Mundo

Día Mundial Contra el Bullying o Acoso Escolar

stop-bullying-ben-cohen
Cada 2 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Acoso Escolar o Día Mundial contra el Bullying; numerosas ONGs, asociaciones y particulares que han sumado iniciativas en la lucha contra este flagelo, acordaron establecer este día y darle relevancia a fin de crear conciencia sobre el clima de violencia e intolerancia que subyace en la cotidianidad y que afecta a millones de niños y adolescentes en el mundo.

Los últimos datos suministrados por la CEPAL sobre la violencia entre estudiantes y el desempeño escolar afirman que en América Latina por lo menos un 51,1% de los estudiantes del último año de primaria declaran haber sido víctimas de robo, insultos, amenazas o agresiones por parte de sus compañeros. La mayoría de las veces, tal y como sucede con la violencia intrafamiliar, el bullyng suele mantenerse bajo la sombra del silencio y la imperceptibilidad puesto que comúnmente no deja secuelas físicas.

poner-fin-a-la-violencia-en-la-escuela-gua-para-docentes-1-638La guía para docentes elaborada por la UNESCO Poner Fin a la Violencia en la Escuela (2014) caracteriza el acoso escolar de la siguiente forma:

“Un estudiante sufre de acoso cuando es objeto, repetidas veces a lo largo del tiempo, de un comportamiento agresivo que le causa intencionalmente heridas o malestar por medio del contacto físico, las agresiones verbales, las peleas o la manipulación psicológica. El acoso supone un desequilibrio de poder y puede abarcar la burla, la provocación, el uso de apodos hirientes, la violencia física o la exclusión social. El acosador puede actuar solo o dentro de un grupo de pares. El acoso puede ser directo, por ejemplo, cuando un niño exige a otro dinero o pertenencias, o indirecto, como en el caso en que un grupo de estudiantes difunde rumores sobre otro. El acoso cibernético es el hostigamiento por medio del correo electrónico, los teléfonos celulares, los mensajes de texto y los sitios Web difamatorios.”

En esta misma Guía de la UNESCO se asevera que generalmente son más vulnerables aquellos niños que “sufren de discapacidades, manifiestan una preferencia sexual distinta a la de la corriente mayoritaria o proceden de un grupo étnico o cultural minoritario o de un medio socioeconómico determinado. A veces el acoso da lugar a agresiones físicas que provocan la muerte”

En la mayoría de los casos, las situaciones de violencia o de maltrato en individuos en edad escolar son difíciles de detectar, ya que se imponen a través de símbolos que generalmente son naturalizados o normalizados por la sociedad, lo que dificulta identificar qué es lo que realmente hace daño e imposibilita la acción en pro de la defensa propia generado silencio en el afectado y convirtiendo la ofensa en una sensación difícil de ubicar.

Por otro lado, aunque se logre determinar o identificar los elementos de la violencia de la que se es objeto, es decir, la victima sea consciente y reconozca el acoso, pero no posee las herramientas adecuadas para solventar los conflictos, genera reacciones y mecanismos adaptativos como el escape y la evitación como la mejor opción para salir de la situación. Esto genera frecuentemente que los niños(as) no lo manifiesten abiertamente o lo oculten a sus padres.

Fanny Rodríguez, Psicóloga de la Universidad Central de Venezuela y especialista en el tema del acoso escolar, nos explica las razones que considera, son las que ocasionan la atmosfera de violencia en los espacios educativos.

“Vivimos en una sociedad individualista, en la que no importa el bienestar del otro sino tratar de alcanzar las metas personales, muchas veces a costa de la desgracia del otro o simplemente no nos damos permiso de interesarnos por la vida de los demás, todo gira alrededor del yo. Es por ello que es de esperarse que los ámbitos educativos no escapen de esto, cada día se evidencia más en las escuelas, universidades y demás institutos, la ausencia de visión de equipo o sentido de comunidad y trabajo en grupo, cada día somos más individualistas y buscamos el beneficio propio sin tomar en cuenta a los individuos que tienen algunas dificultades o aquellos que suelen salirse de la norma”

6ce8c801f36ccabb843358703288c506

El bullying trae como consecuencia frecuente la imposición de una tormentosa y conflictiva interacción entre el acosado y el acosador que deriva en un desmejoramiento del rendimiento escolar. La víctima del bullyng se torna más propensa a la depresión, a los ataques de ansiedad, tiende a la soledad y al autoestima baja. Si no se recibe la orientación y el apoyo pertinente, el individuo puede arrastrar con las consecuencias de estos eventos traumáticos teniendo repercusiones en su vida adulta.

Para enfrentar el bullying es sumamente importante que los adultos se involucren más, tanto en los procesos escolares como en los emocionales de los niños(as), que estén atentos a sus estados de ánimo y que incentiven un proceso frecuente y franco de dialogo.

La Psicóloga Fanny Rodríguez afirma que “Progresivamente se percibe más violencia dentro de las aulas clases que suponen un sitio seguro y de protección para los niños, lo que convierte en un elemento de suma importancia que padres, docentes, psicólogos y todos aquellos adultos están preparados para el fortalecimiento del ser de los niños que son el futuro de las sociedades.”

¿Qué medidas deben tomar los maestros para garantizar un ambiente escolar sin violencia?

Las principales recomendaciones que da la UNESCO, principalmente a los educadores y psicólogos de espacios escolares (en las cuales los padres juegan un papel fundamental) para enfrentar el bullying en las instituciones educativas son las siguientes:

  1. Abogar por un enfoque holístico que involucre a los estudiantes, el personal de la escuela, los padres de familia y la comunidad
  2.  Lograr que sus estudiantes se involucren con el educador en la prevención de la violencia.
  3. Utilizar en las aulas de clases técnicas y métodos de disciplina constructiva.
  4. Que el educador sea un factor activo y eficaz para poner fin al acoso.
  5.  Fomentar la capacidad de adaptación de los estudiantes y ayudarlos a afrontar los retos de la vida de modo constructivo.
  6.  Ser un modelo de conducta positivo denunciando la violencia sexual y por razones de género
  7. Promover los mecanismos de seguridad escolar.
  8. Brindar espacios seguros y acogedores para los estudiantes.
  9. Adquirir aptitudes de prevención de la violencia y resolución de conflictos y transmitirlas a los estudiantes.
  10. Reconocer la violencia y la discriminación contra los estudiantes discapacitados y los procedentes de comunidades indígenas o minoritarias y otras comunidades marginadas
COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: