Historia

FABRICIO OJEDA: El Irreductible que Luchó Hasta Vencer

23 de enero 2017.

Fabricio Ojeda no fue uno de esos adornados hombres del periodismo o la política, acomodado en la poltrona de la falsa democracia para aplaudir a la generación dirigencial de entonces; apenas esto le valdría el honorable olvido de una historiografía oficial que instituyó, y hoy aún pretende, borrarlo, así como lanza al cofre del olvido los aportes de los grandes hombres y mujeres de esa venezolanidad que contribuyó a la construcción de un proceso auténticamente democrático, en el derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez, y que lucharon dejando incluso sus vidas en el camino contra la instauración de una pseudo democracia formal cuyo emblema principal fue la exclusión de todo aquel incomodo a los intereses de quienes secuestraron los logros, razón y fundamento del movimiento cívico militar de 1957 – 1958.

Fabricio vuelve a irrumpir en la conciencia de nuestra Nación, de cuyo seno se erigió para la Historia Universal ni más ni menos que el Libertador Simón Bolívar, para recordarnos su lucha y entrega como ejemplo, pero además para reivindicar a quienes esa historiografía deformada y egoísta pretende dejar a un lado. Es por ello que resulta reconfortante que el Gobierno Nacional del Presidente Nicolás Maduro, en el marco del Proceso Histórico que vive nuestro país desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999, rinda el honor correspondiente del Panteón Nacional a este hombre de estatura moral incólume y de convicciones profundas  demostradas en su valentía y lealtad a las luchas del pueblo venezolano.

Fabricio Ojeda nació en Boconó, Estado Trujillo el 6 de febrero de 1929 y desde muy joven, 17 años de edad, arranca su militancia política prendado del mensaje del Partido Unión Republicana Democrática (URD). En el proceso también se hizo maestro de una escuela de la Creole Petroleum junto a sus estudios en el Liceo Hermágoras Chávez de Cabimas, cuestión que le permitió tener de cerca el proceso de saqueo de nuestras riquezas nacionales que ya iniciaba en aquellos años fruto de las dañinas concesiones petroleras suscritas entre las empresas estadounidenses y la dictadura de Juan Vicente Gómez.

Con su llegada a Caracas en 1948, inicia una nueva etapa de su vida política que se desarrolla entre aquel hombre legal, que estudia periodismo y se mueve en los entramados del poder de la dictadura perezjimenizta, incluso llegando a entrevistar en varias oportunidades al mismo Marcos Pérez Jiménez; y su actividad política para derrocarla, procurando siempre unificar a todos los factores que en aquel momento pugnaban de manera separada contra la dictadura.

Sin duda alguna, el punto de inflexión de esta lucha fue la derrota de Pérez Jiménez en las elecciones de 1952, y el consecuente robo de las mismas. Fabricio ya era uno de los cuadros jóvenes más prominentes de URD que era el único partido legal capaz de hacer frente un proceso electoral en las condiciones de represión que se extendió a todos los sectores del país, así como en los ilegales Partido Comunista de Venezuela (PCV) y Acción Democrática (AD).

En una entrevista extraída de la Colección Los Imprescindibles, dedicada por el Fondo Editorial William Lara de la Asamblea Nacional a Fabricio Ojeda, denominada ¨Luchar Hasta Vencer¨, Guillermo García Ponce define claramente tanto la orientación de Ojeda y su participación constante en la labor de salir del régimen de Pérez Jiménez:

¨Fabricio siempre fue un hombre girado hacia la izquierda, es decir; con inclinaciones marcadamente a favorecer la unidad de los comunistas sin prejuicio de ninguna naturaleza. Cuando los primeros resultados llegaron al despacho, Pérez Jiménez se enteró que había perdido las elecciones y dio un golpe de Estado, tomó toda la dirección de URD y la embarcó hacia el exterior y se quedó al frente de este partido la gente joven. Hago este relato porque es importante que la opinión pública se entere de que Fabricio Ojeda no fue una centella que de pronto cayó del firmamento, sino que ya venía actuando políticamente desde las posiciones de izquierda y lucha contra la dictadura¨.

Resultado de imagen para fabricio ojeda y garcia ponce

Fabricio Ojeda al lado de García Ponce.

De hecho, ya el 23 de agosto de 1952, Ojeda conoce los rigores de la dictadura al ser detenido en Maturín contando con apenas 23 años, por una Seguridad Nacional enfocada en reprimir todo tipo de manifestación de reclamo por cambios sustanciales en la sociedad venezolana de su época, lucha que se proyectará en el tiempo histórico nacional.

LA LUCHA CONTRA LA DICTADURA, JUNTA PATRIÓTICA Y CAÍDA DE PÉREZ JIMÉNEZ

Resultado de imagen para fabricio ojeda pinterest

El proceso de 1952 – 1957 no varía mucho en cuanto a la política nacional. Dos aspectos marcan aquel momento histórico. Por un lado el incremento sustancial de la represión de la dictadura, en especial contra el ya ilegalizado Partido URD, el cual carece de condiciones reales de soportar las consecuencias de este nuevo estatus; por el otro el error táctico del régimen de Pérez Jiménez de hacerse una Constitución a la medida de su poder, colocándose a su vez un período de cinco años en la presidencia de la República, lo cual llevará en 1957 a una encrucijada política que será aprovechada por el PCV, en acción de Guillermo García Ponce, y por URD por Fabricio Ojeda, Amílcar Gómez y José Vicente Rangel, para consolidar una estrategia unificada de cara al inevitable proceso electoral, el cual fue convertido por la dictadura en un plebiscito en cuya victoria radicaría la eventual reelección de Pérez Jiménez.

Imagen relacionada

General Marcos Pérez Jiménez.

En semejante trance, las fuerzas revolucionarias deciden conformar La Junta Patriótica, que será una Alianza entre el PCV y URD encabezada por tres venezolanos excepcionales. Guillermo García Ponce, Amílcar Gómez y Fabricio Ojeda. La Junta aunque no juntaba a todos los factores quienes hacían lucha contra la dictadura, se empeñó en trabajar por una solución democrática a través de un programa mínimo de lucha, así como la construcción de un modelo manifiestamente opuesto, de carácter popular, al del régimen perezjimenizta.

Acá Fabricio trasciende como hombre de excepción y ejemplo de la venezolanidad de aquel entonces. Ya desde 1955 se adentra en las aulas de la Universidad Central de Venezuela en la Escuela de Periodismo y empieza labores para los periódicos La Calle y El Heraldo. En el 56 entra definitivamente en el Diario El Nacional. Es significativo el hecho que, durante todo este proceso dual Ojeda, siendo parte de la Junta, es quien más se expone trabajando desde la poca legalidad que cual resquicio brinda la dictadura. García Ponce lo refleja de manera clara:

¨Fabricio era un hombre que de hecho estaba en la boca del lobo, era el hombre que asistía a las ruedas de prensa, todavía hay fotos donde aparece muy cerca de Pérez Jiménez cuando hacía declaraciones o cuando lo hacía generales de su entorno… Fabricio estaba arriesgando todo… yo vivía en una concha allá… yo me exponía muy poco pero Fabricio se exponía y a pesar de esto lo hacía con mucha serenidad, con gran valor personal… Calló preso Amílcar Gómez y Fabricio y yo asumimos la responsabilidad del movimiento¨

Resultado de imagen para fabricio ojeda al lado de perez jimenez

Fabricio Ojeda, presidente de la Junta Patriótica.

De hecho, García Ponce reivindica el papel estratégico de Fabricio Ojeda en relación con su presencia en lo que él denomina ¨el corazón de la bestia¨, es decir en el Palacio de Miraflores designado como periodista que cubría la fuente política; con todo y los riesgos que tal rol supone en alguien de la talla de Ojeda tuvo acceso a información vital que le permitió avanzar en el desarrollo del movimiento como líder de la junta, fundamentado este papel de liderazgo en su condición de legalidad, que le sirvió para moverse con mayor facilidad y relacionarse en el proceso e fortalecimiento del movimiento, así como por su natural conexión con las bases que, más allá de la existencia de la Junta, ya eran sumamente activas en la huelga obreras y la lucha universitaria de 1957, por ejemplo con un PCV que tenía una fuerza sindical de peso vital para el derrocamiento de Pérez Jiménez.

Las rebeliones militares de 1958, comenzando con el alzamiento del Coronel Hugo Trejo y el memorándum del Ministro de Defensa Rómulo Fernández, luego de su sofocamiento para exigir a Pérez Jiménez modificar su orientación desde el gobierno, generaron una masa crítica donde la Junta liderada por Ojeda a través de las huelgas y las protestas, especialmente en Caracas, resultaron fundamentales en la fase final del proceso; incluso manifiesta en la unidad táctica de civiles con militares.

Resultado de imagen para HUYO PEREZ JIMÉNEZ

En la edición de mañana la segunda parte de: FABRICIO OJEDA: El Irreductible que Luchó Hasta Vencer.

Emiliano Villa.

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: