Mundo

Panamá solicitó a Interpol detener a hijos de expresidente Martinelli por caso Odebrecht

14 de febrero 2017.

La Procuraduría General de La Nación (PGN) de Panamá pidió a la Interpol expedir la notificación roja contra dos hijos del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014), quienes figuran entre las 17 personas requeridas por el caso de los sobornos de Odebrecht.

Por su parte el exmandatario panameño acusa al actual presidente Juan Carlos Varela de ser un Dictador que dirige estas acciones judiciales por represalias en su contra.

Ricardo Martinelli Berrocal y sus hijos Ricardo y Luis Enrique Martinelli Linares.

Ricardo Martinelli Berrocal y sus hijos Ricardo y Luis Enrique Martinelli Linares.

La fiscal anticorrupción Tania Sterling pidió la “notificación roja” contra Ricardo Alberto, Luis Enrique Martinelli y una abogada local el 1 de febrero, pero no fue sino hasta el lunes que la noticia se dio a conocer a la prensa. El mismo día, The Associated Press obtuvo una copia de la escueta solicitud de la fiscal.

Los hijos del exgobernante, cuyo paradero preciso se desconoce, son señalados de ser los presuntos destinatarios de depósitos por el orden de 22 millones de dólares ligados a los sobornos entregados por Odebrecht para hacerse de grandes contratos públicos en el país.

Martinelli dijo el domingo desde Miami en su cuenta de Twitter que sus hijos serían blanco de un “show”, al parecer anticipándose a la publicación del pedido de captura de la fiscalía, y que todo ello buscaba “desviar la atención” de situaciones que no precisó.

El exmandatario panameño afirmó: “El dictador Varela por NO aceptar sus “amenazas” y para desviar la atención mañana en sus medios harán show contra mis hijos . Cobardes son”, “Lo dije “Varela para desviar atención se meterá conmigo y mi familia está semana. Apuesto que el medio oficial del Consejo viene con algo”, “El miedo ,pánico, terror y pavor le tienen a Varela los Panameños no tiene límite. Este dictador manda, hace y deshace todo en la justicia”.

Los abogados defensores habían interpuesto recientemente un recurso de habeas corpus para evitar la detención de los hermanos Martinelli y de otras siete personas más, entre ellos, altos excolaboradores en el gobierno del magnate de los supermercados (2009-2014). El expresidente está fuera del país desde hace dos años, cuando comenzó a investigársele por corrupción.

Los dos hijos de Martinelli y los otros siete forman parte de un grupo de 17 personas que según las investigaciones que adelanta Panamá, en colaboración con Suiza y Brasil, presuntamente participaron de la corrupción de la constructora brasileña.

Sobornos de la constructora brasileña

Panamá figura entre la docena de países latinoamericanos en que Odebrecht aceptó haber pagado sobornos para adjudicarse jugosas licitaciones públicas entre 2010-2014, según informes de las autoridades judiciales estadounidenses. En el caso de este país, los pagos irregulares habrían sido por 59 millones de dólares.

Otros investigados son Mario Martinelli, el exministro de Obras Públicas Federico Suárez, el exdirector de la Caja de Seguro Social Guillermo Sáez Lloren, el exdirector de la estatal Caja de Ahorros Ricardo Francolini, detenido por la investigación de un préstamo irregular, y las empresarias Ana Isabel Suarez Cedeño y Nitzela Bonilla, de acuerdo con lo revelado por medios locales.

Los primeros documentos hechos públicos, del Departamento de Justicia de Estados Unidos, indican que de 788 millones de dólares que Odebrecht pagó en comisiones en 12 países, 59 millones fueron a parar a manos de exfuncionarios panameños y unos 6 millones a familiares de un alto cargo no identificado, entre 2009 y 2014.

Pero las revelaciones suizas suman más millones a la cuenta a favor de Panamá, ya que la investigación de EE.UU. transcurrió independientemente a la del país europeo, que ahora arroja nuevas luces.

Odebrecht ejecuta importantes proyectos de infraestructura en Panamá que superan los 3.000 millones de dólares y emplean a 8.000 personas, entre estos la Línea 2 del Metro, la ampliación del aeropuerto internacional de Tocumen y la renovación urbana de Colón, adjudicados en la actual Administración de Juan Carlos Varela.

En una investigación aparte, la fiscalía acusa a los socios del bufete jurídico Mossack-Fonseca, epicentro del escándalo de los llamados Papeles de Panamá, de presunto blanqueo de capitales a través de la creación de cuentas financieras en el exterior (offshore) para canalizar dineros de los sobornos pagados en Brasil. Ramón Fonseca y Jürgen Mossack, así como otro abogado, están detenidos desde el jueves.

Antes de enfrentar a los fiscales, Fonseca —exministro asesor de Varela— agitó el ambiente y puso al gobierno de su otrora correligionario en apuros, al afirmar que el presidente le había dicho que recibió donaciones de Odebrecht para su campaña 2014. El gobernante publicó al día siguiente de manera parcial el historial de los aportes de su campaña autenticados por el Tribunal Electoral, en que no aparece el nombre de la empresa brasileña entre los donantes.

Varela prometió publicar el resto en medio de llamados de la sociedad civil y otros sectores para que se llegue a una investigación a fondo sobre el caso Odebrecht, el mayor contratista del gobierno en la última década

Andrés Pérez

Con Información de: EFE /AP

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: