Reportajes

RETRASOS, DETERIOROS, HURTOS Y FALLAS; EL DIA A DIA VENEZOLANO EN EL METRO DE CARACAS

Daniel Ruiz.

Son las 6:30am y Lucia se prepara para embarcar rumbo a su lugar de trabajo, aún no se ha podido acostumbrar al ajuste horario y el tiempo le hace una mala jugada, decide que la vía más rápida de llegar es embarcarse en la estación de metro más cercana, al llegar baja las escaleras mecánicas con mucho cuidado y ritmo sostenido, ya que éstas se encuentran detenidas, se prepara a cruzar por el torniquete utilizando un ticket que compró en un pregonero de venta externa, pues el día anterior tardó mucho tiempo en la cola y lamentó que las máquinas dispensadoras no funcionen; sin embargo,  nuestra intrépida aventurera se topa con dos torniquetes que no le aceptan el ticket, luego de decir “la tercera es la vencida” logra ingresar al andén, la multitud se aglomera, llega un metro y comienza la aventura.

m1

Empujones, gritos, insultos, pisotones y codazos… se ha ido el primer metro. Tres jóvenes con buena presencia hacen cola detrás de Lucia, ella decide abrir su bolso y luego de revisar algo dentro del mismo advierte que ya han transcurrido 20 minutos desde que entró a la estación, viene el segundo metro y allí nuestra joven amiga se queda fría de la impresión al ver a un chico que “salta” desde la unión de los dos vagones “Dios mío, qué peligro” dice para sí misma, al tiempo que el segundo metro se va también. Luego de 10 minutos más, Lucia logra montarse en el tercer metro, pero se da cuenta que su bolso fue cortado con una navaja, justo donde hace unos minutos revisaba algo; le han robado el celular los jóvenes que estaban detrás de ella.

 

Luego de transcurridos 40 minutos, entre la voz que dice “deléitate el paladar, para el que quiera y para el que pueda”, nuestra protagonista llega a su destino, sudada porque no servía el aire, cansada y apenas es de mañana, el viaje de una hora y diez minutos más caro que ha pagado para llegar a su oficina, y decimos “llegar” porque al fin cruzó la meta; aunque tarde.

Hasta ahora lo que ha leído puede parecer un spoiler de una película de ciencia ficción, pero el relato refleja el día a día de los venezolanos en el metro, escaleras, maquinas dispensadoras de ticket y torniquetes que no funcionan, el andén saturado de gente; lo cual es escenario para múltiples robos y hurtos, vagones sin aire que hacen del viaje algo desesperante, vendedores informales que activan las alarmas de más de uno creyendo que se trata de un robo colectivo y retrasos que desmejoran el servicio.

t

Ahora, un ticket de metro tiene un valor de Bs. 4 según detalla la resolución 052 de la Gaceta Oficial número 40.568, lo cual representa 11,43% del costo de un pasaje en autobús por puesto en ruta urbana, en consecuencia, mientras que en transporte terrestre se necesita invertir Bs. 1.400 mensuales para pasaje, en metro tan sólo se invierten Bs. 160 mensual, es por ello que esta vía sigue siendo una de las más utilizadas (pero no por eso la mejor vista) para trasladarse, a tal punto que cuando se corrió el rumor de que el metro utilizaría horario reducido en sus servicios, las autoridades salieron al paso y desmintieron estas versiones. La pregunta que queda en el aire es si estos Bs. 4 por boleto son suficientes para hacer el mantenimiento debido al sistema.

Pero, ¿qué ocurre tras el telón? Ricardo Sansone, representante de la Asociación Civil Familia Metro, destacó que la compañía estadal de transporte público aprovecha el decreto de días no laborales aprobado por el Presidente Nicolás Maduro para disimular la falta de personal; “En noviembre hubo 2.226 renuncias por los bajos sueldos. Los jefes terminaron por poner un letrero en la puerta que decía que no se aceptaban más renuncias”, además agregó que “Hay rezago en el pago de los emolumentos, los bonos nocturnos, los domingos y feriados trabajados”.

Otro problema que afecta a los usuarios son los robos y hurtos, Alberto Vivas, ex-operador y vicepresidente de la Asociación Civil Familia Metro Caracas, asegura que en el sistema se registran extraoficialmente al menos 40 robos por día, entre hurtos y atracos a mano armada.

Carlos Becerra dirige la iniciativa @CaracasMetro, y él afirma que los hurtos son más frecuentes en las estaciones más concurridas, y justo antes de abordar los trenes. Destacó que muchas personas optan por callar, ya que nunca se procesan las denuncias.

Uno de los modos de operación más frecuentes es el de obstaculizar el paso en las escaleras mecánicas, momento propicio para que los amigos de lo ajeno hagan de las suyas y extraigan pertenencias (por ejemplo celulares) de los bolsillos de sus víctimas, también es frecuente esta clase de arrebatones en el momento de entrar al metro, donde te empujan para crear una oportunidad y actuar.

Ahora, hoy día se están volviendo más comunes los robos colectivos, en los cuales delincuentes armados y organizados roban todo un vagón de metro, y el tramo preferido por estos es en la línea 1 desde Colegio de Ingenieros a Plaza Venezuela, el cual es uno de los más largos del sistema.

Alberto Vivas, ex-operador y vicepresidente de la Asociación Civil Familia Metro Caracas, sostiene que la Guardia Nacional no tiene permitido bajar a los andenes porque tienen armas largas. Por su parte los operadores pueden tomar nota de la denuncia y avisar si algún objeto aparece, por su parte los policías son pocos y no se dan abasto para resguardar todo el sistema.

Ahora, no todo es malo; seis meses después de la aplicación del programa, la PNB había detenido a 702 personas por robo y había desmantelado a 35 bandas delictivas, y los delitos pasaron de 73 en febrero de 2010 a 21 en febrero del 2015. Aun así, la situación país actual nos lleva a pensar que los robos se hacen más frecuentes debido a la impunidad y ausencia de controles y vigilancia policial, es frecuente observar como delincuentes son detenidos por los mismos usuarios y es mas  factible que primero se concrete una mision espacial tripulada por humanos a Jupiter que la llegada de algun funcionario de Poli-Nacional para apresar a los ladrones . Frente a las críticas, Haiman El Troudi cuando era presidente del metro , año 2015, argumentó que parte del colapso y deterioro del subterráneo se debe a que fue diseñado para transportar a 700.000 personas y su demanda es del doble.

Mañana Capitulo Ferrocarril.

 

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: