Mundo

Las encuestas se volvieron a equivocar y Bernie Sanders ganó Indiana

Ruben Luengas.

El senador Bernie Sanders ganó este martes las primarias del Partido Demócrata en el estado de Indiana, un triunfo que le permite mantener vivas por ahora las ilusiones a pesar de la desventaja ante Hillary Clinton.

El senador Bernie Sanders venció hoy todos los pronósticos, todas las encuestas y no a pocos “expertos” y comentaristas en los medios de comunicación que no le otorgaban ya ninguna posibilidad para ganar la elección primaria del estado de Indiana. Sanders logró imponerse a Hillary Clinton, a quien muchos se refieren como “la candidata del establishment”; sin embargo, una vez que el Partido Demócrata distribuye sus delegados de forma proporcional, el resultado ciertamente no altera de forma perceptible la disputa matemática interna en ese partido.

La exsecretaria de Estado necesitaría aproximadamente 200 delegados más en su nombre para sellar la disputa interna contra Sanders. Para revertir la avasalladora marcha de Clinton hacia la nominación, Sanders precisaba vencer de forma aplastante para hacer una diferencia en el número de delegados.

Punto muy importante para el análisis sobre el triunfo de Sanders en Indiana, es que a diferencia de Nueva York y otros estados donde ha ganado Hillary Clinton a Bernie Sanders, Indiana sí permite que puedan votar libremente los votantes independientes. En Nueva York, los votantes tienen que tomar partido seis meses antes de que se realice la elección primaria y registrarse como demócratas, republicanos o independientes. Unos tres millones de personas no pudieron votar en Nueva York por estar registrados como independientes. A eso se le denomina “elección primaria cerrada”, mientras que Indiana permite lo que es una “elección primaria abierta”.

El triunfo del senador Sanders en Indiana reviste sin duda un significado político mucho más profundo que el tratamiento superficial que le han dado muchos medios, engolosinados con la renuncia del senador republicano Ted Cruz a su candidatura tras haber perdido por un amplio margen contra el magnate Donald Trump, también en Indiana, donde Cruz había acusado con vehemencia a Donald Trump de ser un mentiroso patológico, una persona amoral, un embustero incurable, un empedernido mujeriego y un narcisista sin igual en la historia de Estados Unidos.

En este contexto, Hillary Clinton se había mostrado poco orientada a invertir más energía en lo que resta de las primarias contra Sanders, para concentrarse en lo que parece considerar como inevitable, una batalla final contra Donald Trump en las elecciones generales de noviembre próximo. ¿Del plato a la boca se cae la sopa?.

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: