Opinión

Guerra Contra Venezuela. Por Walter Ortiz

19 de diciembre 2016.

w2

 

 

Walter Ortiz

América Latina, a través de la Comunidad de Estados Latinoamericanos CELAC, declaró su área geográfica como una “Zona de Paz libre de guerras y armas nucleares”, elemento central para posibilitar el desarrollo de nuevos esquemas capaces de permitirnos modelos alternativos de desarrollo teniendo como factor elemental al ser humano por encima del capital.

Tal situación, no resulta nada beneficiosa para los países imperiales, en especial los hegemones de la región como EEUU y los aspirantes europeos, quienes han intentado de todos modos y formas hacerse del control de los espacios vitales de recursos de nuestra región. Para ello han contado con la complicidad de gobiernos títeres capaces de imponer a sangre y fuego modelos explotadores y expoliadores, con miras a garantizar el “control y estabilidad en la región”.

Resultado de imagen para alca alcarajo

Con la Revolución Bolivariana tal cosa crujió hasta el punto de darse un proceso de reversión y repliegue de los sectores transnacionales y financieros mundiales, ejemplificada en la derrota de la propuesta del ALCA en 2005, y el impulso de modelos de inclusión social que paliaron la situación social de una Latinoamérica devastada por la nefasta era neoliberal de finales del siglo XX.

En las actuales circunstancias ya para nadie es un secreto que hay un proceso de restauración y recolonización de América Latina que avanza con golpes de Estado, campañas sucias, divisiones de los movimientos de izquierda o progresistas o golpes de Estado con la utilización de instituciones democráticamente obtenidas.

Tampoco, cada vez más queda evidenciado, es un secreto que el bocado del cardenal es ni más ni menos que la República Bolivariana de Venezuela por diversas razones; en primer lugar por ser vanguardia política contraria al modelo colonizador retomando las banderas originarios del padre Libertador de Suramérica.

En segundo lugar por ser reservorio de petróleo estratégicamente seguro y temporalmente garantizado al menos por 300 años al ritmo voraz del consumo capitalista actual; cuestión que, sin tomar la existencia de grandes reservas de gas, oro, coltán, diamante, entre otros, nos convierte en sitio neurálgico para la supervivencia de cualquier otro país del llamado centro desarrollado.

Siendo así, ya es absolutamente ingenuo creer que nuestra país, con todos los elementos que hemos observado durante al menos estos últimos tres años, no es objeto de una guerra casi total a lo cual lo único que falta es el elemento de una agresión militar directa.

http://www.lanacion.cl//noticias/site/artic/20140911/imag/foto_0000002620140911102249.jpg

No podemos olvidar que fue mucho tiempo después del derrocamiento del Presidente de Chile Salvador Allende en 1973, que salieron a la luz pública documentos desclasificados de la Agencia Central de Inteligencia de los EEUU, develando en forma clara la forma y metodología para asfixiar la economía de aquel país, bloquear financieramente al gobierno de Allende, e impedir cualquier tipo de avance de un modelo democrático de orientación socialista, capaz de erigirse en ejemplo regional.

Resultado de imagen para el mercurio golpe de estado

Considero que ya estamos bastante grandecitos para esperar años después los informes desclasificados de la sostenida agresión a la República Bolivariana de Venezuela que se resume fácilmente: Desinversión sostenida por parte de las transnacionales; saqueo de los ingresos nacionales en dólares de la Nación a través de un esquema cambiario que subsidia todo y que se ampara en la corrupción para alimentar a la histórica e insaciable burguesía nacional; imposición de esquemas cambiarios diversos en las fronteras de nuestro país generando distorsiones a nuestra economía.

Imagen relacionada

La guerra contra PDVSA que incluye los intentos de embargo de bienes a través de la activación de demandas ante el CIADI; el bloqueo de las cuentas de City Bank; el informe falso de JPMorgan que coloca en default a Venezuela; el cobro de intereses de más del 35% por préstamos a PDVSA en las instituciones financieras internacionales totalmente lesivas a los intereses nacionales; el ataque a la moneda nacional respondido con la inevitable salida de circulación del billete de 100bs extraído en un entramado de corrupción y tráfico de influencias que atenta contra nuestra soberanía e independencia; la altísimamente riesgosa calificación de riesgo país en la cual nos colocan estas sacrosantas calificadoras que tienen ojo agudo para juzgar a Venezuela pero que andaban como “ciegas” cuando calificaban como excelentes y solventes a los bancos estadounidenses que se desplomaron en 2008.

Resultado de imagen para temer y macri

A esto hay que sumarle los intentos aún no totalmente conjurados de generar un caso de guerra tanto con Guyana (es decir la OTAN) así como con la República de Colombia, adicionada en la actuación de la denominada triple alianza (Argentina, Brasil y Paraguay), que pretenden aislarnos de la región con acciones bien alejadas de su retórica democrática; todo ello en el marco de la declaratoria de Venezuela, asentida unánimemente por todo el establecimiento  estadounidense, como amenaza inusual extraordinaria, lo cual nos recuerda la invasión a Grenada, Panamá y los más recientes genocidios planificados contra Irak, Libia y Siria.

La única fortuna con la cual se ha tropezado semejante ataque masivo, del que no hemos querido incorporar más aspectos por razones de espacio, es por un lado la de un pueblo como el nuestro que ha sido capaz de resistir estoicamente todos estos embates de una manera que será reseñada en algún momento por los libros de historia como heroica. En segundo lugar porque el mundo que hoy vivimos, convulsionado y conflictivo a más no poder, no es para nada el mismo que teníamos en los tiempos de la guerra fría, tan anhelada por algunos trasnochados, lo cual hace que así como tengamos enemigos, tengamos aliados. Con esta caracterización y con el reto de garantizar la estabilidad nacional y nuestra existencia como Estado y sociedad, abordaremos el 2017.

 

@walterjoseortiz

Politólogo Promoción “Simón Bolívar” UCV, con componente docente en la UNEFA

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: