Mundo

Donald Trump asumió como el Presidente 45 de EEUU (Discurso completo)

21 de enero 2017

US President Donald Trump takes the oath of office as his wife Melania holds the bible and his children Barron, Ivanka, Eric and Tiffany watch as US Supreme Court Chief Justice John Roberts (R) administers the oath during inauguration ceremonies swearing in Trump as the 45th president of the United States on the West front of the US Capitol in Washington, DC, January 20, 2017. Donald Trump was sworn in as the 45th president of the United States Friday -- ushering in a new political era that has been cheered and feared in equal measure. / AFP PHOTO / POOL / JIM BOURG

El polémico magnate neoyorquino, Donald John Trump, se convirtió oficialmente en el presidente número 45 de la historia de Estados Unidos al jurar el cargo en la ceremonia oficial de investidura ante las escalinatas del Capitolio.

El discurso de Trump estuvo marcado por la retórica nacionalista y de mano dura que dominó su campaña electoral que le valió el triunfo el año pasado, sobre su rival democrata Hillary Clinton en la carrera por la Casa Blanca.

Trump señaló “Estamos reunidos hoy aquí para expedir un nuevo decreto que debe ser escuchado en cada ciudad, en cada capital extranjera y en cada pasillo del poder. De hoy en adelante, una nueva visión gobernará nuestra tierra. Desde este momento, solo Estados Unidos será primero. ¡Estados Unidos será primero!”

Trump1

“Un nuevo orgullo nacional nos va a guiar, hará que levantemos la mirada y curará nuestras divisiones”, afirmó el nuevo presidente de Estados Unidos, tras lo cual agregó que “no importa si somos negros, cafés o blancos, todavía tenemos la misma sangre roja de los patriotas”.

“Juntos, definiremos el rumbo de Estados Unidos y del mundo en los años que vendrán (…) Seguiremos dos reglas simples: compra estadounidense y contrata estadounidense”…“Hicimos ricos a otros países mientras nuestra riqueza desaparecía (…) Pero ese es el pasado y ahora solo estamos mirando hacia el futuro (…) Desde esta día, solo Estados Unidos será primero. Cada decisión que tomemos será para beneficiar a los trabajadores estadounidenses”.

“Ustedes nunca volverán a ser ignorados de nuevo (…) El 20 de enero del 2017 será recordado como el día en que el pueblo volvió a controlar esta nación”.

Escucha, lee y navega por el discurso de Donald Trump

El discurso completo del presidente de EEUU Donald Trump.

Presidente de la Corte Suprema John Roberts, Presidente Carter, Presidente Clinton, Presidente Bush, Presidente Obama, conciudadanos, y personas de todo el mundo:

Gracias.

Nosotros, los ciudadanos de Estados Unidos, nos unimos ahora en un gran esfuerzo nacional para reconstruir nuestro país y restaurar su promesa para todo nuestro pueblo.

Juntos podremos determinar el curso de Estados Unidos y del mundo en los años venideros.

Enfrentaremos retos. Enfrentaremos dificultades. Pero cumpliremos nuestra tarea.

Cada cuatro años, nos reunimos en estos escalones para llevar a cabo la transferencia ordenada y pacífica del poder, y estamos agradecidos con el Presidente Obama y la Primera Dama Michelle Obama por su gentil ayuda a lo largo de la transición. Han sido magníficos.

Sin embargo, la ceremonia de hoy tiene un significado muy especial. Porque hoy no estamos simplemente transfiriendo el poder de una administración a otra, o de un partido a otro, sino que estamos transfiriendo el poder de Washington, D.C. y devolviéndoselo a ustedes, el pueblo estadounidense.

Durante demasiado tiempo, un pequeño grupo en la capital de nuestra nación ha cosechado los frutos del gobierno mientras el pueblo ha sufragado los costos.

Washington floreció – pero el pueblo no se benefició de esa riqueza.

Los políticos prosperaron – pero los empleos desaparecieron, y las fábricas cerraron.

El sistema se protegió a sí mismo, pero no protegió a los ciudadanos de nuestro país.

Sus victorias no han sido las victorias de ustedes; sus triunfos no han sido los triunfos de ustedes; y mientras ellos celebraban en la capital de nuestra nación, las familias que luchan en todo nuestro país tenían muy poco que celebrar.

Todo eso cambiará – a partir de aquí y ahora mismo, porque este momento es el momento de ustedes: les pertenece a ustedes.

Pertenece a todos los reunidos hoy aquí y a todos los que observan en todo Estados Unidos.

Éste es su día. Ésta es su celebración.

Y este, Estados Unidos de América, es su país.

Lo que realmente importa no es qué partido controla nuestro gobierno, sino si nuestro gobierno está controlado por el pueblo.

El 20 de enero de 2017 será recordado como el día en que el pueblo se convirtió en el gobernante de esta nación nuevamente.

Los hombres y mujeres olvidados de nuestro país ya no serán olvidados.

Todo el mundo les está escuchando ahora.

Llegaron en decenas de millones para formar parte de un movimiento histórico que el mundo nunca antes había visto.

En el centro de este movimiento se encuentra una convicción fundamental: que una nación existe para servir a sus ciudadanos.

Los estadounidenses quieren grandes escuelas para sus hijos, vecindarios seguros para sus familias, y buenos empleos para sí mismos.

Éstas son las demandas justas y razonables del público honesto.

Pero para muchos de nuestros ciudadanos, existe una realidad diferente: Las madres y los niños atrapados en la pobreza en nuestras zonas urbanas; fábricas oxidadas esparcidas como lápidas por todo el paisaje de nuestra nación; un sistema de educación con mucho dinero, pero que priva de conocimientos a nuestros jóvenes y hermosos estudiantes; y la delincuencia, las pandillas y las drogas que han robado demasiadas vidas y le han robado a nuestro país tanto potencial desaprovechado.

Esta masacre estadounidense termina aquí y ahora.

Somos una nación – y su dolor es nuestro dolor. Sus sueños son nuestros sueños; y su éxito será nuestro éxito. Compartimos un corazón, un hogar y un destino glorioso.

El juramento al cargo que hago hoy es un juramento de lealtad a todos los estadounidenses.

Durante muchas décadas, hemos enriquecido la industria extranjera a expensas de la industria estadounidense; hemos subsidiado los ejércitos de otros países, permitiendo a la vez el triste deterioro de nuestro ejército; hemos defendido las fronteras de otros países mientras nos negábamos a defender las nuestras; y hemos gastado billones de dólares en el extranjero, mientras que la infraestructura de Estados Unidos ha caído en desuso y decadencia.

Hemos hecho ricos a otros países mientras que la riqueza, la fuerza y la confianza de nuestro país ha desaparecido en el horizonte.

Una por una, las fábricas cerraron y abandonaron nuestras costas, sin siquiera pensar en los millones de trabajadores estadounidenses que dejaron atrás.

La riqueza de nuestra clase media ha sido arrancada de sus hogares y luego redistribuida en todo el mundo.

Pero ese es el pasado. Y ahora estamos mirando sólo hacia el futuro.

Los que nos hemos reunido hoy aquí estamos emitiendo un nuevo decreto para que se escuche en cada ciudad, en cada capital extranjera, y en cada esfera de poder.

A partir de hoy, una nueva visión regirá nuestra tierra.

A partir de este momento, será Estados Unidos primero.

Cada decisión sobre comercio, impuestos, inmigración, asuntos exteriores, se hará para beneficiar a los trabajadores estadounidenses y a las familias estadounidenses.

Debemos proteger nuestras fronteras de la devastación provocada por el hecho de que otros países fabriquen nuestros productos, se roben nuestras empresas, y destruyan nuestros empleos. La protección conducirá a una gran prosperidad y fuerza.

Yo lucharé por ustedes con cada fibra de mi cuerpo – y nunca los decepcionaré.

Estados Unidos comenzará a ganar de nuevo, como nunca antes.

Traeremos de vuelta nuestros empleos. Traeremos de vuelta nuestras fronteras. Traeremos de vuelta nuestra riqueza. Y traeremos de vuelta nuestros sueños.

Construiremos nuevas carreteras y autopistas, puentes y túneles, aeropuertos y ferrocarriles en toda nuestra maravillosa nación.

Nuestro pueblo ya no necesitará el bienestar social porque tendrá empleos – reconstruyendo nuestro país con manos estadounidenses y trabajadores estadounidenses.

Seguiremos dos reglas sencillas: Comprar productos estadounidenses y contratar trabajadores estadounidenses.

Buscaremos la amistad y la buena voluntad de las naciones del mundo – pero lo haremos con el entendimiento de que es el derecho de todas las naciones anteponer sus propios intereses.

No tratados de imponer nuestro modo de vida a nadie, sino dejaremos que brille como un ejemplo a seguir para todos.

Reforzaremos la viejas alianzas y formaremos nuevas – y uniremos el mundo civilizado contra el terrorismo islámico radical, el cual vamos a erradicar completamente de la faz de la tierra.

La piedra angular de nuestra política será una total lealtad hacia Estados Unidos de América, y a través de nuestra lealtad a nuestro país, redescubriremos nuestra lealtad entre nosotros mismos.

Cuando se abre el corazón al patriotismo, no hay espacio para los prejuicios.

La Biblia nos dice, “Qué bueno y qué agradable es cuando el pueblo de Dios se reúne en armonía”.

Debemos pronunciarnos abiertamente, debatir nuestros desacuerdos honestamente, pero siempre perseguir la solidaridad.

Cuando Estados Unidos se une, Estados Unidos es totalmente imparable.

No debería haber ningún temor – estamos protegidos, y siempre estaremos protegidos.

Estaremos protegidos por los grandes hombres y mujeres de nuestro ejército y nuestras fuerzas policiales y, lo que es más importante, estamos protegidos por Dios.

Por último, debemos pensar en grande y soñar más en grande aún.

En Estados Unidos, entendemos que una nación vive sólo mientras se esfuerza.

Ya no aceptaremos políticos que sólo hablan y no cumplen – que se quejan constantemente, pero que nunca hacen nada al respecto.

El tiempo para las palabras huecas ya acabó.

Ahora llega la hora de la acción.

Que nadie les diga que no se puede lograr. Ningún desafío es demasiado grande para el corazón, la lucha y el espíritu de Estados Unidos.

No fracasaremos. Nuestro país crecerá y prosperará nuevamente.

Nos encontramos en el nacimiento de un nuevo milenio, listos para revelar los misterios del espacio, para liberar el planeta de las miserias de la enfermedad, y para encauzar las energías, las industrias y las tecnologías del mañana.

Un nuevo orgullo nacional conmoverá nuestras almas, levantará nuestras aspiraciones, y sanará nuestras divisiones.

Es hora de recordar esa vieja sabiduría que nuestros soldados nunca olvidarán: ya seamos negros o morenos o blancos, todos sangramos la misma sangre roja de los patriotas, todos disfrutamos de las mismas libertades gloriosas y todos saludamos la misma gran bandera estadounidense.

Y si un niño nace en la zona urbana de Detroit o en las llanuras azotadas por el viento de Nebraska verá el mismo cielo nocturno, llenará su corazón con los mismos sueños, y recibirá el aliento de vida del mismo Creador todopoderoso.

Así que todos los estadounidenses, en cada ciudad, cercana y lejana, pequeña y grande, de montaña a montaña, y de océano a océano, escuchen estas palabras:

Nunca serán ignorados de nuevo.

Sus voces, sus esperanzas y sus sueños definirán nuestro destino estadounidense. Y su valentía, bondad y amor siempre nos guiarán por el camino.

Juntos, haremos de Estados Unidos un país fuerte nuevamente.

Haremos de Estados Unidos un país rico nuevamente.

Haremos de Estados Unidos un país orgulloso nuevamente.

Haremos de Estados Unidos un país seguro nuevamente.

Y sí, juntos, haremos de Estados Unidos un gran país nuevamente. Gracias, Dios los bendiga y que Dios bendiga a Estados Unidos.

Donald John Trump, Presidente 45 de EEUU.

Andres Pérez

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: