Mundo

Comunicadores Mártires: Namir Noor-Eldeen, 9 años de la Masacre de Bagdad “Daño Colateral” (2da. Parte)

25 de julio 2016.

El 12 de julio de 2007, un helicóptero Apache del ejército estadounidense asesino en Bagdad, de forma cruel y despiadada,  a doce personas, asegurando que estaban inmersos en un enfrentamiento entre soldados e insurgentes. Entre los fallecidos, se encontraban Namir Noor-Eldeen, joven y destacado fotógrafo de Reuters y  su chófer Saeed Chmagh.

Tres años después La grabación de ese ataque aéreo contra un grupo de iraquíes apareció en la página web de WikiLeaks el 5 de abril de 2010. El vídeo muestra como los pilotos estadounidenses atacan a un grupo de personas sospechosas, de las que pensaron que eran milicianos.

Tres años después, el 05 de abril del 2010 el sitio de internet WikiLeaks, sorprende al mundo al difundir un video en el que militares estadounidenses, desde  dos helicópteros Apache, acribillan con sus cañones de 30mm a una docena de civiles iraquíes inocentes, ninguno era terrorista o tenía armas, entre las  víctimas estaban los dos miembros del equipo reporteril de Reuters, el video genera estupor mundial, los marines norteamericanos confundieron la cámara fotográfica de Namir Noor-Eldeen con un lanza granadas o un fusil AK-47.

namir

namir2

ANÁLISIS DEL VIDEO

1

1-Algunos de los hombres del grupo observado llevan objetos en las manos que parecen armas y que los soldados norteamericanos a bordo del helicóptero describen como fusiles AK-47. En ningún momento se observa una situación de hostilidad por parte del grupo de personas.

2

2-Los estadounidenses confunden la cámara del fotógrafo Namir Noor-Eldeen con un lanzagranadas,  basados en esta percepción a la ligera, los marines piden permiso para disparar y son autorizados para abrir fuego contra el grupo.

namir3

3

3-Los Marines abren fuego contra el indefenso grupo de civiles,  el fotógrafo Namir Noor -Eldeen trata de huir pero es acribillado desde el helicóptero Apache. Tras la nube de polvo aparecen los cuerpos. “Buen tiro”, dice un superior. “Gracias”, responde el soldado,  la actitud agresiva de los marines estadounidenses, con respecto a los civiles masacrados, es comparable a la de un jugador de PlayStation en un juego de Shooter.

En la secuencia del video se observa al chofer de Reuters, Saeed Chmagh, arrastrándose gravemente herido, agoniza durante minutos sobre la acera.

nair y Saaed

4

4-Una furgoneta llega a recoger a Saeed Chmagh quien yace moribundo, en el video se aprecia claramente que ninguno de los civiles esta armado y que no muestran otro interés ni intención que la de atender al herido. Sin embargo los soldados se refieren a la furgoneta como “un vehículo que podría venir a recoger cuerpos y armas”. La escena revela un aspecto aún más tenebroso a la tragedia que esta por proseguir, en la furgoneta viajan dos niños en el puesto del copiloto

Sin embargo el soldado parece estar deseando disparar y sus superiores, tras consultarlo durante bastantes segundos, se lo conceden. El helicóptero abre fuego sobre un Saeed moribundo y los ocupantes de la camioneta.

namir5

 

5

5-Luego de abrir fuego contra la furgoneta, otra nube de muerte deja todo en una trágica calma. Es el momento del reconocimiento sobre el terreno, un tanque pasa por encima de uno de los cadáveres, desde el helicóptero le dicen: “acaba de pasar por encima de un cuerpo”,  desde el blindado responden: “¿en serio?” mientras deja escapar una risa.

La unidad Bravo Company 2-16 encuentra a los dos niños, aún vivos pero seriamente heridos. La petición de los marines de trasladar a los infantes al hospital militares denegada y son entregados a la policía iraquí para que los lleve a un centro médico local (partes médicos). “Bueno, es su culpa por traerse los niños a la batalla”, dicen desde uno de los helicópteros Apache.

nair6

Impunidad

Luego de la difusión del video “Daño Colateral”, por parte de Wikileaks, las autoridades norteamericanas no hicieron absolutamente nada para castigar a los responsables de esta masacre, para sorpresa del planeta  en mayo 2010, apenas días después de ser difundido el video “Daño Colateral”  las autoridades estadounidenses apresaron solo a un militar que se encontraba en Bagdad, pero no se trataba de ningún involucrado en la masacre, no, las autoridades norteamericanas apresaron a Bradley Edward Manning por filtrar a Wikileaks, el video que mostraba como 12 civiles inocentes fueron masacrados de manera artera por el ejército de EEUU.

El ensañamiento contra Bradley Edward Manning 

Bradley Edward Manning

Junio de 2010: el Ejército estadounidense informa que el soldado Manning, un analista de inteligencia, es arrestado en relación a la entrega al portal WikiLeaks de un video clasificado de un ataque de un helicóptero estadounidense en el que son asesinadas una decena de personas indefensas, entre ellas un periodista de la agencia de noticias Reuters y su chofer, en la capital iraquí.

Diciembre de 2010: Manning sigue detenido en condiciones de máxima vigilancia y es sometido a un aislamiento absoluto, lo que sin duda es considerado una forma de tortura.

Marzo de 2011: Manning es acusado oficialmente de 22 cargos, entre ellos el de “ayudar al enemigo” (civil o militar), que puede traer como consecuencia la pena de muerte, posteriormente el Ejército endurece sus condiciones de detención y lo obliga a dormir desnudo por 7 horas “para evitar un posible riesgo de suicidio”.

Febrero de 2013: Manning dice en el marco de su consejo de guerra que filtró los documentos para que los estadounidenses conozcan los abusos de la guerra y “el desprecio por la vida” con el que algunos soldados ejecutaban ataques en Irak o Afganistán. El mismo día, el soldado se declaró culpable de 10 de los 22 cargos de los que se lo acusa, pero no del de ayudar al enemigo.

El 21 de agosto de 2013 Bradley Edward Manning es condenado una sentencia de 35 años por filtrar a Wikileaks, el video que mostraba como 12 civiles inocentes fueron masacrados de manera artera por el ejército de EEUU.

En julio del 2016 Manning aquejado por un fuerte cuadro depresivo intentó quitarse la vida en la cárcel donde cumple condena, un equipo médico logra salvarle la vida.

Habla el marine Ethan McCord

Sobre los terribles sucesos acontecidos en esa masacre el marine norteamericano Ethan McCord relató detalles de lo acontecido. McCord  era miembro de la unidad Bravo Company 2-16, la unidad terrestre que llega al sitio de la masacre y que se puede apreciar en el video.

El olor no se parecía a nada que hubiera antes olido, una mezcla de mierda, orina, sangre, tabaco y algo más indescifrable.

Ese día comenzó como muchos días en Irak. Nos despertábamos alrededor de las 2h30 de la madrugada para prepararnos para una misión que parecía sin destino. Nuestro comandante del Batallón los llamaba “Dominio de la milicia”. Pero muchos de los soldados como yo mismo los llamábamos la “milicia de estúpidos”. Esas misiones eran dos compañías que caminaban a través del nuevo Baghdad desprotegido de francotiradores y de Artefactos Explosivos Improvisados (AEI). Los temíamos y despreciábamos a nuestro comandante de batallón a causa de ellos.

Esa mañana nos juntamos en la Zona de Embarque del Rustamiyah para prepararnos para nuestra “caminata de la muerte” al interior de la ciudad. Eran alrededor de las 4h00 de la madrugada cuando escuchamos las sirenas. La primera BOMBA no estuvo tan lejos de donde estábamos. Ahora nos hemos acostumbrado a ellas aunque nos asusten cuando sabemos que si corremos por protección parecemos cobardes a los ojos de algunos de nuestros Oficiales sin Rango (OSR).

Entonces, la mayoría de nosotros se quedaba detenido allí rogando para que ese mortero no cayera en nuestro lado. Vivimos tratando de parecer valiente sin serlo.. Somos la Infantería, la reina de la batalla. Somos la Primera Infantería, el brindis de la armada o el hijo favorito. Somos una tropa de 2 a 16. Nos preciábamos de ser los más fuertes, pero al mirar a los ojos a eso jóvenes de 18 a 19 años, tú puedes observar el temor, la incertidumbre. Finalmente, los morteros se detuvieron.

“Saben que venimos”, dijo una en mi escuadra. Intenté convencerlo de que no sabían que estábamos llegando, que era solamente una coincidencia, a pesar de que ni yo mismo creía en lo que estaba diciendo. Comenzamos nuestra caminata temprano por la mañana, casi no había gente en las calles. Todo parecía en calma, casi en paz. Podías ser capturado en el silencio si no temías ser baleado en la garganta o en el muslo por un francotirador. Los francotiradores a menudo apuntaban a esas zonas porque eran puntos desprotegidos. La garganta por motivos obvios y el muslo por la arteria femoral.

Muchos de nosotros caminábamos con la punta de nuestras armas M4 muy cerca de nuestro cuello casi en un intento sin sentido para protegernos.

Nuestra misión de ese día fue acordonar un sector del nueva Baghdad y llevar a cabo lo que denominábamos “golpeas y buscas” lo que básicamente consistía en golpear en las puestas de las casas “pidiendo permiso” para llevar a cabo la búsqueda de materiales relacionados con armamento, armas, material para construir bombas. A pesar de que era más que solicitar permiso porque si ellos no lo autorizaban, nos estaban dando paso para destruir sus casas para llevar a cabo una búsqueda más vigorosamente.

Se nos pasaba el tiempo haciendo esto: no encontrábamos nada y quedábamos extremadamente acalorados y agitados. Algunos de nosotros se quedaban ocupando el tiempo tomando fotografías de lo que hacíamos.

Finalmente, nos informaron de que debíamos “cerrar la tienda”. Recuerdo haber dado gracias por ello. Había más de 110 grados ese día y el agua caliente que bebíamos no nos alentaba. Comenzamos a encauzar un callejón para salir del área cuando algunos residentes desde los techos arriba de nosotros empezaron a abrir fuego contra nosotros con sus armas AK47. Nos protegimos en una muralla y respondimos al fuego. Podíamos escuchar el fuego viniendo del otro pelotón a tan sólo unas cuadras de nosotros en la red. Podíamos escuchar sus pequeñas armas y el fuego de su armamento.

Fue justo allí cuando escuché el fuego de un cañón Apache 30MM. Y nuevamente y otra vez. Estaban muy cerca, alguien gritó en la red “NECESITAMOS CAMBIAR DE POSICION”. El equipo de soldados con quien estaba y yo mismo comenzamos a correr en dirección hacia donde habíamos escuchado el fuego del cañón Apache 30MM. No estaba ni siquiera tan cerca para haberme preparado para la matanza en la que caminaba.

El equipo con el que estaba y yo mismo fuimos los primeros soldados en llagar a la escena. Vi lo que parecía haber sido tres hombres en una esquina. Fue un choque para mí. No parecían humanos. Sé que lo fueron pero ante la matanza humana que tenía frente a mis ojos no parecían seres humanos. Luego sentí el olor, un olor que no se parecía a nada que hubiera antes olido, una mezcla de mierda, orina, sangre, tabaco y algo más indescifrable. Vi un armamento cerca de los hombre y un arma AK47.

Escuchaba un llanto. Alguien lloraba. No era un llanto de dolor, sino uno de un pequeño niño que se “había despertado de esa horrible pesadilla. Vi que había una pequeña camioneta y parecía que el llanto venía de allí. Un soldado de 20 años y yo caminamos hacia la camioneta y miramos al interior.

El soldado con quien estaba retrocedió y comenzó a vomitar y rápidamente corrió. Lo que vi fue una pequeña niña de 4 años en el asiento del copiloto. Tenía una profunda herida en su vientre y estaba cubierta de vidrio. El vidrio estaba en su cabello e incluso en sus ojos. Al lado, en el piso, había un niño de casi 7 años con la cabeza tirada, se movía con el aldo derecho de su cabeza, mi primera impresión fue que estaba muerto.

Inmediatamente concluí que quienes estaban en el asiento del chofer podrían haber sido los hijos del padre, quien estaba con la cabeza encorvada sobre los niños en una posición para protegerlos. No había modo de que el padre estuviera vivo. Inmediatamente tomé a la pequeña niña y grité “UN MEDICO”- El doctor y yo fuimos en dirección a una casa detrás de la camioneta. Había un hombre del pueblo escondido en la cocina de la casa. Le grité en árabe, “AYUDEME”. Se puso de pié e inmediatamente tomó un cubo de agua con el que el médico y yo limpiamos a la pequeña niña. Le saqué tantos vidrios como pude de sus ojos.

Todo el tiempo pensaba “¿QUE MIERDA? SON BEBES”. Mi hijo q euien no he tenido la oportunidad de conocer todavía nació el 31 de agosto de 2007. Y tuve una niña que es apenas mayor que esta niña. El médico envió un mensaje por radio indicando que necesitaba ser evacuada porque no el no podía hacer nada más por ella ahí. Le pasé la niña al médico, quien corrió con la niña hacia un vehículo Bradley blindado. Regresé a la camioneta. No sé por qué lo hice o lo que me llevó a regresar a la camioneta, era algo que me hacía regresar a la camioneta. Examiné al interior nuevamente… ¿Se movió el niño? Mierda, el niño acababa de moverse. Lo saqué de la camioneta y lo apreté contra mi pecho. Gritaba, “EL NIÑO ESTA VIVO. EL NIÑO ESTA VIVO”.

Comencé a correr hacia el vehículo Bradley blindado con la esperanza de que no se hubiera marchado. En ese momento el niño me miró y luego sus ojos retrocedieron. Mi corazón latía, “Todo está bien, ya te tengo, todo pasará, no mueras, no mueras”. Lo apreté un poco más intensamente y lo puse en el vehículo Bradley blindado tan suavemente como pude.

“¿Qué MIERDA ESTAS HACIENDO MCCORD?”. Era el jefe de mi pelotón. “Debes dejar de preocuparte de esos pequeños hijos de putas y vigilar la seguridad”, me gritaba. Le dije “Sí, señor” e inmediatamente me fui hacia la parte superior de un techo para vigilar. Mientras estaba allí, uno de los soldados me fotografió. No me di cuenta de que la sangre de ambos niños estaba sobre mi cuerpo.

Desde entonces, después de que lo que viví, mi cabeza me quema. Todavía escucho los llantos, huelo los olores, cuando todo está en calma y cierro mis ojos veo la matanza, como una exposición de diapositivas. Espero que algún día pueda dormir una noche completa sin recuerdos que me obsesionan, las pérdidas de inocentes, los amigos que perdí. Con algo de suerte algún día ya no estaré tan enojado.

McCord pide disculpas

De los soldados estadounidenses implicados en la masacre de Bagdad del 2007, solo dos de los implicados, Ethan McCord y Josh Stieber, pidieron perdón al pueblo iraquí en una carta abierta difundida en abril del 2010.

“Los dos somos soldados que ocuparon su vecindario durante 14 meses. Ethan McCord sacó a su hija y su hijo de la camioneta, y al hacerlo, vio las caras de sus propios hijos en casa. Josh Stieber estaba en la misma división, pero no estaba allí ese día, aunque contribuyó (…) con el dolor de su comunidad en muchas otras ocasiones.

“No hay forma de traer de vuelta todo lo perdido. Lo que buscamos es aprender de nuestros errores y hacer todo lo posible para decirle a los demás de nuestras experiencias y cómo el pueblo de Estados Unidos tiene que darse cuenta qué hemos hecho y qué estamos haciendo a usted y al pueblo de su país. Humildemente preguntamos qué podemos hacer para comenzar a reparar el daño que causamos.

“Sabemos que lo que aparece en el video son cosas del día a día en esta guerra: es la naturaleza de cómo las guerras lideradas por EE.UU. se llevan a cabo en esta región”.

MCCORD1

Ethan McCord

Nooraddin Hussein, padre de Nameer Nooraddin Hussein, fotógrafo de Reuters que murió en el ataque

Nooraddin Hussein es el padre de Namir Noor-Eldeen, fotógrafo de Reuters que murió en el ataque.

 

“Si una masacre de estas características tiene lugar en Estados Unidos, incluso si el que fuera asesinado fuera un animal, entonces, ¿qué es lo que harían?”

Nooraddin Hussein, padre de Namir Noor-Eldeen

 

La masacre donde fueron asesinados 12 civiles inocentes, incluidos el fotógrafo Namir Noor-Eldeen y  su chófer Saeed Chmagh quedó impune, ningún militar o autoridad pago por este crimen, paradójicamente y emulando a “El Mundo al Revés” del que hablaba Eduardo Galeano, los apresados, condenados o perseguidos, fueron los denunciantes, hoy Julian Assange fundador de  WikiLeaks, se encuentra refugiado en la embajada de la República del Ecuador en Londres, Inglaterra y el soldado Bradley Edward Manning se encuentra en prisión condenado a 35 años por filtrar a Wikileaks, el video que mostraba como 12 civiles inocentes fueron masacrados en el 2007 de manera artera por el ejército de EEUU.

Guardar

Guardar

Guardar

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: