gaitán asegura que para el 21 de abril de 1998  había pautado una cita con el Dr. Umaña Mendoza, en dicho encuentro el Defensor de Derechos Humanos le mostraría a Gloria unos importantes documentos que sustentaban la reapertura del caso Gaitán, luego del asesinato de Umaña Mendoza los documentos desaparecieron de su oficina.

“José Eduardo fue asesinado y de su oficina desaparecieron los documentos que él quería mostrarme el 21 de abril, no dándole los sicarios oportunidad de hacerlo porque, además, saquearon su oficina después de ultimarlo.” Gloria Gaitán.

En abril 2009 el líder paramilitar, Salvatore Mancuso reconoció que el asesinato de José Eduardo Umaña Mendoza había sido planeado por algunos cabecillas de las autodefensas, entre ellos, Carlos Castaño. Esta versión la corrobora el excomandante paramilitar Diego Fernando Murillo Bejarano, alias Don Berna, añadiendo un nuevo actor en la macbra conspiración, “Don Berna” aseveró que el asesinato del Dr. José Umaña fue cometido por una alianza entre paramilitares y la inteligencia militar colombiana.

 

LAS INVESTIGACIONES DE PAUL WOLF

Dr. Paul Wolf

Dr. Paul Wolf

El abogado estadounidense Paul Wolf ha solicitado se desclasifiquen los documentos de la CIA sobre el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán. “El Congreso de Estados Unidos investigó la actuación de la CIA en Colombia a seis días después del asesinato de Gaitán. Querían saber por qué no habían sido capaces de anticipar que algo así podía suceder”.

En el 2006 un juicio entablado por Paul Wolf, a fin de que los servicios de inteligencia norteamericanos desclasificaran sus archivos relativos al líder popular colombiano Jorge Eliécer Gaitán, asesinado en Bogotá el 9 de abril de 1948,  reveló que el FBI (Federal Bureau of Investigation) destruyó en 1972 la mayoría de los documentos que sobre Gaitán guardaba en sus archivos, mientras que la CIA manifestó que no los desclasificaría por razones de “seguridad nacional”.

Wolf adelanta en la actualidad una investigación para saber cuántas páginas fueron destruidos y si esa destrucción se hizo bajo parámetros legales, ya que bajo la norma norteamericana denominada “Federal Records Act”, las agencias gubernamentales, como el FBI, no están autorizadas para destruir documentos sin la autorización de los Archivos Nacionales.

Hace más de una decada Wolf solicitó ante los tribunales de Washington que fueran desclasificara los archivos del caso, con base en el Acta de Libertad de Información, una ley federal que permite divulgar documentos bajo control del Gobierno de Estados Unidos. En aquella ocasión, el 22 de septiembre, la CIA se rehúso a negar o confirmar la existencia de tales archivos.

Desde ese momento, y hasta enero de 2007, Wolf libró una lucha de apelaciones y recursos. Insistió en que si la CIA no admitía tener archivos, debía darle acceso al menos a los documentos que Roscoe Hillenkoetter dijo tener cuando lo interpeló el Congreso. El reclamo dio frutos, la Corte de Apelaciones le dio la razón al demandante, pero éste fracasó de todas maneras: aunque la Agencia reconoció que esos papeles eran legítimos, declaró no poder entregarlo. Esta vez, por un motivo sorprendente:

La CIA alegó que esos documentos estaban microfilmados y que no disponía de un índice que le permitiera identificarlos y mucho menos buscarlos. Wolf no vacila en decir que se trata de una patraña: “Eso es mentira, nadie va a creer que ellos no tengan sus archivos en orden y que no lleven un control de lo que tienen”.Paul Wolf

En un artículo publicado en 2007, el frustrado investigador afirmó que “hay unos seis u ocho teorías de quien podría haber matado a Gaitán. Por supuesto, la CIA, desde luego, es uno de los sospechosos. EEUU tenía un motivo para matar a Gaitán y usó cínicamente su muerte para sus propios propósitos”. Paul Wolf

Rortz.

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: