Opinión

¿POR QUE HAY TANTOS CHAVISTAS?

Eleonor Sánchez Arrechedera

Esta es la pregunta que se hacen algunos sesudos opositores, basados en las manifestaciones multitudinarias y en el resultado de las parlamentarias de diciembre pasado, que sitúa el voto chavista en un 42% aproximadamente, contrastando con su premisa del autoengaño que asegura que el legado de Chávez fue el abuso de poder, la carencia de un Estado de Derecho, la inseguridad, la escasez, el desabastecimiento y la inflación.

Pero además, creen tener la explicación. Consideran que el chavismo es consecuencia de la propia extracción humilde del presidente Chávez, y su habilidad para conectarse con los desposeídos, a quienes indujo a creer que había un mundo de abundancia al cual tenían derecho (la respectiva gotita de petróleo), pero los empresarios y oligarcas las acaparaban únicamente para ellos mismos.

Aseguran que Chávez vivió una bonaza petrolera que le permitió darles gratis, una buena cantidad de bienes y servicios, haciéndole creer a sus seguidores, que el gobierno debía dárselos sin ningún esfuerzo de su parte. Además creen que sólo los pobres son chavistas y, que hay pobres que no son chavistas pero, votan por el chavismo esperanzados por algún regalo de la misión vivienda. Hay que agregar también, que están convencidos de que el transcurso del tiempo será suficiente para que Chávez salga de la mente y corazón de la gente.

Ahora bien, de la carencia de un Estado de Derecho. Debemos decir, que en Venezuela hay una separación clara del poder público, conforme a un orden Constitucional y legal, en 1 Poder Legislativo, 2 Poder Ejecutivo, 3 Poder Judicial, 4 Poder Ciudadano y, 5 Poder Electoral, que algunos de sus preceptos incomoden a algunos, es otra cosa. Aunque de facto hay un par más, con carácter cuasi, supra legal 6 Poder Económico y 7 Poder Mediático. La mejor demostración de ello es la forma como los nuevos integrantes de la recién juramentada asamblea, que en su mayoría es de oposición, se contradice a las decisiones del ejecutivo sólo por provenir de él.

Abusos de poder debe significar, asegurar educación, salud, alimentación o vivienda a la mayoría del pueblo, aun cuando ello implique darles un parao a los “amos del valle”.

Inseguridad? ¡Seguro!, antes de Chávez no existía la inseguridad, toda la que existe es su responsabilidad (ironía), ¿ninguna responsabilidad tienen los medios de comunicación, ni los importadores de paramilitares, ni los que disocian y entrenan muchachitos para crear disturbios o llaman a descargar su arrechera en las calles entre otras perlas? el tema merece un amplio capítulo aparte.

Sí, descubrió a muchos un mundo de bienestar que efectivamente existía y al que sí, todos tienen derecho. Ahora que, “sin ningún esfuerzo de su parte”, esto último sólo puede creerlo un verdadero, “vago mental”, cualquiera que se digne ganarse el pan de cada día y, en esa categoría está la mayoría de los venezolanos, sabe que esa bonanza ha sido pagada varias veces, pues, cuando un sólo señorito pone su dinero a crecer en una empresa, el sudor de muchos le sirve de levadura.

¿Que la bonanza petrolera se dio muy oportunamente para Chávez?, ¿acaso no trabajó para reorganizar y/o reactivar la Opep?, ¿no revisó concesiones abusivas, ordenó entonces estudios en faja, que descubrieron que lo que denominaban bitumen no era precisamente basura?, como si de un golpe de suerte se tratara, o “gracias a la intervención de la Madre María de San José”, como dijera el expresidente Caldera en una oportunidad en la que precio del barril petrolero subió 14 centavos de dólar.

¿Que pudo darles gratis, una buena cantidad de bienes y servicios sin ningún esfuerzo de su parte? Ah ¡o sea!, que al subir los precios del crudo, había que aumentar los ingresos del “peluconcito” aquel, sólo porque él nació en esta tierra bendita, pero no hay razón para darle estudios gratis al hijo de Pedro Pérez (no, a este hay que aplicar el manual de educación propuesto por el cardenal Urosa Sabino) o ¿por qué devolverle la salud al “hijo de Ruperto”?(aquel de la canción de Alí primera)

Pues bien, eso de que únicamente por ser venezolanos, ya se tiene derecho a la llamada gota de petróleo, no es falso, o ¿por qué tendría que llegar más a unos que otros o, a unos sí y a otros no? Lo que está mal entendido es la forma como esta deba hacerse llegar a todos con justicia.

Es innegable que precisamente el tema de la vivienda, es uno de esos puntos delicados tanto para gobierno, como para la oposición. Precisamente, porque si el chorrito se abre para educación y salud, pocos (excepción del cardenal) se atreven a cuestionar  quien tiene derecho o quien no deba recibirla, pero la vivienda es otra historia.

La necesidad de viviendas se hizo evidente, con el deslave, que develó la indolencia de los gobiernos de la cuarta, que no construyó más que unas poquísimas “soluciones habitacionales”. Esto dio origen a la GMVV, que ha construido viviendas dignas no siempre ocupadas por familias dignas, cosa que jugó en contra del oficialismo en las pasadas elecciones parlamentarias a pesar de la entrega de más de 1 millón de viviendas, ¿la razón?, ¡no hay casa pa’ tanta gente!.

Para una familia, ver como a pesar del indiscutible record de construcción, no se avizora en su futuro, la adquisición de su anhelada casita, es sumamente frustrante,  especialmente cuando las residencias entregadas están plagadas en ocasiones por malvivientes, distintos de aquellos a quienes les fueron entregadas, pues, vendieron fraudulentamente y se regresaron a sus ranchos,  fueron dados a quienes nunca fueron damnificados, o fue entregado más un apartamento a un mismo grupo familiar.

También hay que aclarar, que no sólo son chavistas, los más desposeídos (o como suelen llamarlos: pata en el suelo, desdentados, ignorante, negros, lumpen, chusma…), podríamos decir que también los hay de clase media, si no fuera porque clasificar a las personas por los bienes materiales que poseen, resulta especialmente odioso, como azotarse con la correa del enemigo.

Escasez, desabastecimiento e inflación. ¿Acaso nadie sabe el nombre del juego?, no fue eso lo que jugamos durante la cuarta república, cuando el pobre comía perrarina y con esos niveles de hambre, el paquetazo de CAP desató el Caracazo o, en 2002, cuando nos empezamos a entrenar seriamente en hacer cola, para comprar gasolina o para conseguir una bombona de gas, otro paquete que “se les fue de las manos”. Se supone que el que empieza el juego tiene ventaja, pero los negros (rojos o el juega después), ya conocen el juego, como decía el Libertador: “esta patria es Caribe, no boba”.

¿Qué hay mucho chavista?, obviamente más de los que quisieran, pero se rompen la cabeza con raras operaciones matemáticas y asumiendo porcentajes sin asidero. Si diesen con una fórmula real de contar al chavismo, sería este el más beneficiado y, seguramente antes de darlo a saber, la oposición dejaría de perder el tiempo y empezaría a trabajar para incluirse en la construcción de un país mejor.

Una risotada enorme merece su fe, en que el transcurso del tiempo bastará para sacar a Chávez de la mente y el corazón de la gente. Cuando Chávez aún estaba en este plano, la empatía con el pueblo era inmensa y recíproca; tanto que en aquel abril de 2002, a pesar del trabajo de los medios de comunicación, para hacer creer al mundo la supuesta renuncia del presidente, el pueblo, en cambio, salió a la calle a reclamar por su secuestro. En diciembre de aquel mismo año, se pretendía privar a los venezolanos de la navidad y no fue necesario llamarles a resistir.

Cuando el presidente anunció su enfermedad, el pueblo no sabía, si el cáncer era suyo o, era Venezuela la que estaba terriblemente enferma. Cuanto amor despidió a Chávez en aquel viaje a Cuba, y cuanto amor le aguardaba a las puertas del Hospital Militar en 2013. La tarde de aquel 05 de marzo el amor se transformó en dolor y el dolor en energía, con conciencia y amor, y resulta que la energía no muere, no se pierde, sólo se transforma, y si consigue el medio adecuado se potencia. Por eso, Chávez no murió, se multiplicó y seguirá multiplicándose, porque es idea, acción y sentimiento.

COMENTARIOS EL JOJOTO
Al inicio
A %d blogueros les gusta esto: