Mundo

Trump anuncia gran muralla y un freno a inmigrantes pobres

01 de marzo 2017.

El presidente Donald Trump dio su primer discurso ante el Congreso el martes en la noche. Trump prometió que protegerá a Estados Unidos del terrorismo islámico, construirá la “Gran Muralla” en la frontera con México y eliminará el Obamacare para recuperar la grandeza del país.

Trump, quien también prometió proteger al país de acuerdos comerciales perjudiciales, defendió su veto de ciertos extranjeros, diciendo que la medida es necesaria para evitar combatir al terrorismo.

“No podemos permitir que se forme una avanzadilla de terrorismo dentro de Estados Unidos. No podemos permitir que nuestra nación sea un santuario para los extremistas”, dijo el Presidente, que prometió que pronto introducirá nuevas medidas.

Trump agregó que su administración hará cumplir las leyes migratorias del país para que aumenten los salarios, para ayudar a los desempleados y ahorrar “miles de millones de dólares”.

Calificando como un desastre la Ley de Cuidado de Salud Asequible impulsada por su predecesor Barack Obama, Trump instó a los legisladores que la reemplacen por un plan más coherente.

“Esta noche también estoy invitando a este Congreso a revocar y reemplazar el Obamacare con reformas que amplíen las opciones, aumenten el acceso, reduzcan los costos y, al mismo tiempo, proporcionen mejores servicios de salud”, manifestó.

Pero su discurso estuvo principalmente centrado en el tema de la inmigración, y el gobernante aseguró que cumplirá con su promesa de construir un muro en la frontera con México, anunciando que las labores comenzarán muy pronto.

“Debemos restaurar la integridad y el imperio de la ley en nuestras fronteras. Por eso, pronto comenzaremos la construcción de un gran muro a lo largo de nuestra frontera sur. Se iniciará antes de lo programado y, una vez terminado, será un arma muy eficaz contra el crimen y las drogas”, dijo Trump.

El mandatario ya había aprobado semanas antes una orden ejecutiva para instruir a las agencias federales en la “construcción inmediata” del muro y contempló adelantar el costo de la construcción con fondos del gobierno, aunque aseguró que la inversión será posteriormente reembolsada en su totalidad por México”.

La construcción del muro fronterizo, sobre todo el pago de la misma, ha causado una crisis diplomática con México, quien canceló tras el anuncio del mandatario la visita que tenía prevista su presidente, Enrique Peña Nieto, a finales del mes pasado.

Con solo pocas semanas en el poder, Trump ha convertido la inmigración ilegal y la seguridad nacional en puntos centrales de su administración, adoptando una serie de medidas para prohibir la entrada de refugiados y deportar a indocumentados, y anunciando un incremento de 10 por ciento en el presupuesto militar.

El discurso fue pronunciado en momentos en que la Casa Blanca intenta mejorar la percepción pública de la administración, cuyo inicio se ha visto plagado por decisiones controversiales, constantes enfrentamientos con los medios de comunicación y una tasa de desaprobación históricamente alta.

Según la encuestadora Gallup, la tasa de aprobación del mandatario sumaba solo 42 por ciento el lunes, tras haber caído a 38 por ciento la semana pasada.

Trump, quien pasó gran parte de su campaña presidencial relacionando a los inmigrantes con la criminalidad de Estados Unidos, invitó a familiares de personas asesinadas por indocumentados para que estuvieran presentes en su primer discurso ante el Congreso.

Entre los invitados especiales se encontraba Jamiel Shaw, que fue orador habitual durante la campaña de Trump y padre de un joven asesinado en el 2008 por un inmigrante indocumentado.

También estaba sentada en el palco –junto a la primera dama Melania Trump– Jessica Davis y Susan Oliver, viudas, respectivamente, del detective Michael Davis y del sheriff adjunto Danny Oliver. Ambos fueron asesinados por un inmigrante indocumentado cuando estaban de servicio como policías del estado de California, según la Casa Blanca.

Pero en la sesión también estuvieron presentes activistas invitados por el bloque de legisladores hispanos del Partido Demócrata, así como familiares de inmigrantes recientemente deportados y por algunos Dreamers, como se conoce a 750,000 inmigrantes traídos durante su niñez a Estados Unidos sin autorización y que gozan de un alivio migratorio.

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: